Open top menu



(Enredando las Mañanas)
Hoy, 27 de Enero, se cumplen 17 meses de la masacre de Iguala. Compartimos la nota que le realizábamos a Román Hernández, integrante de Tlachinollan Centro de Derechos Humanos de la Montaña, desde Enredando las Mañanas en el contexto de un nuevo ataque que estudiantes de la Escuela Normal Isidro Burgos de Ayotzianapa sufrían el 11-11-2015 a manos de las fuerzas federales y el ejército en Tixtla (Gurerrro, México). Además, Román realizaba un balance de las respuestas institucionales en 14 meses (que ya son 17) de desaparición de los 43. El rol de los medios alternativos.


“La actitud del Estado Mexicano es de desprecio, de mentiras y de estigmatización de los estudiantes”

Román Hernández, integrante de Tlachinollan Centro de Derechos Humanos de la Montaña (Guerrero, México)  dialogó con Enredando las Mañanas sobre el nuevo ataque que estudiantes  de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzianapa sufrieron el 11-11 a manos de las fuerzas federales y el ejército en Tixtla (Gurerrro, México). Además, Román realizó un balance de las respuestas institucionales en estos 14 meses de desaparición de los 43. El rol de los medios alternativos.


Nuevo ataque contra estudiantes de Ayotzinapa

ELM: ¿Qué pasó el 11-11 con los estudiantes normalistas de Ayotzinapa en Tixtla (Guerrero)?

Román Hernández: El pasado 11 de Noviembre los normalistas de Ayotzinapa fueron nuevamente víctimas de la brutalidad policíaca. Esto se da en un contexto en el que las movilizaciones para exigir la aparición con vida de los 43 continúan, en el sentido que no ha habido la capacidad por parte del Estado mexicano para ofrecer la verdad de lo que ocurrió el 26 y 27 de septiembre de 2014, y en ese sentido los estudiantes siguen generando condiciones para continuar las movilizaciones de protesta, de exigencia de aparición con vida de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos hace ya 14 meses. En ese contexto los estudiantes realizaron unas actividades de boteo, de recolección de recursos y sobre todo de la obtención de autobuses para el traslado de los contingentes  para el 26-11 que se va a realizar una marcha en la ciudad de México, para exigir la presentación con vida, y en ese contexto  los normalistas estaban realizando una actividad para juntar recursos y de juntar algunos autobuses cuando fueron interceptados y atacados de manera brutal por elementos de las policías departamentales y también las corporaciones federales, la policía federal, y elementos del ejercito mexicano. Interceptaron a los normalistas, los obligaron a detener los autobuses y les propinaron tratos crueles e inhumanos. Una serie de acciones de brutalidad policíaca que no se pueden mencionar como “uso excesivo de la fuerza” sino que fueron actos de brutalidad policíaca los que fueron propinadas y el resultado en concreto es que hay 8 de los normalistas de Ayotzinapa se encuentran gravemente heridos y varios de ellos todavía hospitalizados.

Durante los hechos varios fueron golpeados, 13 fueron detenidos que en un principio fueron más, sin embargo la presión social, la movilización que se dio generó que la mayoría de los estudiantes fueran liberados de inmediato, y los últimos 13 que estaban detenidos hasta la noche del 11 fueron liberados, y puestos a disposición de la comisión estatal de derechos humanos en el estado de Guerrero para que  fuera certificadas sus lesiones. Al día de hoy ya los normalistas que también se perdieron en el cerro, intentando escapar de la brutalidad policíaca, ya se reportaron a la normal, y todos los detenidos fueron liberados. La preocupación que se tiene sobre todo ahorita es principalmente los estudiantes heridos, pero  también toda la campaña de estigmatización que existe desde las instancias oficiales, que criminaliza a los estudiantes, que trata de generar un ambiente de crispación en México y en el mundo, también de desinformación, tratando de desviar la atención de la demanda principal que es la presentación con vida de los 43 estudiantes, desparecidos hace 14 meses. Obviamente también está el incumplimiento en la implementación de las recomendaciones emitidas por el grupo interdisciplinario de expertos independientes de la  Comisión Interamericana de DDHH , este grupo se ha dedicado a realizar la investigación de la desaparición y ha hecho una serie de recomendaciones que  van dirigidas la reformular la  investigación, el Estado mexicano a demostrado su incapacidad para realizar investigaciones científicas, que puedan garantizar verdad y justicia a quienes son victimas de violaciones a DDHH. Este grupo de la CIDH ha realizado una serie de recomendaciones que son tendientes a re-formular la investigación y a seguir con la búsqueda. El Estado mexicano con estas acciones de violencia, de brutalidad policíaca que comete contra los estudiantes es parte de una campaña  de estigmatización para desviar el foco de atención central, que es la demanda de presentación con vida y obviamente que termine la violencia de Estado. Ya no puede ser permisible a esta altura, donde México se presenta antes los ojos de la comunidad internacional como una democracia que fluye, que crece, estable, que se sigan cometiendo estos actos de brutalidad policíaca que lo único que reflejan es la crisis que existe en cuanto a las instituciones, la falta de transparencia en los protocolos de actuación de las fuerzas publicas y obviamente en el desprecio que se muestra a través de estas acciones de brutalidad policíaca hacia los estudiantes e incluso hacia los pueblos originarios que reivindican el ejercicio y la vigencia de sus derechos.

14 meses de lucha vs 14 meses de desprecio del Estado Mexicano

ELM: ¿Cuál es el balance de la respuesta por parte de los  distintos estamentos del Estado en estos 14 meses de desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa?

Román Hernández: En general la respuesta del Estado Mexicano sobre la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa ha sido muy limitada y también muy cuestionada. Pareciera que el estado mexicano lo que esta haciendo con las investigaciones que realiza es evitar que se conozca la verdad de lo que ocurrió ese 26 y 27 de septiembre de 2014, y hay evidencias de que las investigaciones que ha realizado el estado mexicano están dirigidas ha ocultar la verdad, a no dar  con los responsables de la desaparición de los estudiantes y a no mostrar públicamente lo que ocurrió con ellos, dónde están, su paradero. Es importante mencionar que el Estado mexicano ha actuado con un desprecio y con un desdén particular respecto de la desaparición forzada de los estudiantes desde un inicio. En un inicio el presidente Peña Nieto dijo que este hecho de la desaparición era un problema de índole local, que el gobierno federal no tenía por qué verse involucrado, y que debía ser resuelto por las autoridades locales de Guerrero. Sin embargo, la presión a nivel internacional, la difusión y proyección a  través de los medios alternativos y los comerciales, y las redes sociales generó  que  el Estado mexicano deba cambiar la forma en la que estaba asumiendo esta violación a los DDHH y fue así que de a poco comenzó a involucrarse y a asumir la responsabilidad de la investigación. Eso fue en octubre, y en diciembre de 2014 Peña Nieto llamaba a la sociedad civil a superar el dolor de Ayotzinapa y a dar los pasos siguientes para seguir haciendo de México una Nación próspera, como dicen eufemísticamente quienes detentan el poder político. Mostrando en esa actitud todo el desprecio que siente sobre los pueblos, sobre los estudiantes. Eso generó que el 27 de enero de 2015 el Estado mexicano diera a conocer lo que llamaron la “verdad histórica”. Armaron una versión para decir que los estudiantes habían sido asesinados e incinerados en un basurero y que sus cenizas habían sido regadas en un río. Después de la investigación del grupo de expertos independientes fue demostrado que la “verdad histórica” era  la “mentira histórica”, que fue presentada ante los padres y madres de familia, la sociedad civil a nivel internacional, e incluso a los gobiernos de otras naciones. El mundo entero está siendo objeto de una mentira oficial, que lo que busca es evitar que se conozca la verdad de lo que ocurrió el 26 y 27 de septiembre.
Una demanda muy puntual de los familiares de Ayotzinapa es entrevistar al ejército, que el grupo interdisciplinario de expertos independientes interrogue a los elementos del ejército mexicano que se encontraban esa noche en las inmediaciones de donde ocurrió la desaparición forzada. Hasta este momento el estado mexicano se ha negado a que esta diligencia, esta entrevista  hacia los militares del 27 batallón de infantería con sede en Iguala, se realice. Lo que preocupa es que no haya una apertura completa para que el grupo de expertos pueda realizar esta investigación sobre lo que realmente ocurrió con los estudiantes. Lo que quiero decir con todo esto es que la reacción del Estado mexicano hacia la desaparición de  los estudiantes ha sido de desprecio, de mentiras, y peor aún ha utilizado muchos medios de comunicación para imponer una mentira histórica. Han hecho de todo, hasta películas que recrean el supuesto momento en que los estudiantes fueron incinerados, para tratar de imponer por otras vías distintas a las noticiosas esta mentira histórica. Lo más grave y más reciente es que se descubrió es que los estudiantes y padres de familia están siendo objetos de vigilancia y  monitoreo, y se están filtrando llamadas telefónicas privadas hacia medios de comunicación que las utilizan para estigmatizar al movimiento estudiantil, y tratar de vincular a los estudiantes con grupos de la delincuencia organizada. Esto es lo que ocurrió con uno de los sobrevivientes de esa noche, Omar García, que es quien ha denunciado de manera abierta que los militares estaban la noche de la desaparición en Iguala. Los periodistas que filtraron estas llamadas sugieren que los estudiantes son integrantes de  un grupo de la delincuencia organizada, y nuevamente se desvía la atención de la demanda central que es la presentación con vida de los 43. Estamos ante una actitud de desprecio, de represión constante, de brutalidad, de corrupción  y de impunidad, que es lo que engloba cuando uno menciona o hace referencia a las instituciones de gobierno dentro del Estado mexicano. Queremos recalcar que el ataque contra los estudiantes de la normal de Ayotzinapa también es un ataque contra los pueblos indígenas de México y de América Latina y que eso ha generado que la indignación crezca todavía más y que la exigencia de la aparición con vida sea una exigencia que tenemos vigente y que los padres y las madres con su lucha, con su dignidad, siguen abanderando las actividades. Queremos llamar también a toda la sociedad que nos esta escuchando en Argentina, a la audiencia de la Red Nacional de Medios Alternativos en Argentina a que se sigan sumando a las actividades cada día 26 de cada mes, los padres y madres siguen saliendo a la calle a exigir la presentación con vida de los estudiantes y al mismo tiempo garantías reales de no repetición. En México, ni en ningún otro país de América Latina se puede volver a  vivir una situación de desaparición forzada como las que tanto  han dolido a nuestros papas, mamas, abuelos, sociedades, y que tanto indignan la memoria colectiva.

La importancia de los medios libres

ELM: Nos sumamos a tus palabras y queremos puntualizar la importancia de los medios libres tanto allí en México como aquí en Argentina para desterrar todas las injurias que desde los malos gobiernos se quieren instalar en relación a los estudiantes normalistas de Ayotzinapa

Román Hernández: Sumarnos a este reconocimiento del laburo de los medios libres, alternativos o como se llamen. Es muy importante que sigan realizando esta actividad de informar desde las otras fuentes de información. Agradecemos mucho que nos den este espacio, a través de nuestra voz pueden escuchar a mas de 43 familias que siguen buscando a los estudiantes, los estudiantes que siguen exigiendo la aparición con vida de sus compañeros, de una sociedad harta de la violencia de Estado, de los pueblos originarios que también están hartos del desprecio, del despojo, de la  explotación  y la represión. Valoramos mucho todo este trabajo que están haciendo desde la RNMA en Argentina y les mandamos un saludo afectuoso desde la montaña de Guerrero y esperamos que podamos encontrarnos más adelante.

Testimonio de estudiante de la Escuela Raúl Isidro Burgos estudiante reprimido 11 de noviembre.

Nos encontrábamos haciendo una actividad, siempre realizamos actividades exigiendo por nuestros camaradas. Posteriormente, tras la actividad, veníamos en los autobuses, cuando llegamos a la parte del túnel donde nos empezaron a seguir los granaderos, los estatales.
Empezaron a agredirnos, a romper los vidrios de los autobuses, una vez que lograron romperlos  nos tiran el gas lacrimógeno adentro, tratamos de cubrirnos como pudimos. Tuvimos que salir porque nos estábamos ahogando. Después nos empezaron a golpear, nos daban puñetazos en la cara y a dar patadas.
Desde ahí nos subieron a la patrulla, estábamos varios encimados, mientras seguían golpeando a otros compañeros. Empezaron a decir que nos iban a matar, que si nos pasábamos de huevos nos iban a matar. “con nosotros no se van a meter”.
Yo pude salir por unos compañeros de prensa que se acercaron a donde estaba yo, y lograron sacarme de ahí, pero a los demás compas los siguieron golpeando y muchos fueron corriendo hacia los cerros.
Era la fuerza estatal la que nos agredió, también había federales en patrullas, pero la agresión vino por parte de las fuerzas estatales.

Cuando yo venía eran 3 detenidos, conmigo 4, pero a mí me lograron rescatar. Yo ahora vengo del hospital y estábamos con un compa que fue atacado por el gas lacrimógeno desde 2 metros, por lo que le abrieron la pierna.

Claves