Open top menu



Referentes de diversos pueblos originarios del país continúan el acampe en la ex ESMA que iniciaron el lunes 14 ante la falta de cumplimiento de las promesas que el mismo Presidente Mauricio Macri realizó durante campaña en diciembre del año pasado.


10 meses de acampe en la 9 de julio no bastaron, “Señora Presidenta, no se vaya sin recibirnos”, decía una bandera de la carpa, el acampe se levantó no porque Cristina Fernández de Kirchner los haya recibido sino por las promesas del entonces candidato Mauricio Macri. El nuevo presidente los recibió, se comprometió cumplir con las exigencias  a sus históricos reclamos y tras 100 días de gobierno no hay respuestas concretas, lo que llevó a los pueblos indígenas a un nuevo acampe, esta vez en el ex centro clandestino de detención, tortura y exterminio, hoy el Espacio Memoria y Derechos Humanos ex ESMA,


Los principales reclamos giran en torno a la reglamentación del derecho a la consulta, el avance de la ley de propiedad comunitaria, la creación de ministerio indígena y el reconocimiento legal de la Mesa Nacional de Diálogo y Política Indígena para actuar como referentes ante el Estado. Félix Díaz, referente de la comunidad qom La Primavera contó que están haciendo un seguimiento de las presentaciones, buscan que el Estado Nacional saque saque un decreto para que esa comisión tenga alcance y sea vinculante, que controle al INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas), y que no sea el único actor “Queremos acompañar este proceso, Macri cuando era candidato nos dijo que los pueblos indígenas tenemos que formar parte del INAI y oficializar la mesa de diálogo . El INAI tiene que permitir acompañamiento de los pueblos porque la misma ley dice que es un ente de aplicación y hasta ahora nunca se pronunció en contra de los atropellos. Este ente tiene que estar integrado por indígenas porque tiene que conocer las problemáticas del dia a dia”.
Actualmente el titular del INAI es Raul Ruiz Diaz, que como asegura el cacique Díaz “no es indígena, y no conoce el derecho indígena”. Los más de 17 pueblos que se encuentran hoy en el acampe rechazaron la propuesta por parte del ejecutivo de integrar a la comisión sólo a dos de los referentes (Félix y Palomo), en un intento de desmovilizar la organización de los pueblos del país.
El Estado tiene miedo a que los pueblos indígenas administren los recursos naturales, porque afecta su intereses económicos, hay muchos intereses en juego con el petróleo, la soja, la minería. Buscamos que el pueblo indígena garantice la vida de las futuras generaciones, que no se siga contaminando el agua, que no se expulsen familias, que tengamos salud y educación, una vida digna y esa aspiración choca con el interés económico. Estamos en el lugar indicado, acá se vulneraron los derechos humanos, en este edificio pasaron muchas vidas que buscaron la libertad, el derecho, gente que perdió su vida en búsqueda de justicia.”, finalizó Félix Díaz.
Cada comunidad y/o pueblo atraviesa problemas diversos acorde a su territorio, cultura, historia, etc., por lo que a la hora de conformar la Mesa de Diálogo deben estar presentes. En el caso de la comunidad wichí, los principales reclamos que tienen son la escasez de agua, los desmontes y la falta de acceso a la salud. Según Jorge Palomo, integrante de esa comunidad la Ley 26.160 que garantiza el freno a los desalojos y censo de territorios indígenas tiene una pésima aplicación “Queremos que el gobierno reconozca mediante un decreto nuestra comisión para que podamos trabajar a la par, exigimos nuestra participación dentro del Estado, para poder debatir y ser parte. no tendríamos que estar acá, pero vimos que no se avanzó nada. queremos que el gobierno nos incluya en su agenda política, lo preocupante es que Macri en el discurso de apertura ni mencionó a los pueblos originarios. El Estado no puede seguir negando nuestra existencia, somos pueblos milenarios y somos argentinos”, afirmó Palomo.


Relmu Ñamku, referente de la comunidad mapuche Winkul Newen detalló los reclamos puntuales y las promesas del actual presidente que llevan un mes de espera: “al ganar las elecciones cumple con la audiencia que prometió y se presentó una demanda con tres temas centrales: creación de ministerio indígena, reglamentación del derecho a la consulta, y el avance de la ley de propiedad comunitaria, que tiene que ser trabajada con la participación de los pueblos indígenas. otro compromiso tenía que ver con su implementación y la necesidad de una mesa de trabajo y diálogo político de pueblos indígenas con el Estado, que debe representar a todos los del país. Esta mesa tiene que ser institucionalizada a través de un decreto y tiene que ser vinculante para controlar todas las decisiones que se tomen”, explica Relmu. En relación a la quita de retenciones asegura que la reglamentación del derecho a la consulta es una herramienta central para frenar los proyectos extractivistas, y esta medida implica la agudización de la explotación de la megaminería, “Todos los logros que hemos obtenido fueron a partir de las luchas, nunca nos regalaron nada, y en esta instancia nos toca hacer lo mismo porque históricamente los estados tienen intereses en nuestros territorios donde están los recursos, y empoderar a una mesa con recursos significa empoderar a un enemigo incipiente”

Al cierre de esta nota, lxs integrantes del acampe planeaban empezar la discusión en torno a una nueva propuesta del gobierno, que llega luego de 10 días, y muy cercanos a un nuevo 24 de Marzo.
Claves