Open top menu
Hoy es 25. Que se vaya Monsanto.

Una comida tan tradicional como el locro del 25 también está envenenada por la empresa Bayer-Monsanto, sus semillas transgénicas y agrotóxicos. El monopolio de los cultivos a escala planetaria se expande hasta nuestros estómagos. Y no solo a nuestros estómagos. También los tampones, pañales, prendas de vestir confeccionadas con algodón transgénico, y hasta gasas son los productos contenedores de los agrotóxicos que cotidianamente ingresamos involuntariamente a nuestros cuerpos. 

Ya no hace falta ni abrir la boca para tener glifosato en el cuerpo. Con solo aplicar una gasa en una herida le abre las puertas del organismo a los agrotóxicos de la multinacional Bayer-Monsanto. En argentina poco se habla sobre el cultivo del algodón transgénico que supera el 90% de la producción nacional. Desde el Menemato todos los gobiernos favorecieron a Monsanto. ¿Podemos estar seguros que ignoraron e ignoran lo que producen los agrotóxicos? 
Dialogamos con Julio de la asamblea "Todos los 25 hasta que se vaya Monsanto" sobre el modelo de contaminación, enfermedades y muerte que implica el uso de los productos de la empresa estadounidense que es la responsable de una contaminación a escala planetaria de todos los recursos naturales. Enfermedades como el autismo, alzhéimer, párkinson, diabetes, esclerosis múltiple, celiaquía, etc. Hay glifosato por todos lados. Pero también hay alternativas para revertir todo este camino y está dando resultados. Argentina, gracias a la unión de los pueblos fumigados, es el segundo país a nivel mundial en producir alimentos bajo la agroecología. Mientras los gobiernos desoyen y hacen negocios con nuestras vidas, hay otros, los de abajo, los que se organizan y luchan que les están dando vuelta la taba. 



Un poco de historia sobre Monsanto

La información contenida en la etiqueta de un envase del agroquímico Randup señalaba que “no implica riesgo alguno para los seres humanos, animales domésticos y su medio ambiente.”
Su principal función y beneficios según la empresa Monsanto eran eliminar las "malas hierbas" que afectan algunas cosechas y que implican un trabajo de fuerza y dedicación para eliminarlas y/o la aplicación de varios químicos. Pero la empresa que posee el monopolio sobre el 90% de los cultivos a nivel mundial desarrolló un poroto de soja, "Soybeans" en inglés, que estaba preparado para que el químico no lo afecte. Lo bautizaron "Roundup Ready". Traducido a nuestro idioma "Listo para el Roundup" y para un negocio redondo: modifico genéticamente una planta y la hago resistente al mismo veneno que fabrico y aportando una solución para los cultivadores; quitar las malas hierbas. Cultivos que prácticamente se cuidan solos. Lo único que tengo que hacer es comprar la semilla resistente al químico y el agroquímico; todo al mismo fabricante. Menos manos de obra, menos gastos, menos cuidados, más soluciones, más dinero y haciendo el mismo trabajo. 

Detrás de este modelo que proponía y anunciaba que iba a acabar con el hambre en el mundo había toda una serie de irregularidades que años acá, hoy, se nos presentan como enfermedades para todo el medio ambiente en el cual por supuesto habitamos los seres humanos. Todo lo contrario a lo que el propio producto de Monsanto informaba en su etiqueta. 

Esta empresa fundada 1910 en la ciudad de San Louis, estado de Missouri, Estados Unidos; es una de las empresas químicas más poderosas del siglo 20 con varias estrellas: Agente Naranja (Veneno que se usó durante la guerra de Vietnam para eliminar las grandes selvas y facilitar la entrada de tropas estadounidenses), Aspartamo (Hasta hoy utilizado para volver adictas a las personas a determinados productos como los endulzantes), Hormonas del crecimiento bovino, y PCB´s (aceites químicos refrigerantes utilizados en grandes transformadores eléctricos). Este último producto se prohibió a principio de la década de 1980 por ser cancerígeno, la empresa nunca informó de sus peligros sino que además los desmintió aún con las personas enfermas cara a cara. ¿Cómo se enfermaron? Monsanto tenía su planta en Anniston, Alabama, Estados Unidos, y vertía los residuos de la fabricación de los PCB`s en el canal de Snow Creek; una corriente de agua que fluía a cielo abierto sobre cemento. El agua estaba envenenada y los habitantes se enteraron cuando contrajeron cáncer. ¿Por qué sucedió esto? En primer término el Estado lo sabía mediante distintos estudios científicos realizados durante muchos años como por ejemplo en el año 1937 donde concluyeron que la exposición a los vapores de los PCB´s desequilibraba todo el organismo presentando síntomas como erupciones en toda la piel. Estudios posteriores fueron más profundos indicando que los obreros enfermaban de hepatitis y los peces del Snow Creek morían casi instantáneamente. Estos experimentos distribuidos bajo el lema "destruir luego de leer" durmieron bajo la conciencia cómplice del Estado. Los que mueren son siempre los mismos: el medio ambiente y todo lo que lo contiene. Nada se salva y esto lo sabemos hace demasiadas décadas. 


Aparte de los Estados cómplices bajo administración de políticos corruptos y como tales desatendidos de los daños hacia la población, existe toda una asociación también corrupta en los Medios Masivos de manipulación social y por supuesto en el poder judicial. Sin estos actores es imposible la instalación de una empresa como Monsanto y sus productos que causan muerte a todo el planeta. ¿Para tanto? Simplemente pensar que las aguas de los ríos van hasta los mares y océanos nos puede servir de prueba para darnos cuenta que esa misma agua contaminada con los venenos de la multinacional produce una contaminación a escala mundial. Si, el glifosato vertido en el río Paraná a lo largo de sus 4800 kilómetros de recorrido desemboca en el Río de la Plata y éste corre hacia el océano atlántico. Las zonas del planeta comprendidas por lo que hoy se conoce como Brasil, donde nace el río paraná, Paraguay, Argentina y Uruguay son los primeros damnificados por los agro tóxicos de Monsanto. 





Todos los 25 hasta que se vaya Monsanto

¿Quiénes forman parte de "Todos los 25 hasta que se vaya Monsanto"?

_Somos un colectivo conformado en 2014, el año que fallece Andrés Carrazco*, que entendimos que desde la Ciudad de Buenos Aires teníamos que empezar a visibilizar lo que sucedía. Christina Kirchner desde Nueva York anunciaba con bombos y platillos que Argentina le abría las puertas a la multinacional para que instalara cuatro plantas de semillas transgénicas. 

El pueblo de Malvinas Argentinas en Córdoba, el más pobre de la provincia, fue uno de los lugares elegidos por Monsanto. Y pese a que habían comprado el terreno y comenzado a levantar la planta el pueblo organizado logró que se fueran. Uno de los pocos países que logró expulsarlos del territorio.
Juan plantea como un hito la lucha del pueblo de Malvinas Argentinas y agrega datos históricos sobre cómo empezó la catástrofe ambiental que vivimos hoy día al sur del continente. 

_Vemos que el proceso de sojización que arrancó en 1996 con la introducción del primer elemento transgénico "la soja RR" hizo que en las tierras donde no cultivaba soja, como en el norte y el sur, se comience a sembrarla. La rioja, Santiago del Estero, Chaco, son algunos de los lugares donde la soja no estaba presente. 
Comenzaron con el desmonte y que hace tiempo vemos los resultados en forma de inundaciones por ejemplo. También la desaparición del monte nativo hizo que las poblaciones originarias perdieran el sustento diario como por ejemplo la recolección, la caza; comunidades muy postergadas como la Wichi.


¿Y en las ciudades de qué manera nos afecta? 

_Claramente por la alimentación. Hoy ves en "Mariana a la tarde" (un programa de televisión para la construcción del sentido común) y te hablan de las verduras fumigadas. Hace cuatro años cuando arrancamos era impensado porque estábamos ante un cerco mediático total. La Expoagro es la muestra por excelencia de los negociados de los agrotóxicos. Sus dueños son básicamente Clarín y La Nación. Por esos medios es donde Monsanto publica los logros del modelo, que obviamente es un modelo que no cierra por ningún lado. 
Hasta el año 2012 CASAFE que es la Cámara Fitosanitaria publicaba las cifras de sus ventas y cada vez exponencial-mente iban subiendo. Nosotros comenzamos a re publicar esos datos y menos de dos años dejaron de hacerlo. Porque quién va a estar orgulloso de que suban esos indicadores que implican contaminación, enfermedad y muerte. 


¿Por qué se instala este modelo de producción en Argentina? Porque hasta rompe con una tradición colonizadora de un modelo agroexportador cambiándolo por otro, también colonizador, pero que arrasa con el medio ambiente. 

_Hoy somos soja y maíz. La ganadería está confinada a los "fidlot". Las economías regionales están en crisis. Los horticultores tienen grandes problemas con los agroquímicos, entre otros, como el acceso a la tierra. En Argentina seguimos los pasos de Estados Unidos, somos el segundo país que aprobó esta tecnología. Vamos detrás de ellos. Es tan vergonzoso el procedimiento que Monsanto presentó su documentación en inglés. Lo mismo que le presentaron al gobierno de los Estados Unidos lo trajeron para acá. Eso fue el primer "evento transgénico" en Argentina. Ya vamos por el evento transgénico número cuarenta y el gobierno de Macri va por el diecisiete. 


¿Qué es un evento transgénico? 

_Es el patenta-miento. Por ejemplo si se modifica genéticamente una semilla lo que se patenta no es la semilla sino el evento transgénico, la modificación que se hace le da una característica particular y a la semilla, se le pone otro nombre y listo. A partir de ese momento hay una nueva semilla de soja por ejemplo resistente al glifosato. También hay otros eventos transgénicos que hicieron que una semilla sea resistente a las sequías. 
Esto genera la falsa sensación de mejorar el cultivo para poder producir bajo cualquier circunstancia climática. Realmente lo que hacen con estas modificaciones genéticas es que se siembre más para vender tanto las semillas como los agroquímicos. 


¿Por qué se da la fusión entre Bayer y Monsanto?

_Por un lado es algo estratégico. En algunos años el nombre Monsanto va a desaparecer pero solo el nombre, pese a las atrocidades cometidas por Bayer que por ejemplo hizo experimentos en los campos de concentraciones Nazis. 
Hay un documental realizado por la periodista Marie Monique Robin que se llama Nuestros Venenos Cotidianos donde muestra a los granjeros franceses enfermos por los insecticidas de Bayer que después hacían el tratamiento contra el Parkinson con los medicamentos de la misma empresa. Te enferman y te curan en el mejor de los casos.
Hoy sería algo así como que Monsanto te enferma y Bayer te ofrece un paliativo. Son un buen complemento. También esta fusión lo que le va a permitir a Monsanto es entrar en el mercado europeo que siempre lo tuvo vedado. 



Quiero retomar la pregunta sobre cómo nos afecta este modelo de producción en las ciudades. Vamos a comprar alimentos, por llamarlos de alguna forma, y no tenemos idea y también no nos interesa saber de dónde provienen y en qué condiciones son producidos esos alimentos, productos alimenticios. Como mucho nos preocupamos cuando aumentan de precio. La perversidad del sistema hace que estemos pidiendo venenos a bajo costo para el consumo cotidiano. 

_Si agarramos cualquier producto de la góndola y leemos lo que tiene vamos a ver que si o si hay transgénicos como por ejemplo el JMAF (Jarabe de maíz de alta fructuosa), eso es maíz transgénico. Si dice aceite de lecitina es soja transgénica. Incluso agarrás un chocolate la etiqueta informa que "puede contener trazas de soja". En la letra chica está eso y necesariamente contienen agroquímicos. 
Pasa con los alimentos y pasa con el agua. La cuenca del río Paraná está contaminada con agroquímicos. 


¿Cómo llegan hasta el río?

_Una de las formas es a través del viento. Al fumigar los químicos no entienden de limites y viajan con el viento. En este caso hasta los ríos, lagunas, fuentes en las ciudades, piletas, etc. Se encontró glifosato en la Antártida. 
Hay algo más novedoso y de lo que hay que empezar a hablar y visibilizar. Un estudio presentado por Iván Marino que es investigador del CONICET señala que en nuestra vestimenta hay presencia de glifosato. Los cultivos de algodón en Argentina son transgénicos en su mayoría. De todas las muestras de distintos productos elaborados con algodón, por ejemplo en la industria farmacéutica (algodón, gasas, tampones, etc) todos tenían alta concentración de glifosato. Si nos ponemos algodón o gasa en una herida también le estamos poniendo ese químico directamente al torrente sanguíneo. 


La autorización para cultivar algodón transgénico en Argentina fue expedida por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pezca y Alimentos bajo la resolución 82/2009. Beneficiando a la empresa Monsanto. Este es otro de los eventos transgénicos en la historia reciente que se suman a la lista. 


_Stephanie Seneff, una doctora científica que pertenece a la universidad MIT de Estados Unidos asegura que los alimentos transgénicos están vinculados al aumento del autismo en los niños y niñas. También otras enfermedades como el párkinson, alzhéimer, esclerosis múltiple, diabetes, etc. 
Hay algo que está funcionando mal en nuestros organismos porque los agroquimicos son bioacumulables y el cuerpo humano no puede eliminarlos entonces se traducen en enfermedades varias. 

Desde los medios alternativos se viene visibilizando desde el comienzo el envenenamiento global que están haciendo Monsanto y Bayer. ¿Qué pensas sobre cómo los medios tratamos este tema?

_No vamos a seguir dando la discusión científica sobre si hace mal o bien Monsanto y los agrotóxicos, ya está, hacen mal. Esa discusión está saldada. Sobre el glifosato hay más de 200 estudios que demuestran todos los tipos de daños que producen. 
Respecto de los pueblos fumigados se da una situación muy perversa porque la maestra que tiene que meter a sus alumnos adentro porque están fumigando, el que está realizando ese trabajo puede ser un pariente de ella. Hay toda una casuística que hace que haya un pacto de silencio en muchos sectores. 


Hay buenas noticias en medio de todo esto. Se creció y se tomó más conciencia. Lo bueno es que estamos en camino a ser uno de los productores agroecológicos más importantes del mundo. En la ciudad de Guaminí, provincia de Buenos Aires, es uno de los ejemplos que demuestra que se puede revertir este modelo de muerte propuesto por Monsanto y avalado por los gobiernos de turno. Hay alternativas y se están llevando adelante. 



Seguir Leyendo
No a la baja de imputabilidad: entrevista con María Elena Naddeo


Los pibes y las pibas no son peligrosos, están en peligro.

Desde el taller de radio que llevamos adelante compañeros y compañeras de FM La Caterva y la Red Puentes la propuesta fue dialogar, informarnos y debatir sobre el proyecto que propone la “Baja de imputabilidad” presentado por el Gobierno Nacional. Decidimos dialogar con María Elena Naddeo que es la Directora General de Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y co-directora de la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos) sobre el tema. Lo que sigue a continuación es una transcripción y el audio de la entrevista que realizaron lxs pibxs de la Red Puentes en nuestro estudio de FM La Caterva.
La experiencia radial se llama “Aguantándola Careta” y se emite los lunes cada quince días a las 16.30hs en directo desde Barracas por www.fmlacaterva.com.ar y por el 97.3 de la FM.





_María Elena gracias por la comunicación y… ¿Qué nos podes decir sobre la baja de imputabilidad?

Este es un viejo tema. Cada vez que hay un gobierno de tipo conservador o neoliberal arrecian las ofensivas los argumentos basados desde el poder político para perseguir y castigar a los más débiles. El tema de la baja de imputabilidad lo estamos discutiendo en estos treinta años de democracia cada vez que hubo gobiernos de "mano dura". 
La propuesta que hace el gobierno de Mauricio Macri tiene que ver con culpabilizar, castigar y profundizar las líneas de castigo punitivas. 
El fenómeno de la "delincuencia juvenil" o de los pibes que están en "conflicto con la ley" se puede mirar desde una mirada punitiva, represiva, o desde la inclusión y la prevención. Y la verdad es que los organismos de DDHH estamos por la prevención de estas situaciones de delito y no por exclusivamente mirar la cuestión cuando es demasiado largo, cuando ya se habla de construir más cárceles y más comisarías. 
Cuestionamos el proyecto presentado por el Gobierno Nacional de bajar la edad de imputabilidad a catorce años. Creemos que no es un problema grave en la argentina el tema de los delitos a baja edad. Es un problema en general la inseguridad y es un problema grave también la inseguridad que viven los pibes en los barrios populares con el gatillo fácil e inseguridad muy grave es la que viven las pibas con las violaciones, los femicidios y los abusos sexuales intrafamiliares. Hay un problema de inseguridad porque la ciudad es cada vez más injusta y más violenta en todas sus versiones. 

_Tu cargo en la Defensoría del Pueblo es muy abarcativo. Queremos saber específicamente en la baja de imputabilidad cómo actúa la Defensoría. 

La Defensoría del Pueblo es un organismo administrativo. Por mi parte milito en DDHH en la Asamblea Permanente por los DDHH, ahí soy co-presidenta. Como organismo de DDHH integramos la "Red Argentina No Baja" en donde participan múltiples organizaciones y que se vienen reuniendo hace décadas y trabajando por aplicar la convención de los Derechos de los niños y las niñas. 
Desde la Defensoría lo que hicimos fue una declaración cuestionando y participando en la audiencia que citó el Ministerio de Justicia donde sobre 45 especialistas convocados, 40 dijeron que no a la baja de imputabilidad. Es un tema que le compete al Congreso Nacional. Lo que estamos haciendo es dando una opinión y planteando la necesidad de que se amplíen las políticas públicas de prevención. ¿Por qué un chico de 14 años llega a delinquir? Porque falló la escuela, la familia, el Estado. Tenemos que insertarnos mejor en los barrios y vamos por más políticas públicas de prevención. Esto es lo que se reclama desde las Defensorías del Pueblo de todo el país. 

_ ¿Por qué se elige encerrar a los pibes y pibas en vez de otras alternativas como buscar una familia para ellos y ellas por ejemplo?

Hay algunas experiencias positivas y programas de acompañamiento a chicos en conflicto con la ley penal. Uno de los lugares más terribles son las barriadas populares de la provincia de Buenos Aires. Ahí hay que trabajar con muchos más programas de los que hasta ahora se han desarrollado. Cuando una criatura tiene 14 años por qué se van de la escuela. A veces son expulsados, no son interpretados y fracasan. Hay que acompañarlos, becarlos y ver cuáles son sus necesidades y si se equivocan ver a fondo el conflicto. Muchas veces no tienen vivienda, tienen padres que son golpeadores o abusadores y entonces la calle no es una buena escuela de vida para los chicos y chicas. Lo comprobamos a los largo de los años. Hay que hacer mucho trabajo social y menos trabajo penal cuando se trata de adolescentes, niños y niñas. 



_ ¿Por qué en este momento se lleva adelante este proyecto de ley de baja de imputabilidad?

Es una actitud demagógica y propagandística del Gobierno. Piensan que van a aumentar puntos en ese sector de la población que quiere mano dura, de quienes dicen que los delincuentes que entran por una puerta y salen por la otra de una comisaría. Y esto no es cierto. En muchos casos quedan encerrados en las comisarías durante meses y en los institutos de menores durante años. Es una medida facilista de quedar bien con un sector de la población sin pensar que un chico que es detenido a temprana edad va a vivir situaciones de mayor violencia en los institutos que son verdaderas escuelas y que aumentan el nivel de violencia que ya tienen en situación de calle o en situación de marginalidad. Y tiene que ver con una manera de pensar la sociedad donde sobran los pobres y los chicos morochos, los chicos que están en situación de marginalidad. 

_ ¿Es como que la marginalidad estuviera de moda?

Claro, porque hay una política de concentrar la riqueza y además los que la concentran se la llevan fuera del país cuando hay una cantidad muy grande de empresarios que en vez de re invertir en el país se llevan los fondos al exterior como los Panamá Papers que son inversiones de empresarios argentinos, algunos ministros de este Gobierno que se llevan el dinero en el sector privado porque consideran que el país no es seguro. Y están allá esos dineros dándoles intereses y sin pagar impuestos. Tenemos un problema muy serio de vaciamiento del país. Por eso todos los problemas económicos que tenemos. Cada vez hay más desocupación. Y los hijos de los desocupados son los pibes y pibas que nosotros vemos en las ranchadas y que ahora vemos otra vez en situación de calle, en situación de grave riesgo social. 

_ Nosotros debatiendo este tema llegamos a la conclusión que nadie nos prepara para el fracaso y pareciera que bajar la edad de imputabilidad estuviera en el orden de lo necesario. 

No está en el orden de lo necesario. Eso implicaría llenar las cárceles de chicos y chicas. Cada vez que hay una situación de robo por ejemplo y que involucra a menores en vez de ir a un penal estos chicos tienen que ir a un sistema de promoción social donde haya becas, vacantes en una escuela o en un taller, que sea del gusto de estos chicos y de un acompañamiento de un cuerpo de tutores, de operadores sociales que los acompañe y que ellos tengan que dar cuenta de una vida de otro tipo. A veces cuando uno lo manifiesta parece una utopía pero si nunca lo soñamos nunca lo vamos a poder plasmar en la realidad. Tenemos que soñar una sociedad donde no existan los pibes chorros, ni los pibes en situación de marginalidad. Luchar por más políticas públicas y más programas sociales. Estamos en un momento donde estamos yendo al revés. Estamos en un retroceso y negativo para los jóvenes. 
En el mundo hay un momento difícil porque es un sistema de mucha injusticia, de mucha ganancia del capital concentrado donde los ricos cada vez tienen más y los pobres menos. Entonces donde se desprecia la vida se desprecia el valor de la niñez y las políticas sociales van cayendo. Es un fenómeno que sufren otros países como Brasil, gran parte de Centroamérica, Europa, etc.
Esta es una lucha puntual porque no baje la edad de imputabilidad. Menos cárceles de chicos y que haya más escuelas y centros y talleres de formación laboral, centros recreativos, clubes deportivos a los cuales todos y todas tengan acceso. 



_ ¿Por qué se sigue eligiendo el encierro? ¿Hay alternativas? 

Hoy está bastante generalizada la provation, el juicio abreviado, hay programas alternativos al encierro pero siempre están dentro del sistema penal. Hay que apostar a más programas sociales ese es el mensaje. Programas sociales y alternativos. 

_ ¿Los pibes y pibas salen a robar por influencia de los que más tienen?

Si, muchas veces son inducidos a robar o a veces son inducidos a prostituirse para consumir sustancias. Eso lo vemos en los barrios. Vemos que son adultos los que inducen a los pibes y pibas al consumo de drogas. Y después para seguir consumiendo los incorporan a una red de transas. Por supuesto que es así. Esos grandes también se iniciaron de la misma manera, es un círculo terrible de la pobreza y la perversidad. Y en el código penal está castigado severamente el adulto que utiliza a niños y adolescentes para concretar delitos. 

_ María Elena muchas gracias por tu tiempo. 

Gracias a ustedes y decirles que la Defensoría del Pueblo tiene sedes en todas las villas de la ciudad y que se acerquen. Nos pueden llamar al 4338-5504 o buscarnos en internet. Acérquense a participar y a luchar para que en cada barrio, que seguramente hay un centro cultural que está peleando y participando, se siga peleando. 



Seguir Leyendo
Marcelo Montenegro: absolvieron a los policías que lo mataron

Hoy se conoció el veredicto en el juicio por el asesinato de Marcelo Montenegro en Julio del 2012. Emmanuel Alejandro Díaz, Mario Nicolás Medina y Diego Marcelo Calderón, los tres integrantes de la fuerza policial, fueron absueltos por el Tribunal Oral y Criminal N° 30 integrado por los jueces Luis María Rizzi, Marcela Mónica Rodríguez y Guillermo Enrique Friele. 




Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular


No fue fácil llegar al juicio por el asesinato de Marcelo Montenegro. En la madrugada del sábado 7 de julio de 2012, el "Pela" iba junto a Alejandro Nahuel Maturano en un Twingo denunciado como robado. La policía los persiguió, les disparó, y uno de esos disparos entró por atrás en el asiento del acompañante en el que iba Marcelo, y le causó la muerte. El auto chocó en Piedrabuena y Saraza, en el barrio de Lugano.

Los tres policías imputados fueron sobreseídos tres veces, y sólo la tercera vez que se apeló se logró llegar al juicio oral. Ayer se selló la impunidad en primera instancia, con el veredicto que absolvió a Emmanuel Alejandro Díaz, Mario Nicolás Medina y Diego Marcelo Calderón. Los/a abogados/a de la querella, Federico Paruolo, Nahuel Berguier y Gabriela Carpineti (de la Asociación Miguel Bru) habían solicitado la pena de cadena perpetua para los tres integrantes de la fuerza policial, mientras que la fiscal Graciela Gils Carbó, que trabajó constantemente acompañada por la PROCUVIN,  acompañó el pedido de perpetua  para Emmanuel Alejandro Díaz y Diego Marcelo Calderón, y solicitó una pena menor para quien conducía el móvil policial, Mario Nicolás Medina. 

Cabe destacar que durante las audiencias que se desarrollaron en los Tribunales de la calle Paraguay 1500, los testigos fueron todos, excepto uno, policías. La excepción al uniforme policial fue Alejandro Nahuel Maturano, que manejaba esa noche el coche en el que iba con Marcelo Montenegro. La declaración de Maturano no se tomó en cuenta porque firmó un juicio abreviado, donde reconoció que él y Marcelo Montenegro llevaban un arma en el auto. Para este Poder Judicial eso alcanza para no considerar aspecto alguno de su declaración, a pesar de haberlo citado, y de que su declaración fue realizada delante de los policías imputados, mientras continúa privado de su libertad.  


No importa si los juicios abreviados son utilizados para extorsionar a los pibes, para que reconozcan cosas que  no hicieron a cambio de recuperar en menos tiempo lo más preciado que tienen: su libertad. No importa si las victimas/victimarios (para el Poder Judicial) no tienen acceso a una defensa real, que les informe, consulte, explique, o que garantice el acceso a una legítima defensa.
En definitiva, con una declaración que no se tuvo en cuenta, el resto de los testimonios que quedaron en pie durante las audiencias del juicio fueron de integrantes de las fuerzas policiales. 
Por lo que pudimos reconstruir (aún sin los fundamentos que estarán el 30 de mayo), Mario Nicolás Medina, quien manejaba el patrullero que perseguía el auto en el que iba Marcelo "El Pela" Montenegro, fue absuelto por unanimidad. Los otros dos, Emmanuel Alejandro Díaz y Diego Marcelo Calderón también fueron absueltos, a pesar de estar probado que de sus armas reglamentarias salieron 2 y 3 disparos. En sus casos el fallo fue dividido. Para absolverlos en este caso, los jueces, o bien justificaron el accionar de los efectivos policiales, haciendo lugar una vez más a la versión policial que sostiene respondían a un enfrentamiento, o bien les otorgaron el “beneficio de la duda” ya que durante el juicio oral no se logró probar de cuál de las dos armas (si de la Díaz o la de Calderón) salió el proyectil que mató a Marcelo Montenegro.  
Federico Paruolo, abogado de la querella, expresó al conocer el veredicto que “no esperamos esa resolución porque consideramos que las pruebas eran claras. Pero tenemos que esperar los fundamentos para hacer una crítica seria”



Un nuevo dolor

Rosa Montenegro, la mamá de Marcelo, no esperaba que la justicia le vuelva a fallar. “Nosotros no lo esperábamos, ya tenían todo planeado, apenas entramos no hablaron nada, nos hicieron esperar dos horas, cuando nos volvieron a llamar de nuevo y ni mí  abogado estuvo presente”. 
Rosa cree en Dios, y más de una vez nos dijo que ese Dios iba a tocar a los jueces para hacer justicia. Pero no. Hoy se encontró una vez más con la espera, esa que apuesta al desgaste y al cansancio. Esa espera por la que la citan a las 9:30 para dar el veredicto cerca de las 13:00. Esta espera que termina por absolver a los tres policías implicados, con un poder judicial que anoticia “devolverá las pertenencias” del Pela, pero también a los policías imputados,  ahora absueltos. Sus pertenencias son sus armas, con las que seguramente volverán a las calles. Las de Marcelo, un anillo. 
Rosa dice, no sin quebrarse entre la tristeza y la impotencia, que está decidida a seguir hasta lo último. Su compañera, Rosa Bru, la apuntala: "es lo mismo que les den el arma y les digan salgan a matar, la vida de un pibe no vale nada. Esta absolución se da en este contexto de avanzada represiva sobre los sectores populares y de retroceso en el respeto a los Derechos Humanos de parte del gobierno". 
"Desde la Asociación Miguel Bru vamos a apelar, y más temprano que tarde se hará justicia por el asesinato de Marcelo”, concluyó Rosa. Hoy, ante este nuevo atropello a las familias de barrios populares que ven morir a sus hijas e hijos en manos de las fuerzas represivas, y que ni siquiera consiguen justicia luego, volvemos a gritar: ¡Ni un pibe ni una piba menos!




*FM La Caterva, FM Riachuelo, Radio Gráfica, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino

Fotos: Juan Cicale. 
Seguir Leyendo
Nehuen presente: un barrio homenajeando



Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular*

La familia, junto a amigas/os y organizaciones sociales y políticas de La Boca realizaron una caravana “Nehuen Presente” e instalaron  una obra  en recuerdo de Neuhen Rodríguez, joven asesinado en 2014 por la entonces Policía Metropolitana. 

En una de las primeras tardes frías de este 2018, el barrio de La Boca rindió homenaje a un vecino que le fue arrebatado: Neuhen Rodríguez. El joven de 18 años fue asesinado por la entonces Policía Metropolitana cuando se dirigía con su motocicleta a celebrar el ascenso de su amado Club Atlético Huracán en la madrugada del 15 de diciembre de 2014. 

Roxana Cainzos, mamá de Nehuen, empezó, como acostumbra, agradeciendo “ante todo agradecerle a cada uno de ustedes que nos ha acompañado en este homenaje para Nehuen, mi hijo, que se estarían cumpliendo tres años y medio del asesinato  por parte de la entonces policía metropolitana”. Y explicó el por qué de la caravana “intentamos adueñarnos de lo territorial, de nuestro espacio, de La Boca, esta es la entrada, es algo significativo para todos nosotros”. Adueñarse del territorio para plantar la imagen de Nehuen como bandera. 



Ni un pibe, ni una piba menos

El 15 de diciembre de 2014 Nehuen Rodríguez estaba feliz. Huracán había regresado a la primera división, luego de golear a Atlético de Tucumán en Mendoza. Nehuen salió a festejar. En su motito, con su casco. De La Boca a Parque Patricios. Agarró la calle Brandsen para doblar en Ramón Carrillo, un móvil de la entonces policía metropolitana, que circulaba a mayor velocidad que la permitida, con sirenas apagadas en plena noche, cruzó la intersección de Ramón Carrillo y Brandsen en rojo, y allí embistió a Nehuen, que murió casi en el acto. La policía metropolitana, responsable de la muerte del joven, estuvo en la escena durante las primeras seis horas, a los integrantes del móvil policial, German Castagnasso (que conducía) y José Daniel Soria Barba, no se les sacó muestras de sangre hasta mucho tiempo después. 



La llegada al juicio oral y público, donde Germán Castagnasso fue imputado y condenado a tres años de prisión en suspenso como responsable de “homicidio culposo agravado “, estuvo plagada de trabas, suspensiones, esperas a las que el poder judicial somete a las víctimas, a las que el colectivo “Justicia x Nehuen” respondió con formas diversas y novedosas de organización con el objetivo de mantener a Nehuen en la memoria de todos y todas. La caravana que se realizó sigue ese itinerario. 

En el colectivo que se conformó, como tantos que se forman a lo largo y ancho del país para gritar que dejen de matar a los pibes, Roxy oficia de referencia (no sólo de lucha, sino de una forma de vida) de vecinos/as, organizaciones, compañeros/as de Nehuen (que recién había terminado la secundaria), artistas, queremos, medios de comunicación popular, niños/as, y tantos y tantas otras. 


Nehuen Presente

Una amplia convocatoria acompañó a Roxana Cainzos, su madre, y a familiares y amigas/os de Nehuen. La presencia de niños/as y jóvenes es tal vez algo a destacar. Incluso Roxy lo piensa y lo dice “estoy totalmente satisfecha que en el caso de mi hijo, muchas compañeras de él han entrado a militar, en distintos espacios, y ves que es una cosa hermosa, que es un avance, a partir de la desgracia que tuvimos que vivir, pudieron encontrar un camino que es la lucha y la organización”.

La obra la realizó Diego Castro, herrero y  vecino del barrio de La Boca, que lo recuerda a Nehuen con la camiseta quemera  “yo me lo acuerdo de verlo en el barrio con la camiseta de Huracán, y saludarlo por eso, somos tan poquitos los hinchas de Huracán”. Una inmensa estructura de hierro  con la cara de Nehuen, con su camiseta de Huracán, y la inscripción “Nehuen Presente” quedó plantada en la plazoleta  de entrada al barrio de La Boca, frente al Parque Lezama, en la intersección de Almirante Brown y Martín García. 




"Yo creo que no podría dormir si no luchara por mi hijo, porque es un pedazo de nuestra vida, de nuestra alma, siempre va a estar  con nosotros, siempre vamos a gritar y pedir justicia, lucha por sus vidas que nos han arrebatado” sostuvo Roxy. Y terminó llamando a luchar por todos los pibes “tenemos que seguir luchando por esta justicia social, por nuestros pibes que nos están arrebatando, cada día es peor, cada día es un caso nuevo. Tenemos que empezar así, tomando lo territorial, para nuestros hijos, para nuestros pibes del barrio, en su mismo barrio, para que estas cosas paren de suceder o por lo menos empecemos a dar la lucha que se merecen, porque son jóvenes, son vidas, son sueños, son muchas cosas que estamos perdiendo. No es para quedarnos de brazos cruzados, hay madres que luchan hace 41 años, por sus hijos muertos, desaparecidos, torturados  y nosotras intentamos hacer ese camino, de a poco, para algún día tener la justicia deseada, o al menos gritar por nuestros hijos que ya no tienen voz, es tan importante”.

En La Boca hay una banda, La Rondola Trompejolica, que a Roxy le gusta mucho, y, piensa, a Nehuen le gustarían también sus trompetas. Desede el comienzo acompaña la lucha de justicia por Nehuen, y que cerraron esta caravana, que insiste en recordar y homenajear también desde la alegría. 

En tiempos donde se profundiza la violencia institucional y desde el Estado se instalan discursos legitimadores del accionar de las fuerzas represivas, fue sumamente importante recordar y visibilizar las historias de nuestros pibes y pibas asesinadas. La unidad como ejemplo de acción, y el empuje de Roxy como motor de este poderoso colectivo que volvió a gritar: ¡Yo sabía, yo sabía / que a Nehuen / lo mató la policía / asesina!







*FM La Caterva, FM Riachuelo, Radio Gráfica, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino
Seguir Leyendo
Si la patronal nos jode el bolsillo le jodemos el bolsillo a la patronal.

Las y los trabajadores del subte nucleados en AGTSyP (Asociación Gremial de los trabajadores del Subte y Premetro)realizaron hoy una medida de lucha en la línea B, que va desde el barrio de Urquiza hasta la Catedral Metropolitana, que consistió en levantar los molinetes hasta las 12 del medidía. El reclamo es por las paritarias que cerró la UTA (Unión Tranviarios Automotor) en negociaciones con el Gobierno por un 15% en cuotas mientras que los índices en general dan que por lo menos es necesario un 30% de aumento en los salarios para enfrentar las políticas de ajuste de Cambiemos.






Dialogamos con David Carballo delegado de la AGTSyP en la estación terminal de Juan Manuel de Rosas quien nos comentó que hace un mes que llevan adelante estas medidas de fuerza y que en las bases se está discutiendo de profundizarlas porque el conflicto se dilata y las soluciones no llegan.



"Hay una política de criminalizar la protesta. Enviaron telegramas de desafuero hacia los delegados con sanciones de 5 días de suspensión que se van a hacer efectivas luego de la judicialización. También tenemos sanciones en el mismo tono para compañeros de base que se hicieron efectivos pero no pueden quedar esas sanciones" aclara David porque es una de las formas en que la patronal amedrenta a las y los trabajadores para desmovilizar cuando hay que accionar contra las políticas de empobrecimiento del salario.

Seguir Leyendo
Radialistas Feministas a favor del derecho al aborto legal seguro y gratuito

FM La Caterva presente en el encuentro de las Radialistas Feministas por el derecho al aborto legal seguro y gratuito. Radio abierta, juntada de firmas e ilustraciones de Ro Ferrer en vivo en otro martes verde más de lucha por el derecho a decidir.

Audio: lectura de la carte de las Radialistas Feministas.



"La deuda con las mujeres y con las personas con capacidad de gestar debe saldarse, por eso exigimos con firmeza a lxs diputadxs que consideren los argumentos expresados a favor del derecho al aborto por sobre los dogmas y los posicionamientos morales para que, de una vez, se apruebe la ley de Interrupción Legal del Embarazo (IVE)."



"Como radialistas feministas y protagonistas de la lucha cotidiana contra el patriarcado, entendemos que la ilegalidad del aborto trae consecuencias para todas las mujeres y personas con capacidad de gestar que desean discontinuar un embarazo; que son aún más graves para las más pobres. Y lo sabemos porque en nuestras radios tratamos responsable y comprometidamente esta lucha por su despenalización y legalización, pero también porque nosotras somos las que abortamos."


"Estamos a favor de la despenalización y legalización del aborto. Sostenemos que el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo debe estar garantizado por el Estado para que las mujeres y todas las personas con capacidad de gestar accedamos plenamente al derecho a la salud y a la autonomía sobre nuestros propios cuerpos."


"Nosotrxs decidimos, pero en sus manos está la oportunidad histórica de legislar a favor del aborto legal, seguro y gratuito por una vida igualitaria y de sexualidad plena para las mujeres y todas las personas con capacidad de gestar, para  terminar con la clandestinidad que atenta contra la salud y por la autonomía de la mitad de la población argentina."

Educación Sexual Integral para decidir
Anticonceptivos para no abortar
Aborto legal para no morir

#AbortoLegalYa
#AbortoNosotrasDecidimos
#RadialistasFeministas

 #ERF2018

Seguir Leyendo
Masacre de Pergamino: Alberto Donza, un comisario tras las rejas.


Alberto Donza es el comisario que desde abril de 2017 permaneció “prófugo” de la justicia y se entregó el viernes pasado. Es responsable de la muerte de 7 jóvenes en la Masacre de Pergamino: Sergio Filiberto, Federico Perrotta, Alan Córdoba, Franco Pizzarro, John Mario Carlos, Juan Carlos Cabrera y Fernando Emanuel Latorre. 

Las paredes de Pergamino tienen pegado su rostro. No porque el Estado haya empapelado en su búsqueda, sino por la lucha incansable de familiares y amigos/as de los 7 pibes masacrados el 2 de marzo en la Comisaría Primera de Pergamino. 

El día de la masacre Alberto Donza se encontraba presente en la comisaría. Fue imputado, al igual que el resto de sus compañeros, de “abandono de persona seguido de muerte”. Ese 2 de marzo de 2017 familiares de  los 7 pibes víctimas se agolparon en las puertas de la comisaría primera (ex centro clandestino de detención). Algunas madres habían sido alertadas por mensajes de texto “mamá vení rápido que nos mata la policía”. Otras, estaban llevándole la comida que el Estado no garantiza a quien está privado de su libertad. 



En la puerta no las dejaban pasar pero tampoco les decían nada, pocos días después de la masacre, Daiana, hermana de Federico Perrota, contaba esos minutos: “en un momento empieza a salir humo, primero sale muy poco humo y no le dan importancia. A los cinco minutos empieza a salir mucho humo negro, en cantidad, llegaba hasta la mitad de la cuadra. Pasaron 15 minutos hasta que llegaron los bomberos, y otros 40 minutos desde que llegaron hasta que pudieron entrar a la celda porque la llave de la celda no la encontraban, nadie sabía dónde estaba la llave, ninguno la tenía”. El relato contiene la síntesis de ese día: un pequeño fuego, controlable, luego empieza a tomar la celda 1, donde estaban los 7 pibes. Los policías no llaman a los bomberos hasta 15 minutos después de iniciado el incendio, la llave de la celda 1 no aparece durante otros 20 minutos. Los pibes se mueren gritando auxilio, en los oídos de la inhumanidad de los integrantes de la fuerza policial. Que luego sale a gritar el listado de nombres, de “fallecidos”. Son 7. 


Es en este momento tan terriblemente doloroso donde nace la organización de familiares y amigos de los 7 pibes “Justicia x los 7”.  Ahí, como dicen ellas, (porque son la mayoría mujeres) del dolor profundo y la bronca nació la lucha. El grito de justicia. Que marchó todos los 2 de cada mes por las calles, muchas veces indiferentes de Pergamino, que fue a reuniones, que hizo festivales, que vendió pizzas, que empapeló con la cara del prófugo Alberto Donza toda la ciudad de Pergamino, que hizo remeras, banderas con las caras de sus pibes. Que aprendió que no es un policía que es toda la institución. Y que consiguió que hoy Alberto Donza se entregue, no porque él lo quiso, sino porque ellxs lo obligaron a hacerlo, porque ya no le quedaba margen ni redes de poder que lo pudieran sostener.

En el 2017, el Poder Judicial, que siempre hace esperar a las víctimas, tardó un mes en ordenar la detención de los 6 imputados por la masacre: el oficial de servicio Alexis Eva, la ayudante de guardia Carolina Guevara, el teniente primero Sergio Rodas, los imaginarias de calabozos Brian Carrizo y Matías Giulietti y el comisario Alberto Donza. Para entonces, abril de 2017, Alberto Donza ya se había dado a la fuga. 

En este tiempo que pasó los encargados de buscarlo fueron los mismos policías, sus compañeros. En este tiempo, sus abogados hicieron hasta lo imposible para “negociar” su entrega en “mejores condiciones”. A lo que más le temen los amos y señores de todos los penales y comisarías del país, parece ser, es a las rejas. Pretendían que el comisario espere el juicio en libertad. Pero no. Hoy, luego de más de un año “prófugo”, Alberto Donza dormirá en un penal. Por la lucha incansable de este grupo colectivo Justicia x los 7.
Seguir Leyendo
"A mi hijo lo mató la policía"

Un sábado de abril por la mañana fuimos a Ciudad Oculta a encontrarnos con Rosa, la madre de Marcelo Montenegro (Pela para todos/as en el barrio), un pibe que mató la policía en 2012, un pibe de barrio, un hijo, un amigo, un hermano. El juicio por su asesinato se está desarrollando en el Tribunal Oral y Criminal N° 30 y están siendo juzgados tres miembros de la fuerza policial, Emmanuel Alejandro Díaz, Mario Nicolás Medina y Diego Marcelo Calderón.

Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular*

Rosa y Mía mamá y hermana de Pela 


Rosa nos fue a buscar a pocas cuadras de donde nos dejaba el colectivo. Llegó con Mía, hermana del Pela, su hija menor, su compañera. “Ella me sostiene a mí”, nos dijo en el camino de unas cinco cuadras hasta la casa, donde ya empezó la charla. Llegamos al pasillo que nos llevó hasta su manzana. Al abrir la puerta, la primera imagen fue un cuadro con la foto gigante del Pela, colgada de la pared del comedor, que sostenía en su marco otra foto de él cuando era bebé en los brazos de alguna familIar. De fondo, la pared no es pared sino paisaje de verde y río, un mural que hizo un pintor del barrio para poner la foto del Pela allí. 

En una mesa grande, entre mates dulces y facturas golpeadas de algún viaje en colectivo, casi sin darnos cuenta empezó la conversación. Interrumpimos sólo para avisar que daríamos Rec en el grabador. Casi dos horas hablamos de Pela, del barrio, de los pibes, de las adicciones. De la policía, la “inseguridad”. Del adentro y del afuera. De antes y de ahora. Lo que sigue intenta narrar el encuentro de ese sábado nublado, con Rosa, la mamá de Pela; Ezequiel, su amigo de la infancia; su hermana Mía; Horacio y José, dos de sus tíos; Matías, su primo. Y muchos otros vecinos a los que no entrevistamos, pero se fueron sumando en el recorrido que, luego de la charla, hicimos por algunos lugares del barrio, como la esquina, lugar preferido del Pela.

Vale compartir que no está claro el por qué del nombre del barrio, Ciudad Oculta. Según una versión, la razón sería a que desde la Avenida Eva Perón no es posible ver el barrio que nace allí; pero hay otra: que el intendente de la dictadura, Osvaldo Cacciatore, construyó un muro en el marco del Mundial de Fútbol del '78 para "ocultar" el barrio de los ojos de turistas.

Matías, primo. Ezequiel, amigo del Pela 

Un poco de historia, quién era Pela

Ezequiel nos cuenta: “al Pela lo conozco desde los 6 años... Toda una vida juntos. La infancia, jugar acá, crecer juntos, más amistad que la que tenía con él no existe", relata. Y sucede eso que pasa cuando hablamos de las personas que extrañamos mucho, intentamos explicar que no vamos a aceptar la muerte así como así. “Te soy sincero, yo hasta ahora no fui al cementerio, porque él está conmigo, es así, no puedo ir”

“Nosotros fuimos a la escuela ‘Nuestra Señora de La Paz’. Y a él le gustaba dibujar. Hacía dibujos tipo Animé”. Rosa sonríe, como si el recuerdo apareciera en el relato de Ezequiel, y agrega: "también le gustaba desarmar cosas para arreglar. Desarmaba todo. El control remoto, cuando llegabas, estaba todo desarmado. Y cuando enchufabas algo… PAFF, explotaba todo". La mesa transita, entre risas cómplices, de la felicidad del recuerdo a la tristeza de la ausencia.

-Y el fútbol ¿le gustaba?

-Eze: Sí, él jugaba. Pero no era muy bueno... Él se copaba en todas, vos le decías ´¿vamos acá?´, y él te bancaba. Muy compañero.

-Rosa: Algunos amigos le decían ´pata dura´. ¡Se ve que no era muy bueno en el fútbol!

La esquina de Pela, aún lleva su nombre en las paredes 
Por momentos las sonrisas hacen una pausa y Rosa recuerda con detalles la semana anterior al asesinato. "El lunes antes fuimos a comprar zapatillas a Liniers, me acuerdo que ese día nos reímos un montón". Mía su hermanita menor, también lo recuerda con mucho cariño: "Él nos cocinaba. ¡Hacía cosas ricas!”, Rosa agrega sonriendo: “sí, se hacía el cocinero, ¡hacía unas cosas más raras!"

Nos cuentan que Pela acompañaba siempre a Rosa a la Iglesia cuando era chiquito, y que ya de grande empezó a renegar con ese Dios que para muchos existe. “¿Por qué no le decís a tu dios que me ayude a cambiar?”, le decía el Pela a Rosa, ya cuando había dejado de ser chiquito, en la adolescencia, cuando sentía la necesidad de cambiar, que mucho tenía que ver con dejar de consumir. Matías, su primo, suma: “él respetaba mucho“. Y después agrega: ”era divertido el Pela, nos gustaba tomar unas Cocas en la esquina. A él le gustaba la esquina”


Las realidades en las villas

La Avenida Eva Perón es, además de una de las entradas a la Ciudad Oculta, el límite entre Mataderos y Villa Lugano. La Oculta es en realidad parte de Villa Lugano, pero como su nombre lo indica, también es una ciudad en sí misma. En 2012, a partir del reclamo vecinal por mayor “seguridad” en el barrio, como en otros cinco más, comenzaron a ingresar los "trinomios" (grupos de tres policías juntos), de la Comisaría 48. “Los trinomios los pidieron los del barrio, se juntaron cinco barrios y los pidieron. Por eso aparecieron. Por la inseguridad”, cuenta Horacio, uno de los tío del Pela, pero aclara: “era para cuidar, no para pegarle a los pibes”, que es de hecho lo que terminó sucediendo con los trinomios y los pibes de las villas en edades adolescentes. Rosa sigue: “Siempre el débil es el pibe de acá porque ellos tienen autoridad y cualquier cosa les dan un par de cachetazos”. También nos cuenta que en algunas ocasiones, al saber que la policía había detenido pibes, para quedarse tranquila de que no fuese ninguno de sus hijos, se acercaba a mirar y la policía la echaba gritándole. “¿Usted qué se mete?, ¡vaya para su casa!". Como tantas madres, antes de que la policía asesine a Pela, Rosa intentaba enseñarles a sus hijos “respeto”. Suponía que, de esa forma, evitaría el maltrato al que las fuerzas de seguridad acostumbran a los pibes. “Yo a mis hijos siempre les enseñé respeto. Y a veces ellos me decían: ´Mami nos meten cada cachetazo cuando estamos en la esquina´, y yo les decía: respeten. O a veces les decía quédense en casa, pero con 20 y 21 años, no los puedo tener atados acá en mi casa. Ellos tienen que salir, como yo también anduve a los 18,19”.

Ezequiel relata: "Cuando nosotros éramos chicos empezábamos a juntarnos y a caminar. Por ahí salíamos de acá a un cyber y a cualquier lado era pararnos, y hablarnos mal. Por el sólo hecho de salir de acá. A mí me gusta la ropa deportiva, y todos los días era pararnos, hacernos sacar las zapatillas. Nos conocían. Todos los días nos paraban los mismos”.

El “hecho de salir” se volvía un conflicto en la adolescencia de Ezequiel y Pela. Ezequiel nos comparte la frontera, como límite, que se siente entre el adentro y el afuera: “uno acá dice salir afuera y no es salir afuera, es la misma ciudad. Y uno lo dice, y no estamos saliendo afuera de nada, es una cuadra más, pero es afuera para nosotros”. Ese afuera tiene que ver con el desprecio que sienten al salir: “yo siento que hay un odio de afuera para adentro. Me acuerdo de caminar y escuchar ´a estos hay que matarlos a todos´. Y yo estaba caminando, no había hecho nada”. Ezequiel relata desde la costumbre, pero también desde el desconcierto de quien es el destinatario del odio de “los de afuera”. “Hay personas que lo agarran para el rencor, a mí me dan más ganas de demostrar que yo no soy así”. En esa manera simple de contar algo tan doloroso, puede notarse la sensación de vivir dentro de un guetto. Lo más tremendo, seguramente, es que todos lo tengamos naturalizado. Los de adentro y los de afuera. Por eso es valioso que Ezequiel lo ponga en palabras, que quizá sea la mejor manera de desnaturalizarlo.

Mientras gira el mate, la charla se da distendida. Ya casi sin hacer preguntas, sino que cada quien va sumando recuerdos, anécdotas, armando un relato que nos acerca quién fue Pela, cómo era con sus seres queridos, y por qué se lo extraña tanto, además de pintar un panorama del rol de las fuerzas de seguridad en la villa.

Rosa, como tantas madres, se quiebra y llora cuando cuenta sobre la adicción de su hijo. Ezequiel agrega: “acá lamentablemente hubo muchas muertes así, a mí lo de Pela me lo contó mi sobrino, como si fuera una muerte más. Y para mí no era una muerte más . Era mi amigo”. Y reflexiona: “ahora es distinto. Los pibes juegan a la pelota. Antes todos pasaban por la droga. Ahora hay canchitas, está la parroquia”.

Matías, primo de Pela, sigue hablando de cómo los trata a diario la policía “yo no consumo, pero me paro en la esquina a tomar una cerveza y varias veces (los policías) pasan, te miran, y yo nunca me quedé, porque yo sé mis derechos también. Yo me puedo quedar ahí tranquilo a tomar una cerveza” y denuncia: “varias veces que te revisan apuntan con armas todo. Yo lo que noto es que hay mucho abuso de autoridad”. Rosa hace una diferencia entre aquellos tiempos de Pela y sus amigos adolescentes, con el hoy: “ahora ya no nos callamos más, les decimos. Hay muchas denuncias contra ellos, por eso se calmaron. Ya hasta a los grandes le pasa”. También Ezequiel cuenta: “hoy en día al menos a mí no me joden, pero antes era salir y ´sacate las zapatillas´, ´sacate las plantillas´ y por ahí pasaba otro pibe que era igual que yo pero era de afuera, y no pasaba nada. Hasta que yo pensé que era algo normal, y no era algo natural. Pero bueno… todos los días nos veían y nos paraban. Ya nos sacabamos las zapatillas antes de que nos pararan”.

Esa semana

A Marcelo Montenegro lo asesinan en la madrugada del Sábado 7 de julio del 2012. Iba en un Twingo denunciado como robado junto a Nahuel Maturano. No estaban armados. La policía los persiguió, la policía les disparó, uno de los disparos entró por atrás en el asiento del acompañante en el que iba el Pela, y fue el que le causó la muerte. El auto chocó en Piedrabuena y Saraza. Pasaron casi cinco años, pero Rosa recuerda los días de esa semana y los relata como si hubieran sucedido ayer. “Me acuerdo el lunes de esa semana. Le digo se están portando re bien los tres. Vamos a ir y les voy a regalar unas zapatillas a los tres”. Los tres son sus tres hijos. “Ese día nos fuimos a comprar a Liniers, nos hemos reido, estabamos re bien los tres ese lunes”. El martes el Pela estaba más o menos, Rosa pensaba, por lo que charlaba con amigos y familia, que tal vez el Pela tenía abstinencia, necesitaba consumir. El jueves se fue, salió: “vino para acá y se puso las zapatillas, y me dijo voy a la esquina así le muestro las llantas que tengo. Esa semana se sacaba fotos de todos lados, ponía en el Facebook. Me dijo ahí vengo, ahí vengo”. Rosa no quería que el Pela se llevara las zapatillas, porque algunas vecinas ya la habían alertado: “hay unos hombres allá atrás que venden coso, por las zapatillas les están pidiendo, así le dan a cambio droga”. Al día siguiente, el viernes, Pela pasó por su casa, y Rosa intentó hacerlo entrar, pero no lo consiguió. “Voy a la esquina, me estoy portando bien. Me dice: ‘Mirá má, te dejo el manojo de llaves y a la noche vengo a dormir’”. Rosa señala la foto inmensa que está en el comedor y nos dice: “ven, así siempre llevaba las llaves colgadas. Dejó el manojo de llaves, salió corriendo y se reía. Y ahí quedamos…”. El ahí quedamos es, en este caso, terriblemente literal.

El día del asesinato

.....Reconstruir el principio ...

“Alguien pasó a la madrugada y me dice parece que el Pela cayó preso. Al ratito vino mi hermano y me dice: ‘Rosi, fíjate que el Pela cayó preso con el chinito’. Yo no sabía ni quién era el chinito”, empieza Rosa a reconstruir esa madrugada. Llamó varias veces a la comisaría 48 pero le dijeron que allí no había nadie. Que llame más tarde. Ezequiel, su sobrino esa mañana de Sábado le insistía para ir a comprar, con la tarjeta de crédito, un celular. Hasta que la convenció. “Vamos porque tengo que ir a ver a Pela, que no sé qué le pasó”. Hasta ahí pensaba, como le habían dicho, tal vez estaría preso. Rosa recuerda que regresando de comprar el celular, apurada para ir a ver qué pasaba con su hijo como el colectivo 5 tardaba mucho le preguntó al colectivero qué había pasado y le respondió “hubo un choque, un coche encastrado en una pared”. Ese coche, Rosa aún no lo sabía, era el Twingo en el que iban Pela y Nahuel. Cuando llegó de regreso a su casa confirmó lo peor. “Estaba la Gaby, la Ethel y me dicen ‘vino la mamá del chinito y dejó dicho que parece que a Pela lo mataron. Andá a la comisaría’”. Ahí fue, en el auto de su vecina Gaby.


Saraza y Piedrabuena,  donde choca el auto contra el paredón. 

La espera y el silencio en la comisaría 48

“Cuando llego, pregunto por mi hijo y me decían que espere sentada. A toda la gente que iba la atendían rápido, y a mí no. Escuché que una señora decía: ´hay que matarlos a esos villeros, está bien que esté muerto´. Entonces me altero y empiezo a preguntar otra vez: ´yo quiero saber dónde está mi hijo porque el pibe está acá, Y dónde está mi hijo. Si dice que está con chinito. El chinito esta acá y dónde está mi hijo’”. En eso llegó una ambulancia a la comisaría, Rosa sigue el relato con cada detalle. “La doctora me lleva para la cocina, y cuando entro había un montón de policías ahí adentro de la cocina. Y todavía sin darme cuenta, uno me dice: ´¿qué le pasó a la señora que está así?´ Y yo todavía le contesté y le dije, parece a mi hijo le pasó algo, parece que lo mataron a mi hijo. ´Si le paso algo le van a decir, quédese tranquila´”, Rosa cuenta esta situación, y parece volver a sorprenderse con el cinismo de ese oficial; cinismo del que esa noche, en medio de la desesperación, no se percató. “La doctora me dio una pastilla, me hice la que tomé porque ni tomé la pastilla esa que me dio. Me di la vuelta y ahí salí, atrás de ellos (los policías). Ahí nadie habló nada. Nadie dijo nada”. Lo único que hicieron en algún momento, ante su desesperación, fue gritar: “¿Qué están diciendo que acá hay un muerto? Acá no hay ningún muerto”. Rosa se fue de la comisaría 48 sin que nadie le dijera nada. Y a las las 8 o 9 de la noche llegó un llamado. “La llamaron a mi sobrina y a mi sobrino, y les dijeron que tenían que ir a reconocer un cuerpo. Fuimos nosotros a la morgue. Nos dijeron que tenía un disparo en el tórax y cuando dicen que tenía unas letras góticas y un tatuaje que decía 'Rosa´, ahí supe que era él. Tenía un tiro en la boca y otro en el cuello. Un rato después viene un policía y me pregunta ´su hijo se llama Maturano Nahuel?´, ´No´. 'Ay, disculpe señora, pero tiene que hacer todos los papeles de nuevo´. Una vergüenza. Y hasta me hicieron ir a reconocer el cuerpo de nuevo... Le pregunté al Señor ¿Qué pasa? si el es un pibe bueno, no andaba con armas, ni nada". Lo que había pasado allí no es sencillo de creer, aunque sí de explicar: el Pela estaba muerto pero figuraba con el nombre de su amigo, que había sobrevivido.

Luego de la noche del velorio, su hija le dijo: "Mamá, a Pela lo mató yuta, pumm", "y ahí se me aclaró todo, gracias a Dios", contaba Rosa.

Testigos y amenazas

Hubo una persona que dice haber visto todo, pero no quiere declarar. Las cosas no son sencillas cuando los implicados son los integrantes de las fuerzas de seguridad. Pero a Rosa le contó que estaba esperando a su hijo y se escuchó el estruendo del choque. Que salió a mirar y escuchó varios disparos, vidrios rotos y puteadas de la policìa, y que después llegó la ambulancia. También dice haber visto que a Pela una zapatilla le quedó adentro del auto y que tenía la ropa cortajeada, por lo cual intuye que lo sacaron a la rastra del auto. “Después fui con una asistente social al Santojanni, y no me querían dar informes de cómo había entrado mi hijo. Ahí empecé a buscar abogado”, relata Rosa.

“A los días me empezaron a llamar unos tipos al celular, haciéndose pasar por paraguayos y querían sacarme datos de Marcelo, decìan que querían darle trabajo. Y yo les dije que a mi hijo lo mató la policìa. Después me llamaron amenazando, diciendo que sabían dónde vivía yo”.

El auto en el que iba Pela cuando lo mataron estuvo varios días en el mismo lugar, “cuando voy a ver el auto, ahí en Piedrabuena, vino un patrullero y me miraba fijo, mientras yo sacaba fotos. Fui a hacer la denuncia por amenazas (no a la Comisarìa 48 porque se que ahí te la borran), fuimos a la fiscalìa. A los días llega uno de la 48 y me dice: `cualquier cosita que necesites vos llamá que te atendemos. Lo que necesites, llamás urgente a los trinomios’, y me querían hacer firmar un papel. Me niego a firmar y al entrar llamo a la abogada, que me dijo que no firme. Al otro día tenía todo el pasillo lleno de gendarmes. Un año y medio tuvimos a los gendarmes en la puerta, me querían acompañar a todos lados. Y no dejaban pasar a los policías de la 48. Yo les peleaba. Hasta un día me dijeron que deje la ventana abierta para saber si estaba durmiendo”.

Pirmos, tíos, mamá, hermana y vecinos del Pela

Así, entre amenazas y gendarmes “cuidandola”, pasaba Rosa los días luego de que la policía asesinara al Pela. Habiéndose convertido en investigadora de la propia muerte de su hijo, porque al igual que en otros casos como éste, el Estado no se esmera en buscar pruebas de los asesinatos de pibes de las villas a manos de las fuerzas de seguridad. Y las madres se convierten en el motor incansable. Consiguen pruebas, testigos, abogados que asuman las causas con compromiso.

Rosa habla del apoyo que le dio la Asociacion Miguel Bru y su familia, que es numerosa. Pero no siempre pueden ir a las audiencias del juicio que se está desarrollando, porque son en horarios laborales. Ezequiel, su amigo de toda la vida, también dice le gustaría ir pero trabaja en una fábrica y se le complica. Antes de terminar esta extensa charla, volvemos al recuerdo de Pela, que nos ronda durante las casi dos horas de conversación. Le gustaba mirar los rankings, la salsa, la cumbia colombiana y el rock nacional (Callejeros, Viejas Locas) porque, como nos recuerda Ezequiel, el barrio en el que se criaron juntos es muy musical.

La Oculta sigue llena de policías. Los trinomios que llegaron en 2012 aún patrullan las calles del guetto. “Yo con la policía mucho no me llevo. No porque sea un delincuente ni nada, pero yo en ellos la verdad es que no confío. No me interesa nada con ellos”, termina Ezequiel.

El juicio por el asesinato del Pela se está desarrollando. Los jueces que integran el Tribunal Oral N° 30, Guillermo Enrique Freile, Luis María Rizzi y Marcela Monica Rodriguez, tienen en sus manos la posibilidad de fallar y condenar a Emmanuel Alejandro Díaz, Mario Nicolás Medina y Diego Marcelo Calderón, los tres policías imputados como coautores penalmente responsables del homicidio culposo de Marcelo Montenegro. Hoy se desarrollaron los alegatos de la fiscalía y la defensa. Que los condenen es urgente y necesario. Por el Pela, por Ezequiel, por Matías, por todos los pibes que mataron, y por todos los pibes a los que hostigan, a diario, en los pasillos de cualquier barrio.

*FM La Caterva, FM Riachuelo, Radio Gráfica, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino
Seguir Leyendo