Open top menu


Por FM La Caterva, desde Venezuela

Del 24 al 28 de febrero, integrantes de más de 80 organizaciones y movimientos populares de 24 países, nos dimos cita en la Venezuela bolivariana para participar del Encuentro Continental de Comunicación organizado por ALBA Movimientos. En las instalaciones del Centro de Formación “Simón Rodríguez”, alrededor de 100 comunicadorxs populares debatimos acerca de la coyuntura regional, signada por la ofensiva del imperialismo y de las derechas locales. Además de una Declaración Política conjunta, se consensuaron diversas compañas de solidaridad continental, entre ellas con Venezuela, así como la necesidad de fortalecer y articular los proyectos comunicacionales que impulsan los movimientos populares desde abajo y a la izquierda.
Para conocer en profundidad la situación de los medios comunitarios, alternativos y populares en Venezuela, entrevistamos a Antonio Gómez, miembro de ANMCLA (Asociación Nacional de Medios Comunitarios, Libres y Alternativos), de la radio FM Antena Libre y de la Comuna “José Pio Tamayo”.


¿Cómo vienen encarando como ANMCLA el proceso comunicacional en el marco del proceso que se vive en Venezuela?

Mi nombre es Antonio Gómez y soy de Barquisimeto, del estado Lara. Como Asociación Nacional de Medios Comunitarios, Libres y Alternativos, estamos empujando la socialización del espectro radioeléctrico, ya que si hablamos de socialismo, se tiene que socializar también el espectro, algo que todavía no hemos podido concretar, ya que los medios comunitarios tienen el 5% del espectro, y el resto corresponde al Estado y a las comerciales. Para empujar esta socialización del espectro radioeléctrico, encaramos un proceso de capacitación en las comunidades, para que sepan cómo se montan las radios, cómo se fabrica una antena, porque con lo de la tecnología nos han jodido: viene el técnico, te arregla un aparatico y te cobra tantos palos. Sin embargo, es una cosa muy sencilla que la gente se vaya apropiando de las herramientas. Como ANMCLA venimos impulsando un sistema de comunicación comunal, que hemos denominado COMUNICO, porque los medios no visibilizan las múltiples actividades que hacen las comunidades. Consiste en crear toda una red de medios que estén en las Comunas, para comunicarse en diferentes lugares, como por ejemplo en la Comuna “Negro Primero”, una Comuna consolidada, campesina, también en “El Maizal”, en el estado Lara. En estos y otros territorios hemos creado radios para podernos articular y estar informando lo que esté pasando. En mi caso concreto yo soy parte de la Comuna “José Pio Tamayo. Allí tenemos una radio que lleva el nombre de Antena Libre, en la comunidad que se llama La Antena. En esta comunidad había una radio comercial, y tenía un espacio de 19 hectáreas donde estaban las antenas. La comunidad tomó ese espacio y lo recuperó, y hoy se sigue llamando La Antena. Ahí está nuestra radio, Antena Libre FM 96.3. Desde que nace la dinámica de las Comunas, nuestra radio tiene como slogan “construyendo poder popular”. El proyecto de las Comunas implica que los medios sean gestionados y dirigidos por las propias comunidades. Hoy nos sentimos gustosos porque la mayoría de la gente anda con los audífonos escuchando su radio. Las Comunas contemplan también que las organizaciones sociales puedan ser parte del Parlamento Comunal, y entre ellas está la radio Antena Libre que tiene un parlamentario en el espacio de la Comuna.

¿Qué peso tienen los medios hegemónicos y comerciales, que en todo momento intentan desestabilizar o desinformar?

El espectro está poblado en su mayoría por comerciales. Hay un porcentaje muy pequeño que lo tiene el Estado, y otro más corto aun que lo tenemos las comunitarias. Como te decía, nosotros hablamos de la socialización del espectro, pues si hablamos de socialismo, que se socialice también el espectro. Es una pelea constante en el territorio. En Barquisimeto, como en las grandes ciudades, no cabe más nadie en el espectro, nosotros estamos todavía con analógico, y es finito. Muchas radios comerciales aparecen de manera ilegal. Según la ley, los medios comerciales pueden salir al espectro solo cuando tienen toda la papelería lista. Pero no es así, van, le pagan a alguien, y terminan montándose sobre algunos de los medios comunitarios, o bien interfiriendo nuestras señales, y ahí también hemos tenido que dar batallas. Hemos hecho el reclamo al ente rector del espectro, pero no hacen nada. En el estado Lara lo que hemos hecho es ponernos de acuerdo todas las radios, entonces vamos y les decimos “usted, sale del espectro. Ese dial está asignado a la radio tal de la comunidad” y así es como en los pueblos se han conquistado las cosas, y los privados han tenido que salir. Eso nos ha obligado a estar mucho más articulados en la lucha por el uso del espectro. En términos de la guerra mediática que vivimos, hemos estado desarrollando trabajos, en algunos momentos muy apretados del país incluso han quemado alguna de nuestras radios. Entendemos que eso pasa porque se está desarrollando la política desde las comunidades y para las comunidades.

Hay también otra tensión que se da entre un Estado que muchas veces tutela, y organizaciones de base, Comunas y Consejos comunales, que tratan de retomar la iniciativa. ¿Qué balance hacen de un Estado viejo, el de la IV República, que no termina de morir y que muchas veces obtura la expansión del poder popular?

En el caso de las radios comunitarias pueden salir al aire sin tener el permiso, eso es gracias al comandante Chávez, que entendió lo importante de la comunicación. No así las comerciales, que igual pagan y salen al aire. El Estado permitió que las radios que siempre han existido, que eran ilegales, fueran legales. Hay una figura jurídica que sostiene las radios, que lamentablemente es una fundación. Pero no hay ese control, este Estado no controla ni tutela lo comunicacional en términos comunitarios, no hay esa presión. Lo que uno hace lo hace a pulmón porque cree en esto. Sabemos que debía haber hace rato una Ley que reconozca y regula a los medios comunitarios. De hecho había un anteproyecto de ley, que finalmente se aprobó a última hora, porque perdimos la mayoría en la Asamblea Nacional. La pelea básicamente es porque el Estado no controla las ilegales y permite que usen el espectro que es de todos y todas. Esa es parte de nuestra lucha.

¿Podrías contarnos cómo se construyó y qué es lo que plantea esta Ley que recientemente fue aprobada en la Asamblea Nacional?

Nosotros en Venezuela de hace rato estamos funcionando con un reglamento de medios comunitarios. No había ley. Desde hace tres años, los colectivos de comunicación venimos construyendo una propuesta, o ante-proyecto de ley para suplir a este reglamento. En Venezuela se corrió por el continente vociferando la socialización del espectro, el 33,3 %, se aprobó en Uruguay y en Argentina, pero en nuestro país seguíamos teniendo un reglamento. Lo que pasa es que el Estado no creía en la importancia comunicacional, entonces no le había dado bola. Sólo cuando se perdió la Asamblea en las últimas elecciones, a última hora se aprueba el anteproyecto y pasa a ser ley. Antes el reglamento de radios comunitarias decía que la radio comunitaria no podía tener un voltaje que salga de la parroquia (barrio). Ahora al reconocerse que nuestros medios son instrumentos del poder comunal, se explicita que pueden cubrir más allá del ámbito local. Otro aporte de la ley es que la figura que tiene que sostener a los medios debe ser una empresa de propiedad social de comunicación, por lo que tiene que ser gestionada por las Comunas, por los propios movimientos sociales, y no por una fundación como era hasta ahora. Estas son las intenciones, pero de ahí a que se ejercite e implemente la ley... Sabemos que la Asamblea Nacional puede derogar esta ley y evitar que avance. Es lamentable que sólo cuando se perdió la Asamblea se haya aprobado entre gallos y medianoches, cuando se debió haber hecho hace rato largo para el desarrollo de los medios libres y comunitarios.

Hay otro eje que también es relevante que tiene que ver con la producción. En una coyuntura signada por la desestabilización, el desabastecimiento y la desinformación, ¿qué papel juega la producción, en concreto la de los alimentos, y qué rol pueden jugar los medios comunitarios en este sentido?

Como ANMCLA acordamos que había que elaborar contenidos para la producción. De hecho tenemos una política desarrollada de hace rato, de crear un sistema de comunicación comunal. Ese sistema tiene que visibilizar lo que está ocurriendo, y en el caso de la producción, empezar a elaborar contenidos en torno a la importancia de que hay que producir. Lo revolucionario en este momento es que produzcamos lo que comemos. Estamos elaborando contenidos en esa área, porque por ahí nos están jodiendo.

En un plano más regional, y teniendo en cuenta este encuentro de ALBA Movimientos, ¿qué importancia tiene la articulación continental en términos de comunicación popular?

Eso nos parece clave, hace rato Chavez venía empujando la articulación de los pueblos, más allá de los gobiernos. Y lo del ALBA para nosotros es clave ante esta arremetida contra los gobiernos, que no todos son de izquierda, pero ayuntan a que se avance. Hay que hacer una articulación de pueblo a pueblo. En Venezuela la mayoría de la solidaridad es con el gobierno, nosotros decimos que tiene que ser de pueblo a pueblo, de organización a organización. Sabemos que en los territorios se da así, pero cuando se viene a Venezuela por lo general se articula con las instituciones. Nosotros decimos que hay que empujar relaciones de pueblo a pueblo, que ahí es donde está la posibilidad de salvar al continente. “Solo el pueblo salva al pueblo”, no es casual esa consigna y hay que hacerla realidad. Nosotros estamos hablando que de este encuentro tiene que salir una campaña continental de las luchas que vienen dando los pueblos. Lo que está pasando en Bolivia, que para mi concepto fue un riesgo haber tirado un referendo de si podía o no ser reelecto Evo, era muy temprano para eso. Comunicacionalmente no le estamos dando al clavo. Creemos que desde este encuentro se tienen que elaborar algunas líneas generales para empujar la articulación continental.

Por último, este 5 de marzo se cumple un nuevo aniversario de la siembra de Chávez. ¿Qué puedes decirnos respecto del legado de Chávez en términos comunicacionales?

Chávez evidentemente es un maestro en la comunicación. Si hubiera un premio que entregarse, sería a Chávez en términos de comunicación. La capacidad de comunicar en palabras tan sencillas. El venía del llano, y tenía la capacidad de conversar que tiene el llanero. La capacidad de con palabras sencillas describirte la lucha de clases. El 5 de marzo se cumplen tres años de su desaparición física, la mejor vigencia es empujar su legado: el auto-crítico, el que asumía responsabilidades, el que decía “hay que corregir, re-impulsar, rectificar”, eso es parte de las cosas que  hay que reivindicar del gigante comandante Chávez. Aquel que en sus inicios, cuando salió de cuartel en aquella azonada del 4 de Febrero, asumió la responsabilidad. Salió a aprender del pueblo, se hizo pueblo, y también cometió errores, como el común. No hay que endiosarlo, hay que entender que para poder ser Chávez hay que trabajar, hay que caminar hacia la construcción de nuevo Estado, que el definía como un Estado comunal, un Estado socialista, y que es necesario la articulación con los movimientos sociales, con los pueblos. Y ahí fue pionero también. Esa visión global de las cosas, yendo mucho más allá de lo pequeño; la necesidad de la articulación. Eso está vigente, intacto y queda de parte de los movimientos sociales empujar ese legado de los grandes del continente.

Compartimos la Declaración Política del Encuentro Continental de Comunicación:

Claves