Open top menu



El viernes 12 de febrero, mientras se realizaba una asamblea vecinal en el barrio de Villa Celina (La Matanza), Darío Julián “Iki”, militante del Movimiento Popular La Dignidad-Tupaj Katari-OPSA, sufrió un intento de asesinato por parte de un puntero del PRO quien, en complicidad con funcionarios del Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires y policías de la comisaría local, buscan convertir un espacio verde del barrio en un predio destinado a los negocios inmobiliarios. Conversamos con Franco “Niño” García, compañero de militancia de Iki e integrante del MPLD-MTK-OPSA

Por FM La Caterva

¿Podrías contarnos qué fue lo que sucedió con Iki en el día de ayer?

Darío es un compañero que se sumó hace un tiempo a la organización, es un militante de muchos años. El día de ayer, alrededor de las 9 de la noche, se estaba desarrollando la asamblea habitual en el barrio de Celina, de la localidad de La Matanza, donde estábamos terminando de organizar una actividad vinculada con la construcción de un jardín. Había muchos vecinos, unos 40, que estaban junto a Iki en la asamblea. El barrio tiene un conflicto con una Sociedad de Fomento y con una Cooperativa de Vivienda trucha que se llama Lozana. Ya había habido conflictos y amenazas en el barrio por parte de esta gente. Ayer se presentaron dos personas mientras realizábamos la asamblea, de treinta y pico de años, una mujer y un pibe. Le dicen a Iki que se la tienen jurada, que ya le habían avisado, que se la iban a pudrir, que estaba todo mal, que se dejara de joder con la Sociedad de Fomento. Acto seguido, los compañeros que estaban en la asamblea le responden, le dicen tomatelas, y él contesta “ahora vuelvo”. Se va. Vuelve al rato y empieza a agitarla a 80 metros de donde estaba la asamblea. Iki se para, se dirige en dirección a donde estaba esta persona, quien a 50 metros de distancia saca un arma, dispara y le da en el pecho. Terminamos en el Hospital Santojanni. Iki ahora se encuentra estable, con un tiro en el pecho que le perforó un pulmón y le tocó el hígado. Está estable, fuera de peligro, lo que no quiere decir que no se pueda complicar la situación.

¿Cuál es la responsabilidad en este hecho, no solo del puntero político que responde al PRO, sino también del Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires?

Estamos estudiando la causa. Las tierras en disputa en el territorio son propiedad del IVC, hace varios años el IVC hizo una cesión para el cuidado de esas tierras a la Sociedad de Fomento del barrio. Durante muchos años esta Sociedad de Fomento fue parte del barrio, con una dirección del barrio, y quienes estaban al cuidado de las tierras se encargaron de que sean un espacio verde. Hace unos años, cambió la dirección de la Sociedad de Fomento y empezaron los negociados inmobiliarios con la cooperativa Lozana. A la vez, retocan todo esto con Ivan Kerr y Emilio Basavilbaso, responsables de IVC. Ellos lo que hacen es cederle las tierras a esta cooperativa trucha. A partir de eso empieza un negocio mafioso. Esta cooperativa comienza la construcción de forma ilegal, porque la cesión que había no era para construir vivienda. Empiezan a construir vivienda de hecho y cortan los pluviales del agua, que eran el desagote natural del barrio, y levantan dos metros las tierras de ellos para la construcción. A partir de eso se inicia diversos conflictos en el barrio durante 2013 y 2014, hay infinidad de denuncias a la Municipalidad, al IVC, que nunca fueron contestadas, por el contrario, siempre respondieron con amenazas y apremios contra los compañeros del barrio que denunciaban el hecho. Lo que sucedió es que, a partir de estas obras, el barrio completo empieza a inundarse. Es algo muy similar a lo que pasó con el DOT Buenos Aires y el barrio Mitre. Elevan las tierras para la construcción, e inundan al barrio aledaño. Kerr y Basavilbaso no se hacen cargo nunca de las denuncias, dejan que el negocio inmobiliario siga, también la Municipalidad recibe un montón de denuncias y no interviene. Y la comisaría Número 11 de Villa Celina es parte de los aprietes contra los compañeros que intentaban detener esta obra ilegal que se estaba haciendo en el barrio.

Cuáles son los pasos a seguir en términos de denuncia y de resistencia activa por parte de los movimientos y las organizaciones populares

Eso se esta evaluando ahora en estos momentos, funcionando la asamblea del barrio. Lo fundamental ahora es garantizar que Iki siga estable, que quede fuera de peligro. Por lo pronto a las 18 horas se realizará una Conferencia de Prensa en las puertas del Hospital Santojanni, en Lisandro de la Torre al 900. A la vez, va a haber una respuesta popular contra estas mafias inmobiliarias, que se enquistan en el territorio para hacer negocios con nuestras vidas. Ellas tienen que ser corridas de estos lugares por los propios compañeros organizados. Ahora estamos esperando que la situación se calme. Los vecinos denuncian que dentro de la Sociedad de Fomento esta banda se atrincheró, amenazando incluso al barrio. Anoche fuimos a la comisaría, fue toda una situación bastante pesada y los vecinos del barrio también tienen cierto temor. Estamos viendo como enfilamos todo para que de esto salga algo superador, y hacer de esta catástrofe algo que permita correr a esa mafia del barrio, que le deje al barrio algo superador en organización y en tranquilidad. El compañero Iki es un militante que hace años viene peleándola: recibió un tiro el 19 de diciembre en la pueblada del 2001, otro tiro en el Puente Pueyrredón el 26 de junio de 2002 cuando asesinaron a Maxi y Darío, y ésta es la tercera vez que recibe una bala de parte de quienes quieren que esta sociedad siga siendo la mierda y la injusticia que es. Es un compañero que hace muchos años viene pechandola.




Claves