Open top menu



Nos comunicamos con Leandro, vecino del barrio en Merlo Gomez e integrante del Frente Popular Darío Santillán. Actualmente está todo el predio desalojado y las familias que quedaron en la calle convocan mañana (viernes 19) a las 9:00 al Municipio de Merlo (Av. del Libertador 391, 1722 Merlo, Buenos Aires) a reclamar respuestas. Y hoy a las 19:00 hs. realizarán una conferencia de prensa en el CELS (Piedras 547 1º)

Cómo fueron estos cuatro meses, cómo la policía liberó la zona, permitió que se instale una banda en un sector de la toma y luego utiliza la muerte de un pibe de ocho años para justificar las topadoras. 




Leandro: Lo que venía pasando en la toma es que en un sector de un plan de vivienda federal se había instalado una banda narco. Había empezado a ganar territorio, disputándose con otras bandas. A raíz de eso era latente que suceda algún tipo de muerte, porque esta gente andaba pistola en mano amenazando a los vecinos, la policía había liberado la zona. Esta banda el Domingo 14 (el Domingo pasado) había estado por los barrios aledaños rondando, y aparentemente se genera un tiroteo (que aún no está claro) y termina con la vida de un nene de ocho años, hiere a la hermanita y a otro chico más. Al ver que la policía y el municipio no actuaban sobre  lo que estaba pasando en ese sector, un grupo de vecinos toma justicia por mano propia. Termina avanzando sobre este sector de la toma, incendiando las casitas y buscando a la banda. No los encuentran. A partir de ese día se hicieron cortes simultáneos en la ruta 1003, pidiendo el desalojo por parte de un grupo que la venía agitando por un Facebook, diciendo que éramos usurpadores, que la toma tenía que ver con la muerte de este chico. Se venía agitando eso, ya de por sí Menéndez (intendente) no tenía predisposición para resolver a través de una mesa de diálogo el tema de las tierras. Hacía una semana atrás la intendencia se había podido juntar con el  CELS, Madre Tierra y el Obispado de Merlo, que nos venían dando una mano, para poder presionar al intendente para que se llegue a esa mesa de dialogo. En un principio él (Menéndez) ponía como excusa los narcos y todo lo que venía pasando. El CELS pudo presionar para que se genere esta mesa de diálogo, y en teoría nos íbamos a juntar para planificar la urbanización de la toma. Pero no llegamos, optaron por el desalojo y no por resolver el problema habitacional de la gente.

FM La Caterva: ¿Cómo fue el desalojo?

Leandro: Intervinieron 1200 efectivos, que entraron por dos lugares, por la mitad de la toma para el lado de la ruta 1001, y desde la ruta 1003 para el sector del medio. Con topadoras. Avanzaba la policía a paso de hombre y atrás las topadoras. Sin ninguna garantía de un fiscal, que tuvimos a salir a buscarlo nosotros, el jefe del operativo también tuvimos que salir a buscarlo nosotros. Porque la orden que ellos tenían en mano era del 15 y nosotros pedimos una prórroga, que la había firmado el juez el 16. Intentamos negociar en el momento y que se frene el desalojo. En medio de esa negociación la policía seguía avanzando, éramos 1500 familias, con las que veníamos trabajando para hacer todo lo relacionado a las vigilias, y a bancar todo lo que tenía que ver con la toma.
Sucedió lo que venía pasando en otras tomas, como el Papa Francisco, donde teóricamente se iba a buscar a un grupo de narcos paraguayos y nunca se encontró.
En la toma veníamos organizándonos hace 4 meses, con delegados por manzana, estábamos planificando hacer un croquis del barrio para poder ir a negociar con más información acerca de las familias que estaban viviendo en la toma. Empezamos a organizarnos con el tema de la luz, Madre Tierra nos donó dos postes de agua, para los sectores más poblados de la toma.

FM La Caterva: ¿Tuvieron alguna comunicación con la intendencia, la provincia de Buenos Aires?

Leandro: No, solo con el fiscal(Capello). Y con una secretaria de niñez, que venía, supuestamente, a garantizar la integridad de los chicos, y a ver la cantidad de familias y chicos que había. Al momento de desalojar, esta señora que aparentemente era una funcionaria, quedó en garantizar la integridad de los chicos, luego de la intervención de nuestros abogados del CELS pareció que llegamos a un acuerdo, nos hicieron ubicar cada uno en su terreno de nuevo. Iban a empezar con el censo, y luego avanzaron con el desalojo.

FM La Caterva ¿Cómo siguen ahora?

Leandro: Vamos a ir al Municipio de Merlo para que se resuelva la situación de familias que quedaron en la calle, convocamos a todas las organizaciones para que se sumen.
Este gobierno está lejos de trabajar el tema del narcotráfico, es totalmente mentira, acá los vecinos se tuvieron que organizar para garantizar su seguridad. Teóricamente no había orden de desalojo, se había frenado, pero por presión del gobierno de la provincia, se termina pasando por arriba de todo lo que tenía que ver con la justicia. Y los derechos de las familias son arrasados, no se garantizaron un montón de cosas que se tendrían que haber garantizado.







Claves