Open top menu
DEL PRT AL FAS: ORGANIZACIÓN, CULTURA FRENTISTA Y ESTRATEGIA POLÍTICA EN LOS 70



Lisando Silva Mariños, autor del reciente libro FAS Frente Antiimperialista y por el Socialismo. Un ejército político de masas impulsado por el PRT, nos visitó en el Enredando las Mañanas ¿Por qué indagar en un aspecto de la política legal desplegada por el PRT? ¿Cómo construir una mirada integral de la política que dinamizó esta organización en los 60 y 70? ¿qué nos aporta para pensar la política hoy? Estas y otras preguntas en una charla en profundidad en torno a este libro y la militancia actual.



-Por lo general se ha enfocado mucho en indagar la dimensión político militar o armada del PRT. ¿Por qué explorar la experiencia del FAS?

Versa en la necesidad de volver a analizar, a sabiendas de que hay infinidad de estudios que han trabajado diferentes aspectos del PRT que en la mayoría se han abocado al aspecto político militar, llegando a conclusiones que nosotros queremos poner en discusión, en las que se ha encasillado al PRT-ERP dentro de algunas nomenclaturas como el guerrillerismo, el foquismo, o como que la única acción política fue la lucha armada, o por decirlo vulgarmente, asaltar cuarteles. Este libro tiene esa intención, ¿qué fue lo que hizo el PRT a partir del 73? En un contexto en el cual también esas lecturas con las que debatimos lo han tildado como una organización que no sólo tuvo un desprecio por la democracia, sino que sus acciones fueron las que aceleraron el golpe de Estado del 76. Incluso no sólo desde el campo de las clases dominantes, sino debatiendo con algunas lecturas de la propia izquierda. El objetivo fundamental ese ese, poder mostrar una política que el PRT desarrolló entre el 73 y 74, en un contexto muy complejo de apertura democrática, del regreso de Perón y cómo pudo articular una política legal. Ese es el objetivo general del libro, que ponemos en debate con compañeros y con el público en general.

-¿En qué consistió, cuál fue la apuesta del FAS y por qué resulta relevante leerlo desde nuestro presente?

Fue un Frente Antiimperialista y por el Socialismo, y fue una experiencia que nosotros la vinculamos directamente con el PRT, porque consideramos que el vínculo PRT-FAS nos muestra varias cuestiones. La primera es que el FAS le permitió al PRT desarrollar una política legal en ese momento y logró la posibilidad de nuclear dentro de un armado político, no sólo distintos frentes de masas del propio partido sino de otras organizaciones. Un frente donde confluyeron organizaciones como FRP de Salta, Montoneros -la columna Sabino Navarro-, distintos grupos que luego conformarían la Organización Comunista Poder Obrero, y también reunió a varios pensadores políticos como Silvio Frondizi, el diputado elector por el FREJULI, Rodolfo Ortega Peña, Alicia Eguren, una compañera a la que se conoció sólo por ser la esposa de Jhon William Cooke, pero que realmente es una pensadora de un calibre muy importante, que no sólo pensó sino que defendió la revolución cubana en Playa Girón con Cooke y el Che Guevara. Este frente logró reunir a distintos sectores, no sólo del campo del marxismo revolucionario. Izquierda marxista, izquierda peronista, grupos libertarios, anarquistas y también maoístas, como el PCML (Partido Comunista Marxista Leninista). Fue, no sólo algo super-estructural, sino que tuvo un desarrollo en distintas regionales, tuvo un estatuto, un programa, lo cual habla de una vida política específica, que pudo enmarcarse como una alternativa incipiente, germinal, con potencialidades y limitaciones, de cara al tercer gobierno de Perón.

-Hay otra cosa que nos llamaba la atención y es la pluralidad de sectores sociales, no sólo de organizaciones políticas. En una clave más ideológica, lo que podían ser comunidades eclesiásticas de base, el cristianismo revolucionario, sectores indígenas y campesinos, de hecho uno de los encuentros del FAS se realiza en Chaco y habla un dirigente Toba. Comunidades indígenas, campesinas, religiosos a nivel territorial, villeros y villeras. ¿Cómo fue esa dinámica que iba más allá, aunque tenía una columna vertebral clave en el movimiento obrero?

Eso responde a un objetivo fundamental del PRT que es poder enmarcar el FAS con una perspectiva estratégica que era el Frente de Liberación Nacional y Social, el FAS era solamente un germen de ese frente, porque lo consideraba estrecho. Podemos identificar el 4° congreso en Tucumán reúne 500 personas, el 5° en Chacho reúne 12000 y el 6° en Rosario reúne más de 25000 el 16 de junio, a menos de 500 km de la Casa Rosada con Perón en el poder. Fue una verdadera provocación porque se planteaban como puntos fundamentales: contra el pacto social, contra la burocracia sindical. Si bien tuvo esa magnitud, el PRT lo consideraba estrecho para construir el Frente de Liberación Nacional y Social, que era la posibilidad de reunir al conjunto de explotados y oprimidos, contra los explotadores y opresores del imperialismo y las burguesías locales, y ahí entraban todos los sectores, no solamente la columna vertebral y la cabeza que debía ser el movimiento obrero, sino todos estos sectores, campesinos, villeros. Eso tuvo una centralidad en la estrategia política del FAS, no es menor que el 5° congreso se haya desarrollado en Chaco. El 4° se realiza en Tucumán, en el norte argentino, una de las provincias con una fuerte lucha política social, cuna del PRT, donde se decide hacer el 5° en Chaco, porque en Roque Sáenz Peña los tobas venían dando una lucha política muy fuerte contra los explotadores y se define hacerlo ahí para realizar una movilización de 12000 personas para dar ese apoyo político a los tobas, y Marcelo, un referente de los pueblos originarios toma la palabra y expresa toda esa unidad política y social de diferentes sectores sociales.

-¿Cómo y por qué fue el ocaso del FAS?

Nos costó mucho reconstruir la historia no sólo de su final, sino del comienzo, porque siempre se registra el 4° congreso como el inicio, y nos preguntamos qué pasó en los anteriores tres. En relación a esto hay distintas versiones y memorias, algunos dicen que no existió nada y se arrancó del 4°, o que eran pequeñas reuniones anteriores entonces el 4° era el nuevo; María Seoane plantea que el FAS nace producto de la elecciones y la propuesta Tosco – Jaime, como un frente electoral, Santucho cansado de no tener una alternativa electoral mando a construir el FAS, y que antes de eso no existía nada. Nosotros hacemos un estudio donde planteamos que en realidad el FAS es el punto de llegada de un balance auto-crítico del PRT, de reconocer una desviación militarista en el año 72. Imaginemos que mucha militancia del PRT se suma al partido con la necesidad de enfrentar a la dictadura en la calle y en un contexto distinto al que abre el GAN(Gran Acuerdo Nacional) en el 73. Entonces es una militancia, que el propio Santucho reconoce en los debates, con una complejidad para poder llevar a la práctica una política legal, costó mucho construir comités de base, acercarse a la gente, debatir, y que la propuesta política concreta no sólo sea la guerra revolucionaria. Una propuesta política concreta. Esas distintas reuniones eran muy pequeñas, en las que solamente el Peronismo Revolucionario, del bloque de agrupaciones peronistas adherido a la CGT, era el único aliado del PRT, el resto eran todos grupos con una pertenencia al PRT muy marcada, con otros nombres, Movimiento de Trabajadores Tucumanos, el Movimiento Provincial Santafesino, pero que eran chapas legales del PRT. Recién en el 4° congreso ,el 18 de agosto en Tucumán, se da el principal salto político y algunos lo plantean, nosotros también, como la primer aparición pública del PRT con su periferia. Y su ocaso… nosotros vemos que hay distintos puntos. Uno principal es el avance represivo, pensemos que para 1974 Rodolfo Ortega Peña es asesinado un 31 de julio, un diputado nacional acribillado de 13 balazos en Arenales y Santa Fé, en plena Capital Federal, de hecho acaba de salir un documental sobre este tema muy bueno de Tomas de León, La muerte no duele. Silvio Frondizi es asesinado en su casa, acribillado manos de la Triple A, Tosco muere en la clandestinidad, y así muchos referentes. Este sería un factor al que nosotros le damos importancia, el marco represivo hacía muy difícil la política legal del FAS, pero vemos otros, cómo este frente nace al calor de una lucha política en el 73, con un programa muy avanzado, y hacia el 74-75 el PRT empieza a evaluar que la situación política es otra, que la avanzada represiva cada vez es más creciente, que era necesario poder construir un programa que pueda contener aún a más amplios sectores, y empieza a plantear otro tipo de frente, democrático, patriótico, antiimperalista, y esto trae consecuencias, no solamente con otros aliados, que se van alejando, fundamentalmente los compañeros y compañeras que luego formarían Poder Obrero, y luego el propio Armando Jaime. Lo cual expresa limitaciones, que nosotros ponemos en debate, sobre el FAS como una herramienta que es considerada táctica en un momento político, para el PRT no era el FAS en si mismo, sino que debía ser una instancia aglutinadora para algo superador. Lo cierto es que tanto la situación política, la construcción con aliados, y un momento en que el FAS era estrecho, habilitaba otro tipo de frente que en el libro arriesgamos algunas hipótesis de por qué no logró construirse, y que otros sectores no aceptaron ese llamado, Montoneros, el Partido Comunista, organizaciones con las cuales el PRT discutía arduo, Santucho dedicaba largos escritos y que no respondieron tampoco al llamado unitario.

-¿Cómo fue la experiencia de poder dialogar con compañeros-as que aún están vivos-as y fueron parte de la militancia de los 60 y 70?

Eso fue una parte muy linda y enriquecedora tanto en lo personal, como para el libro y la militancia en general. Tuve la posibilidad de conversar largas horas con el Vasco Orzoacoa, que es un militante actualmente, a quien le dedicamos el libro, porque es un compañero que está más preocupado por formar a nueva camada de compañeros y compañeras que por mostrar sus medallas, que bien merecidas las tiene, compañero internacionalista, parte de la conducción del PRT, que luchó luego en Nicaragua, y distintos lugares. Con él conversamos mucho sobre el FAS. También con Manuel Gaggero, que vive en la Comuna de La Población, en San Javier (Córdoba) fue un referente del FRP, luego se suma al PRT, y también con otros compañeros y compañeras fuimos debatiendo. Lo cierto es que fue muy rico, porque no solamente vamos discutiendo las limitaciones o potencialidades del FAS, sino que siempre un dialogo es desde le hoy, es desde la derrota, y los balances, algunos son más opacos que otros, pero es necesario también ir dialogando, rascando esa pintura sobre qué se hizo bien, qué se hizo mal, y a partir de allí intentar sacar algunas conclusiones propias, que quizás es la parte más compleja, donde uno entra en duda sobre si estuvo bien, mal, si el PRT lo hizo bien, lo hizo mal, porque en lo personal es la primera vez que escribo algo, y tampoco tengo todo una biblioteca encima para discutir con Pablo Pozzi, Daniel De Santis y Luis Mattini. Lo cierto es que intentamos que el tono haya sido medido para poder fundamentalmente estimular el debate político, porque hoy nos encontramos en una situación radicalmente distinta a los 60 y 70… construir un frente antiimperialista hoy… no existe montoneros decimos, tampoco existe el PRT, no es que nosotros somos la izquierda revolucionaria que esta esperando al peronismo revolucionario para construir algo, eso también lo tenemos presente.

-Resultan muy interesantes este tipo de apuestas en estos momentos, ya que la historia sirve para pensar el presente fundamentalmente, más allá de hacer un balance de aquellos años, ¿qué podemos agarrar de esas experiencias para pensar el presente y transformarlo definitivamente? ¿cuáles son para vos esos elementos que nos ayudan a pensarnos hoy?

Dedicamos el último capítulo a pensar una conclusión política, y algunas perspectivas también, porque el trabajo es un trabajo sumamente militante, que nace de la reflexión política de la actualidad, de la construcción de una izquierda que nace al calor de las luchas del 2001, pero que retoma todo un hilo rojo de lucha y disputa. Y lo cierto es que el libro se enmarca no sólo en inquietudes personales sino en inquietudes políticas, también en conclusiones y debates. Nosotros rescatamos varios aspectos, al menos menciono algunos: el FAS como tal, su esplendor y su desarrollo político creemos que no podría haberse desarrollado sin una organización como el PRT, porque la envergadura de ese partido que hacia el 74 cuando el FAS reúne 25000 personas, recién estaba organizando a 4500 militantes orgánicos habla de una periferia de más de 20.000 personas, de una estructura, de unas finanzas, de una cantidad de cosas que sólo un partido, creemos nosotros, puede garantizar, un partido en términos amplios, como una organización, no sólo atado a la idea de partido. Eso creemos entonces es una tarea fundamental, construir organización política, para poder apostar a esos armados. Otro aspecto que nos parece fundamental es la necesidad de reflexionar y tener una cultura frentista hoy, nosotros hemos ido buscando distintas palabras, otra cultura política, nueva cultura militante, nueva política, y algunos compañeros me decían ´hay que tener cultura frentista´ y ¿qué es cultura frentista? construir en unidad, y es muy difícil. El PRT tuvo potencialidades, como poner a Armando Jaime a la presidencia del FAS, o cerrando los actos; también a Alicia Eguren. No creo que los haya podido cerrar Santucho, algunos dicen que el 6° lo podría haber cerrado, seguro podría haber sido el presidente del FAS, pero pusieron a Armando Jaime porque era la llave a otros peronistas. Hay anécdotas incluso sobre el movimiento sindical de base, donde cuentan que en la dirección de 15 más de 10 eran del PRT, Santucho esto lo veía como una limitación. Cómo construir una cultura frentista es algo que nosotros debemos aprender y encontrarle una vuelta. Lo tercero que creemos que es algo a retomar es cómo construir una estrategia política, porque este frente se enmarca dentro de una idea de construir un Frente de Liberación Nacional y Social, pero que es acompañado para el PRT de otros aspectos: un partido, una herramienta política que fue el ERP, una herramienta como la Junta de Conexión Revolucionaria, que era para desarrollar solidaridad internacional, es decir, cuatro pilares, le decía el PRT, para fundar una estrategia política. Nuestro punto de partida hoy es mucho más pequeño, hay que reconocerlo, pero creemos que estos tres aspectos: poder construir organización, poder desarrollar una cultura frentista y enmarcar todo eso en una estrategia política son las herramientas que el FAS nos enseña para que hoy, sin calco ni copia, podamos pensar nuestra actualidad.


Audio de la entrevista:

Seguir Leyendo
México: lo electoral como apuesta por el mandar obedeciendo


Del Río Bravo al Río de La Plata, el programa de la Asamblea de Mexicanas-os en Argentina, entrevistó a María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Consejo Indígena de Gobierno (CIG), impulsado por el Consejo Nacional Indígena (CNI) integrado por los diversos pueblos de México, entre ellos las y los zapatistas. Los desafíos de esta nueva apuesta política. La vocería de una mujer indígena en un país neoliberal, profundamente racista y patriarcal.

-Estamos platicando sobre el anuncio que hicieron el Domingo, y para empezar queríamos que nos cuentes sobre ti, sobre cuál ha sido tu participación, desde cuándo estás participando en el Consejo Nacional Indígena (CNI)

Desde que nació el CNI me tocó participar y de ahí he caminado junto al Congreso Nacional Indígena por 20 años, acompañando en este proceso de las comunidades indígenas aquí en México aglutinadas en ese espacio. Este espacio surge como un espacio para los pueblos indígenas, para reflexionar, juntarse, escuchar la palabra de las diferentes comunidades, e ir viendo juntos los problemas que se van teniendo, y cómo se puede, unidos en ese espacio hacer algo, apoyándose los unos a otros. Entonces al principio estábamos conociéndonos, en 20 años que hemos caminado, ahora ya sabemos dónde se encuentran los diferentes pueblos indígenas aquí en México. Al principio solamente nos identificaban los problemas que había en común entre los diferentes pueblos, pero ahorita, que ya se conoce uno, sabemos dónde está cada uno de los pueblos indígenas, y ese caminar juntos nos ha hecho reflexionar sobre este otro paso que se acaba de dar.

-¿Qué objetivos tiene este Consejo Indígena de Gobierno, y cómo va a funcionar?

Después de que se tuvo el 5° Congreso, se decide participar en este proceso 2018, para dar ese otro paso en vista que la problemática cada vez está agudizándose más, en lugar de que disminuya va en aumento, el saqueo, la destrucción en las comunidades, la introducción de minas, la represión cunado los mismos pueblos quieren que se escuchen esa voz de los problemas que se tienen, se viene la represión, la desaparición de hermanos indígenas. Al ver que la situación se agudiza cada vez más, se decide dar este otro paso con el fin de que los mismos pueblos vuelvan a poner sobre la mesa nacional la cuestión indígena, que esta olvidada. La destrucción viene cada vez más fuerte, y eso hace que se piense buscar esta otra forma y participar en este proceso, considerando crear ese Consejo Indígena de Gobierno, y este será el que estaría conformado por todos los pueblos indígenas en México, un hombre y una mujer de cada pueblo, según como estén organizado en cada región aquí en México, se pidió que fuera un hombre y una mujer de preferencia, pero ya cada comunidad, cada pueblo, decidirá a qué compañeros propondrá, porque hay lugares que son dos hombres porque es lo que ellos proponen. Este consejo indígena de gobierno es el que estaría al frente y nada más la designación de una vocera, sería quien llevaría la voz, porque todo el Consejo Indígena de Gobierno no se puede registrar, entonces tendría que ser una persona, y por eso se pensó que era necesario tener una vocera, y que fuera una mujer indígena.

-¿Qué significa dar este siguiente paso que nos decías? ¿Se podría interpretar que, al no entrar todo el Consejo a las elecciones, serías tú la candidata independiente y que, por lo tanto, ya empezarían a juntar las firmas para registrarse legalmente?

No, todavía no porque hay tiempos del INE (Instituto Nacional Electoral), y ellos son los que van a marcar el tiempo. Nos tienen que dar unas hojas membretadas que sólo ellos las dan, y de esa manera se levantarán las firmas en 17 Estados, unas 850.000 firmas que hay que ver si las podemos sacar. Entonces ya se registraría la vocera, en este caos mi persona, para ser aspirante y ver si logran dar el registro para así poder contender.

-¿Saben cuándo va a suceder todo esto?

Eso lo está viendo otra comisión que esta viendo los tiempos, ahorita se me escapa para dar una fecha con precisión,pero más o menos a finales de agosto, empezar a hacer los trámites, y el INE da un tiempo para recabar esas firmas, y se va a buscar la forma de conseguirlas para poder registrarse.

-Lo que nos ha venido generando un poco de duda a lo largo de estos días, es que el CNI ha dicho en varias ocasiones que no buscan la toma del poder, que no es en el sistema democrático formal, en las elecciones, el ir a dar la pelea a esos espacios, porque saben que no es allí donde está la resistencia, ni donde se va a generar ese cambio. Tu ahora planteas que hay una pretensión de juntar las firmas para que haya un registro formal tuyo como candidata, ¿como sería esto?¿ hay una intención de ir por las firmas,pero a su vez no es ahí el espacio donde se busca la toma del poder? ¿Cuál es el objetivo de esta candidatura, cómo la están pensando, en este caso tuyo como vocera?

Sí, es el participar pero nada más para poder llegar a plantear no desde allí, sino más bien el ir conversando con los diferentes pueblos o comunidades que no están dentro del CNI, que están en otros lugares, e ir invitando a la importancia de la organización para poder hacer frente a este capitalismo que esta destruyendo los territorios de los pueblos indígenas y todo este proceso que se lleva el dañar todo. Sí se va a participar, por eso esta la vocera, ahorita es vocera, más bien luego se convertirá … más bien para los pueblos es la vocera. Y ya para allá va a ser la candidata.

-Para los de arriba va a ser la candidata, pero para los pueblos va a ser la vocera.

Exacto, porque allí quien estaría seria el CNI, yo nada más llevaría la palabras que ellos me indiquen. Es con ese fin, no tanto porque queramos ahora llegar y estar en el poder, es construir otra forma de mandar obedeciendo al pueblo. Realmente que se haga realidad lo de los principios que se dijeron del mandar obedeciendo, que se escuche la palabra del pueblo, las comunidades, los pueblos indígenas de México.

-¿Qué estrategias han pensado en este sentido para ir haciendo alianzas con estos pueblos? ¿qué se ha pensado que se puede hacer más allá de las firmas, cómo llegar a otros pueblos, otras organizaciones que también los apoyan y ven muy gratamente el CIG (Consejo Indígena de Gobierno) y esta vocería?

Es visitar directamente a las comunidades, no sólo a las indígenas sino ya cuando se empiece la campaña, para nosotros es más bien como el ir acercándonos tanto a los pueblos indígenas como a gente de la ciudad que ya esta cansada, de que no hay una respuesta clara de arriba, que nada más los de arriba deciden y los de abajo obedecen, ir invitando a todas las personas, sabemos que juntos se puede lograr algo. Hay varias propuestas que se estuvieron platicando en esta otra reunión que acabamos de tener, ya hay varias propuestas, próximamente se reunirá el CIG, y se estará planificando más, a detalle bien concreto cómo se va a trabajar. Ahorita no tenemos esa información, hasta que no haya esa reunión con el CIG.

-¿Seria algo así como la Otra Campaña que lideró el EZLN, ir recorriendo el territorio mexicano para ir recogiendo denuncias, encontrándose con otras luchas, con otras resistencias?

Sí, algo parecido podría ser. Porque esa es la idea, ir visitando, ir escuchando, que vaya hablando la gente de las comunidades, que escuchen los problemas que hay de un lado y del otro. Que vayamos viendo que la problemática está en todos lados y no es algo sólo de un lugar

-Sabemos que la política tradicional mexicana es completamente machista, que hay un fuerte racismo y que los pueblos indígenas han sabido refutar y decir acá existimos, desde un lugar muy digno ¿Qué significa para la política mexicana que haya una candidata mujer indígena?

El capitalismo está diseñado de una forma machista, en donde no caben las mujeres y se considera que son de segunda, y que donde tienen que estar es en la casa, con los hijos atendiendo, que la política es de los hombres y la mujer tiene que estar en su casa. Entonces, el que participe aquí la mujer tiene como finalidad reivindicar a la mujer que está en la casa pero también puede salir afuera a dar su palabra, que ha estado presente en las luchas de las comunidades. La mujer esta vez es el símbolo de los pueblos, que llevará la palabra ante este país que considera que solamente el hombre es el que puede estar allí. De esta manera, el CNI estaría participando donde se le da voz a la mujer que está allá atrás, que está relegada, que está olvidada, que se le considera de segunda o de tercera, y por eso aquí hay una revuelta sobre por qué es una mujer la vocera.

-Nos podrías explicar cómo es que no buscan el poder, sino colarse en la fiesta y echárselas a perder a quienes están arriba

Es que siempre los de arriba hacen su festejo en el tiempo electoral, siempre solamente deciden si organizan, y usan al pueblo porque quieren el voto. Por eso se decide participar y llegar, y voltearles pues. Otra forma de hacer política de los pueblos indígenas, a la forma como las comunidades se han venido organizando. Por eso se dice: vamos a irles a echar la fiesta, porque ellos son los únicos que deciden, piensan y usan, imponen, no toman en cuenta y desde ahí planean pues toda la destrucción de, no solamente las comunidades, sino de toda la sociedad. Entonces, planteamos participar de esa fiesta pero no para estar con ellos, sino para echaárselas a perder, para nosotros imponer otra forma.

-Sabemos que eres de Tuxpan en Jalisco, y sabemos también que Tuxpan está tomado por el Cartel Nueva Generación, que ahora está liderando todo México. Tuxpan es un territorio que ha sido bastante atacado por los narcos, como todo Jalisco. ¿No te preocupa este contexto? Va a requerir que haya seguridad no sólo para ti, sino para todo el Consejo… ¿Han pensado algo de esto?

Sí, hemos pensado que hay bastante riesgo, está pasando ya en las comunidades, pero creo que si no nos hacemos fuertes y seguimos adelante, por siempre nos vamos a quedar paralizados. Por este cartel, que lo que hace es infundir temor, para que la gente no se organice y no hable, que no haga nada, que se queden estáticos. El gobierno está a favor, pensamos, porque a pesar de hablar, de decir que estan pasando por acá los problemas con el narco, el mismo gobierno sabe de todos esos problemas y ni hace caso. Pensamos que es lo mismo, y que están de acuerdo en juntos hacer equipo para esa destrucción en las comunidades. Con tantos muertos, desaparecidos, a veces la gente se desanima, da temor, pero sino sigue uno adelante va a ser peor más adelante para nuestros hijos.

-Nos preguntamos también cómo organizarnos, todos nosotros desde acá, todos los que estamos fuera, que los apoyamos, qué podemos hacer para sumar fuerzas en este proceso que están iniciando

Una forma es esto que están haciendo ahorita, difundir lo que se esta pensando dentro del CNI, dando a conocer la problemática, informando ustedes allá. Que sepan pues, y yo creo que también este proyecto que se esta pensando, esta forma de lucha que se ha emprendido es por la vida, y pienso que nos toca a nosotros acá, y por allá pienso que también hay otros problemas parecidos, entonces el dar a conocer la problemática de acá, pienso que en otros lugares se parecen y desde donde estemos se puede, ya sea difundiendo u organizándose en cada lugar, porque esto va mas allá. La destrucción por el capitalismo no solamente va para México sino también para otros países.

-Desde acá, desde Argentina vamos a hacer todo lo que este de nuestra parte para poder difundir la palabra de ustedes. En términos mas financieros, ¿cómo van a hacer? ¿Cómo van a financiar las visitas a las comunidades y lo que se conoce como campaña política?

Estamos con la gente de la ciudad que apoya y está de acuerdo, están realizando varios eventos en diferentes lugares, nosotros como CNI vamos a organizar otra actividad grande para recabar fondos. Y los mismos pueblos van a cooperar cuando ya se haga la visita, ya sea que ellos van a dar a de comer, cunado se visite se va viendo qué le toca a cada pueblo, por lo pronto ahorita estamos organizando actividades para sacar fondos.

-Para cerrar la entrevista, queríamos preguntarte más a manera personal, cómo te sientes al ser la vocera de este CNI, de los pueblos indígenas de México

Pues con una responsabilidad que me han encomendado, y que han depositado esa confianza de ser la vocera. Al principio un poco asustada… después de que ya pasa el susto, uno asimila, es un honor que se fijen en uno y por sobre todo esa responsabilidad que siento que han encomendado sobre mí, y yo con gusto llevo esa palabra que ellos quieren que se escuche en todo el territorio de México, y fuera de México también

-Cuenta con eso, aquí hay un micrófono, muchos oídos, muchas manos, muchos corazones y mucha esperanza sobre todo de este lado del continente para acompañar esta lucha, nosotros y nosotras vamos a hacer todo lo posible para asumir este compromiso de dar a conocer la palabra del consejo y de apoyar en todo lo que podamos.

Muchas gracias a nombre de los pueblos de acá de México

-El consejo no está solo, tú no estás sola, nosotros y nosotras acompañamos desde acá, y tengan la convicción fuerte de que hay todo un pueblo rebelde de izquierda por todos lados, que los vamos a apoyar hasta donde sea. Éxito en esta colada, echemosela a perder


Echemosela juntos (risas)




Audio de la entrevista:

Seguir Leyendo
El zapatismo y la disputa (más allá de lo) electoral

Hace algunos días conversamos con Raúl Zibechi acerca de la coyuntura latinoamericana, la situación en Venezuela y el anuncio por parte del Congreso Nacional Indígena y el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional de la participación en el proceso electoral de 2018. Compartimos aquí la opinión de Raúl en torno al desafío que están planteando las y los zapatistas y en qué se diferencia de las construcciones políticas partidarias de las izquierdas latinoamericanas.

-Mencionaste algo que es transversal a los mal llamados gobiernos progresistas, que es recostarse en la disputa electoral y en procesos que implican la ratificación o no de su proyecto casi exclusivamente en las urnas. Hay una situación que puede parecer paradójica o distante de estos procesos que es el zapatismo, y el Congreso Nacional Indígena, que hace poco tiempo eligió a María del Jesús Patricios Martínez como vocera  del Consejo Indígena de Gobierno y como posible candidata para el 2018. ¿Cómo lees este planteamiento, que quizás de manera un poco apresurada ciertos sectores han intentado parangonar con otros procesos de disputa electoral que se viven en la región, pero que sabemos que es más profundo y tiene diferencias con el resto de los ensayos de construcción de partidos políticos o de disputa en las urnas que ha venido haciendo la izquierda?
Raul Zibechi: Creo que lo que planteas es algo muy acertado, porque el zapatismo no se plantea elegir diputados, senadores, gobernadores, ni siquiera sabemos si van a contar los votos, yo estimo que no. Porque ¿cuál es el problema de la institucionalidad democrática? que vos te presentas a las elecciones y terminas siendo rehén del sistema electoral y del sistema político. Ellos están haciendo todo lo contrario, presentan una candidata, ni siquiera están hablando de listas parlamentarias, aprovechan la situación para movilizar y  llegar a sectores a los que nunca llegan, y el día de las elecciones veremos si la gente vota o no vota, lo importante no es cuántos votos sacaron, aquí hay toda una discusión en nuestro continente sobre si hubo fraude, no hubo fraude, si ganó por el 1 % si perdió por tanto…Sabemos que el sistema político es corrupto, la política, la economía en esta etapa del capitalismo, son corruptas. Entonces, evidentemente va a haber fraude, pero no porque se cuenten mal las papeletas en las urnas, porque las quemen, hay fraude porque ya el sistema y los medios de comunicación están preparando un fraude desde el día que se convoca a las elecciones. En Francia, Macron era un hombre gris y desconocido, lo fabricaron los medios y ganó. Se demonizan ciertos candidatos y se fabrican otros candidatos. Yo acuerdo totalmente con lo que decís y con la propuesta zapatista -ya que la gente cree en las elecciones, vamos a usar las elecciones para nuestros fines. No nos encasillemos en la lógica de la democracia electoral que es tramposa, y hagamos nuestro juego-. Porque si vamos a las elecciones con toda la parafernalia, que es lo que se ha hecho en todo el continente y varios movimientos importantes en Argentina, es terminar siendo rehén de esas reglas de juego, y yo no quiero ser rehén, quiero utilizarlas para la organización y la movilización popular. Me parece que aquí lo que aparece con mucha flexibilidad, con mucha imaginación en el zapatismo, es decir: “vamos a ir, pero vamos a ir a nuestra manera; ponemos de candidata a una mujer pobre que habla lengua originaria, ya estamos rompiendo el chiquero”. Y ni siquiera creo que vaya a debate con otros candidatos, ya veremos qué pasa. Me parece que no podemos aceptar jugar en una cancha donde las reglas de juego las ponen otros, que siempre nos van a anular nuestros goles, y nos van a expulsar a nuestros jugadores, y las reglas de juego van a hacer que nunca podamos ganar. Si ganamos alguna vez, como ha pasado en algunos países, después tenés que administrar algo sobre lo cual no tenés poder, el poder lo bancan las corporaciones, las multinacionales y así. Este es el gran desafío que plantean en este momento los zapatistas.

Audio:
Seguir Leyendo
UN ATAQUE A LA ORGANIZACIÓN POPULAR

ALMIRANTE BROWN. AMENAZAS Y HOSTIGAMIENTO A UN REFERENTE DEL MOVIMIENTO POPULAR LA DIGNIDAD
  
Federico Fagioli, referente provincial del Movimiento Popular La Dignidad y candidato del frente político Vamos, sufrió amenazas de muerte por parte de una banda -ligada a la Policía Bonaerense- que se dedica a la venta de terrenos.
El lunes 5 por la noche, un grupo de 15 personas, identificada como una banda del barrio Gendarmería, intentó por la fuerza tomar una casa de Pueblo Unido, el barrio modelo de Glew construido hace tres años por el Movimiento Popular La Dignidad, y amenazaron al referente de la organización, Federico Fagioli.


“Uno de los acuerdos que tenemos es que no dejamos que las tierras se vendan ni que vengan a usuparnos los terrenos violentamente para después hacer negocios. Es un barrio que construimos con mucho esfuerzo, con la convicción de que sea un barrio tranquilo, honesto. La toma la hicimos con la intención de acceder a un derecho básico que es el acceso a la tierra y a la vivienda. Lo que sucedió es que vino gente de otro barrio, barrio Gendarmería, y quisieron ocupar una de las casas, se metieron, eran como 15 muchachos que venían armados dispuestos a hacer negocios con la casa, el terreno, a lo cual los vecinos inmediatamente a través de la asamblea fuimos a plantearle que no podían quedarse y no podían meterse de esa forma, que tenían que irse. Lo logramos y se fueron amenazandome de muerte a mi y a mi familia, marcando mi casa, se van intentando explotar una garrafa, todo de forma violenta cuando nosotros fuimos  con vecinos, vecinas y sus hijos a plantearle sin violencia que tenían que irse porque tenemos esos acuerdos. Uno de los problemas es que entendemos que están vinculados o tienen cierto apoyo de la Policía Bonaerense de la comisaría N° 7, el comisario Quintana, porque la comisaría mientras ellos nos amenazaban de muerte estaban ahí no hicieron nada y no solo eso sino que cuando termina todo los llevan a la comisaría alentandolos para que nos denuncien. Nosotros entendemos que hay una intención clara de generar denuncia en nuestro barrio para que se avance la causa de desalojo de nuestro barrio. Nosotros respondimos llevando adelante una denuncia, de amenazas e intento de toma de tierra para su venta, y estamos tratando de hablar con las autoridades provinciales y de municipio, entendemos que esto es un atentado a la organización popular y a este barrio que se construyó con tanta dignidad y que convirtió un baldío en un barrio digno para más de 130 familias, y no vamos a dejar que atentados de la policía o de bandas delictivas vengan a romper contra nuestra tan preciada organización barrial."

Audio de Federico Fagioli, referente del MPLD y Vamos, miembro del consejo local de hábitat de Alte. Brown



Seguir Leyendo
VENEZUELA (Y LA IZQUIERDA LATINOAMERICANA) EN LA ENCRUCIJADA

Para analizar la coyuntura que se vive en Venezuela, dialogamos con Javier Biaurdeau, profesor de Estudios Latinoamericanos e investigador de la Universidad Central de Venezuela. La polémica que abrió la carta de intelectuales latinoamericanos y europeos. Los debates en torno a la convocatoria a una Asamblea Constituyente, las disyuntivas del poder comunal en el contexto actual y el papel de las Fuerzas Armadas frente a la escalada de violencia en las calles.

-¿Cómo lees la coyuntura en Venezuela, y qué opinión te merece la carta que ha circulado un grupo de intelectuales latinoamericanos y europeos, en la que se hace una lectura sumamente crítica de la situación que se está viviendo en tu país?

Me imagino que te refieres a la carta que estaba coordinando Edgardo Lander con Gargarella y Svampa. Lo que pasa es que la situación en Venezuela se ha venido deteriorando en estas últimas dos semanas de manera acelerada, en términos de punto muerto, en la conflictividad que hay en este momento en la calle, entre los actores del gobierno y la oposición. Y la situación internacional ha vuelto a encenderse en relación al caso venezolano. Se había calmado un poco a raíz de la decisión del gobierno de salirse del escenario de la OEA, pero ha vuelto a encenderse a partir del 1 de mayo con la propuesta del presidente Maduro para llamar a una Asamblea Nacional Constituyente. Vale la pena decir también que hay un conjunto de sectores que antes estuvieron cercanos al proceso bolivariano y que han planteado sus inquietudes, sus dudas, observaciones críticas, y su malestar en relación al modo cómo se está llevando el debate constituyente en Venezuela. En ese cuadro es donde aparece básicamente la carta, que tiene algo que ver con la posición que asumieron algunos intelectuales en una visita que hicieron a Venezuela, a raíz precisamente de una invitación del gobierno venezolano para informar sobre la decisión del proceso constituyente, específicamente la posición de Atilio Borón. Yo creo que son valoraciones distintas con relación a cada uno de los factores que están interviniendo en la coyuntura. Atilio Borón escribió una carta en la que reclamaba la necesidad de un apoyo en bloque al gobierno venezolano, en una situación de acoso internacional, cosa que no es mentira, que es correcto, pero la consecuencia que ha tenido la posición de Borón en Venezuela es básicamente la de realizar un apoyo automático hacia el gobierno venezolano, y hay algunos sectores que no están dispuestos a realizar este apoyo.

-En ese sentido, tratando de indagar en esta coyuntura compleja que mencionas, ¿por qué crees que se llega a esta situación trágica que se vive actualmente en Venezuela?

Estamos en un contexto de guerra de desgaste, ya llevamos más de 50 días en una situación de enfrentamiento entre el gobierno y la oposición en bloque, pero también a partir de las sentencias 155 y 156, que son sentencias de la Sala Constitucional, del Tribunal Constitucional de Venezuela, con relación en primer lugar a la inmunidad parlamentaria de los diputados en la Asamblea Nacional, y en segundo lugar con relación a la posibilidad de que el gobierno venezolano, sin pasar por el control parlamentario, pudiese establecer convenios de empresas mixtas con el capital extranjero. A partir de esas dos sentencias se dio un conflicto fuerte entre el Ministerio Público, es decir, la Fiscalía General de la República y el Tribunal Constitucional Venezolano. Ese conflicto inicialmente fue mediado a través del presidente de la República a través de un órgano, que nada más por su nombre en otros países puede resultar preocupante, que es el Consejo de Seguridad de la Nación. Él trató de armonizar el conflicto entre la fiscalía y el tribunal, se dio humo blanco en un momento determinado pero de nuevo a partir de la decisión del presidente del 1 de mayo de, a partir de una interpretación de los artículos 347, 348, 349 y 350 de la Constitución, convocar a una constituyente sin pasar por una consulta popular, es decir convocarla bajo la figura presidencial. Eso levantó la memoria política alrededor del proceso constituyente en Venezuela, y de nuevo se fueron agrietando los apoyos que el presidente había consolidado alrededor de la salida negociada al primer conflicto, que fueron las sentencias 155 y 156. El tema de la constituyente ha generado una gran controversia, no solamente constitucional sino política. El trasfondo de la situación económica y social es muy delicado, la inflación está acelerándose, ustedes ya vivieron una situación hiper-inflacionaria en algún momento en su historia, y Venezuela está viviendo una situación delicada en ese punto. Hay una tormenta perfecta donde están interviniendo factores de índole internacional que tienen que ver con factores históricos en contra del proceso bolivariano, pero también hay un manejo de la situación interna por parte del gobierno que no está apuntando a un fortalecimiento de la gobernabilidad sino a nuevos frentes de lucha, lo que agrava la situación.

-¿A qué te refieres con nuevos frentes de lucha?

Básicamente a la constituyente y a sus propósitos. El objetivo manifiesto, explícito del presidente con relación a la convocatoria a la Constituyente es la necesidad de construir un espacio de paz, de diálogo, de interlocución política, porque la oposición ha rechazado en bloque sentarse a dialogar con el presidente y ha asumido una postura extremista que va por dos vías: la renuncia del presidente y una convocatoria a elecciones adelantadas, que tampoco aparece en el texto constitucional venezolano. El presidente ha hecho un diagnóstico de esa situación señalando la necesidad de convocar a una constituyente y también esa convocatoria ha sido rechazada en bloque por las fuerzas de oposición que controlan, por una mayoría significativa, desde el año 2015, la Asamblea Nacional, y por sectores que estuvieron cercanos al chavismo y consideran que la modalidad de convocatoria del presidente es sin consulta popular, por lo que está muy reñida con lo que ha sido la historia del proceso constituyente bolivariano, y le están planteando al presidente más bien retirar esa propuesta y acelerar un curso de políticas distintas: la realización de elecciones parlamentarias a fin de año y un cronograma claro de elecciones presidenciales para el año 2018. El presidente ha planteado con el Consejo Nacional Electoral la realización de la Constituyente para finales de julio de este año, pero esa constituyente ha tenido unas características muy particulares que han generado reservas en sectores que estuvieron cercanos, y que de alguna manera están implicados en la carta que me mencionas. En primer lugar el modo de convocatoria, es decir la convocatoria presidencial, ya que si bien el artículo 348 señala que la iniciativa la puede tomar el presidente, hay una controversia que ayer intentó ser solucionada por el tribunal supremo, que es precisamente si puede convocar o no directamente el presidente sin pasar por una consulta popular. El segundo son las bases comiciales, el presidente ha establecido una elecciones por sectores y territorios que hasta ahora en Venezuela no había existido, han segmentado el cuerpo electoral y se le acusa fundamentalmente que la elección por sectores pudiese permitir elementos de sobre-representación por un lado, y en el caso de los territorios de sub-representación, generando unas reglas electorales que permitirían que el gobierno tuviera una mayoría sin haberse hecho precisamente la propia elección. Y en tercer lugar hay una disputa muy fuerte sobre la necesidad o no de reformar la constitución y sobre el establecimiento de una Asamblea Constituyente que para el presidente debería tener tres características: que sea originaria, supra-constitucional y que sea plenipotenciaria, teniendo la posibilidad entonces de disolver otros poderes, con actos constituyentes que no pueden ser regulados bajo el control de la constitucionalidad por los poderes constituidos, incluso por el propio Tribunal Constitucional de la República, y entraríamos en la posibilidad misma de una transformación del Estado venezolano, un nuevo re-ordenamiento jurídico y una nueva Constitución. Esos serían los puntos que están en el debate y a esto se le agrega la sentencia de ayer que habilitó al presidente para convocar directamente a la constituyente, un fuerte debate en el seno del Tribunal Supremo Electoral. El Consejo Nacional Electoral tiene en sus manos la decisión sobre las bases comiciales, y voceros del alto gobierno y del PSUV han señalado que la decisión sobre si la nueva constitución va a ser ratificada o no a través de un referéndum aprobatorio, no es competencia en este momento del Consejo Nacional Electoral, sino de una decisión de la propia Asamblea. Te podrás imaginar el ruido que genera para la política venezolana que vivió hace 18 años un proceso constituyente, primero no convocarla por vía consulta popular y la posibilidad de que no se ratifique por un reférendum el texto que nazca del debate de la Asamblea Constituyente.

-Otro interrogante es qué sucede respecto del horizonte y de las perspectivas del poder comunal, porque finalmente lo que se evidencia como debilidad, y también es una de las críticas a la carta que estuvo circulando, es una mirada un tanto liberal, recostada demasiado sobre la institucionalidad burguesa, que sabemos que por lo general no es lo que más habilita a pensar proyectos emancipatorios. ¿Qué perspectivas ves de que de esta crisis se pueda salir fortaleciendo o refundando un proyecto más vinculado al horizonte comunal y socialista?

En la convocatoria del presidente, cuando habló de la posibilidad de la elección por sectores, uno de los implicados precisamente en la propuesta constituyente fue el sector comunal. El problema es que en el propio movimiento popular venezolano hay dos tipos de actitud frente a la convocatoria presidencial: por un lado una actitud de incertidumbre, porque el método que se está utilizando en este momento contrasta con el método empleado por Chávez, y en segundo lugar, existe otro sector que va a ir a ese espacio constituyente básicamente porque señalan que es un espacio para la lucha, para el crecimiento, para la acumulación de fuerzas y que es necesario dar la batalla ahí para posicionar el mensaje y el proyecto de avance desde abajo y a la izquierda en el propio seno de la Asamblea. El tema fundamental es que no están muy claras las reglas de juego, los procedimientos, de hecho entre ayer y hoy tenían que inscribirse los candidatos, es decir tanto el alto gobierno como el PSUV habían planteado la necesidad de que los candidatos y candidatas para la constituyente se inscribieran en la plataforma tecnológica del Consejo Nacional Electoral, y ahí hay problemas tecnológicos, no se han podido hacer todas las postulaciones, de hecho, incluso para sectores pequeños del ámbito partidario de la izquierda vinculados a la lucha comunal, sectores PCV, de Redes, del PPT, de Voces, de Gallones, de organizaciones más pequeñas como el Partido Revolucionario del Trabajo (PRT), entre muchos otros, plantean que la postulación por sectores y territorial, de un 3% de firmas uninominales, no les permitía a los pequeños grupos que no fuesen del PSUV, tener postulaciones a cortísimo plazo como se está haciendo en este momento. La situación acá está muy enredada, muy complicada, desde afuera quizás hay una lectura mucho más plana de la situación venezolana, pero aquí lo que tenemos es un proceso de recomposición de la fuerza, un proceso de discusión muy fuerte sobre habilitar la vía que ha abierto el presidente de la República con el llamado a la Constituyente, e incluso hoy la propia fiscal que ya se había opuesto a las decisiones de los decretos 155 y 156, introdujo en la sala constitucional otro recurso en relación a la decisión de ayer de la sala constitucional, porque lamentablemente en la decisión, que es la numero Nº 378 de la sala constitucional, hay un conjunto de planteamientos sobre la democracia participativa, la soberanía popular y la Constitución que pueden ser interpretadas como regresivas en relación al año 1999, y eso está enturbiando una lectura desde el movimiento popular que siempre hizo énfasis en la democracia participativa, en el protagonismo popular, en el tema de la soberanía popular directa y los mecanismos de expresión directa de la soberanía popular para avanzar en sus luchas. Creo que no hay ninguna lucha que sea lineal ni mecánica, estamos dirimiendo las diferentes aristas que tiene la controversia constitucional y política en Venezuela, tratando de no perder de vista aquello sobre lo que Borón y Katz llamaron la atención: que centrándose exclusivamente en los problemas liberal procedimentales de la constitución de 1999 se está desdibujando la presión que tenían actores internacionales, en este caso los EE.UU y la derecha internacional, en relación al caso venezolano. Por eso te digo que es muy compleja la situación de las fuerzas políticas. Para tomar un curso que no deje ninguna duda, el gobierno ha llamado a cerrar filas en bloque en torno a su propuesta, y justamente en ese cierre en bloque es donde uno ve las aristas más complicadas, porque hay muchas dudas, los propios voceros de la comisión presidencial constituyente han dado versiones diferentes sobre los propósitos fundamentales de la misma. En este momento la gente está debatiendo, como debe ser, y del debate creo que saldrá una opción más clara desde abajo, desde la izquierda que apoye una línea de fuerzas del movimiento popular hacia el poder comunal, que yo creo que clarificará su posición en el curso del proceso constituyente.

-Resulta inevitable preguntarse por el papel de las Fuerzas Armadas en la actual coyuntura. Atilio Borón planteó que la respuesta frente a la escalada de violencia, azuzada por sectores de derecha en las calles, debe ser militar. ¿Qué papel juegan las Fuerzas Armadas en el contexto de esta crisis, y en qué medida, si bien no hay que restarle relevancia, pensar en una salida estricta o exclusivamente militar no deja de lado la dimensión más política, incluso subjetivamente, de disputa hegemónica? ¿Cómo analizar esas dos vetas, tanto la dimensión militar y el papel de las Fuerzas Armadas, como el hecho de que sectores importantes, que no necesariamente son reaccionarios ni fascistas, en esta coyuntura tan compleja están protestando en las calles?

Creo que Atilio escribió ese documento y hablando del aplastamiento de la oposición fascista en Venezuela justamente en un momento donde la oposición prácticamente había tomado por asalto dos Estados del país fronterizos con Colombia, el Estado Táchira y Mérida, y la situación en Caracas estaba en una movilización opositora con manifestaciones violentas bastante fuertes. Hay una valoración de una escalada en el discurso opositor, esta idea de la “batalla final y decisiva” para derrocar al gobierno, no ha tenido mucha resonancia mediática, pero hay subidas y bajadas en el clima de protesta. Creo que lo que mucha gente no entiende y vale la pena resaltar es que el presidente está convocando un proceso constituyente en plena vigencia de un estado de excepción, y esa es una situación muy paradójica para comprender el momento político venezolano, de hecho la propia sentencia ayer toca ese tema, de que el presidente no puede convocar un referéndum, una consulta popular, porque hay una situación donde están primando criterios de excepcionalidad, vinculados al decreto de estado de excepción, que implica para las fuerzas armadas la implementación de un plan, el Plan Zamora, en diferentes fases de despliegue sobre el territorio, y de control del orden interno que está afectando de alguna manera la interpretación sobre la situación política en el país. Las fuerzas armadas se han mantenido como factor garante de la estabilidad constitucional, evitando que las confrontaciones, que corresponden efectivamente a un plan de escalamiento del conflicto por parte de los sectores de derecha, y han tratado de neutralizar, desescalar y de reducir en el sentido, más que militar, policial, la manifestación violenta, dispersándola, dividiéndola, neutralizándola, etc, pero siempre con un método que para los sectores históricos de izquierda nos parece absolutamente antipático, porque corresponde a lo que nosotros siempre hemos visto desde una perspectiva de izquierda que ha sido la actuación de un órgano de represión del Estado, y también eso expresa una debilidad hegemónica en el partido de gobierno para controlar la situación. No te quiero hablar de encuestas porque en estas efectivamente se traduce un gran malestar hacia el desempeño del gobierno en este momento, eso es una realidad, el gobierno ha fallado en la eficacia de la política económica para resolver fundamentalmente el problema del desabastecimiento y el problema inflacionario, y la fuerza armada está jugando un papel de contención, creo yo adecuada para el procedimiento establecido en la Constitución. No hay una amenaza desde la fuerza armada para que se dé una situación de golpe de Estado, pero sí hay elementos de descontento alrededor de la modalidad y la forma represiva como se está actuando, sobre todo la Guardia Nacional, componente de la Fuerza Armada que se encarga del orden interno, porque es evidente que ha hecho un uso en algunos casos no diferenciado, ni proporcionado, ni gradual de las fuerzas, sino que ha actuado de acuerdo a una presión que un nuevo estilo de protesta y manifestación por parte de la derecha ha generado, que en un principio los descolocó, la subestimaron y los sorprendió. El tema básico con relación a la calle es que el gobierno ha evaluado que una movilización de los sectores populares para enfrentar la situación de activación política de los sectores de derecha, pudiese generar las condiciones para una confrontación violenta entre sectores ya politizados, que fuese la excusa para señalar que el gobierno perdió el control de la situación interna, y no debo dejar de decir que resultó sintomático, en un momento específico anterior al 1 de mayo, día en que se hizo pública la propuesta de la Constituyente, las agencias de seguridad de EE.UU empezaron a difundir ampliamente la idea de que el gobierno de Maduro estaba entregando armas a la población civil, que había una solicitud de armar a cuerpos de combatientes civiles para combatir a la oposición democrática, etc, y que eso iba a generar una situación, ni siquiera de inestabilidad nacional en Venezuela, sino de inestabilidad regional en el continente. Entonces hay muchos ingredientes explosivos en la situación venezolana, que están alterando el cuadro político, y a medida que pase el tiempo, que trascurran los días de la iniciativa de la convocatoria del presidente, tendremos más claridad. Me parece que en este momento no se está logrando salir del punto muerto del conflicto, y que la solución política negociada al conflicto venezolano todavía está muy lejos, que viene una etapa todavía de escalamiento del conflicto y veremos hasta qué punto la propuesta presidencial logra una convocatoria masiva en un proceso electoral de finales de julio, y logra también ser un elemento de disuasión de estas expectativas que tiene la oposición más violenta y los sectores que tienen muchas dudas en torno a la propuesta presidencial, para salir del impasse en el que estamos.

-Te agradecemos mucho por compartir tu mirada respecto de un panorama tan complejo. Nos comunicaremos pronto para ver cómo sigue a coyuntura en Venezuela, y para amplificar las voces que no se escuchan en los medios hegemónicos.


Muchas gracias por la invitación, lo que sí te digo es que hay estar muy pendientes de lo que sucede en Venezuela día a día, porque el ritmo como están ocurriendo los acontecimientos es muy rápido, y uno como actor que esta de alguna manera implicado en lo que está ocurriendo en el interior del país, como testigo protagonista, como analista de la situación, también requiere de la mirada desde afuera, con más cabeza fría en algunos casos, para tratar de combinar el cuadro completo de las relaciones de fuerzas que se están dando en este momento en Venezuela y sobre Venezuela, y clarificar cuáles son los cursos de acción más eficaces, con más legitimidad popular y que permitan acumular fuerzas desde el movimiento popular, y sobre todo crear un ambiente de discusión lo más sereno y distendido posible sobre la situación venezolana, porque también se está enrareciendo mucho el debate en el seno de algunos sectores de izquierda, precisamente por la complejidad del cuadro de los factores de las fuerzas que están interviniendo en la situación, y por el estilo que está asumiendo la dirección política en este momento, de motorizar el proceso constituyente en Venezuela. Les agradezco mucho, y espero que esta entrevista anime la inquietud y el interés, la motivación para abrir muchísimos canales más de análisis y de intervención sobre la situación venezolana, desde la izquierda latinoamericana.

Audio de la entrevista completa:



Seguir Leyendo