Open top menu

Docentes, madres y padres de las escuelas del sur de la Ciudad de Buenos Aires denuncian el crecimiento de las amenazas de bombas en el último mes y medio en las instituciones educativas que afectan el normal funcionamiento de las clases, y exigen una  solución por parte de la justicia y del Ministerio de Educación porteño. El día lunes 9 realizaron un corte de calle y radio abierta en Suarez y  Montes de Oca para visibilizar el conflicto.







Carolina, madre de un nene y una nena de la Escuela Normal 5, una de las escuelas afectadas por esta situación, detalló las consecuencias de estas continuas evacuaciones que ya son parte de la rutina escolar: "Esto da lugar a una intervención judicial que determina la evacuación de todas las personas que se encuentren en la institución. Las evacuaciones llegan a ser hasta 4 por día, y por las modalidades vemos que ponen en riesgo los chicos ya que no se cuentan con el personal suficiente, se hacen a la intemperie y suelen durar más de dos horas. Entendemos que una evacuación es una situación excepcional pero se está dando de modo corriente. Esto ataca la continuidad del desarrollo de la actividad pedagógica de los niños, si el día esta lluvioso no los mandamos porque ya sabemos que van a estar en la calle. Creemos que la justicia no está a actuando rápidamente, no hubo ninguna resolución concreta y por otro lado el Ministerio de Educación dispone un protocolo que no es acorde a las necesidades del grupo humano con el que se trata, entonces son dos malas combinaciones que entran en una lógica obstaculizadora del desarrollo educativo de los chicos, complica al trabajo de los docentes y a las familias."

En relación a las responsabilidades de estas amenazas y el orígen del conflicto, Carolina dejó en claro que hasta el momento las amenazas quedan "como en una bola de nieve" porque desde la justicia no se encontró nada, "no hay na voluntad judicial de hacer una investigación para que esto no se perpetué. La ministra de educación salio a decir que había que poner la mirada en los jóvenes, nosotros estamos en desacuerdo porque ellos son los mismos damnificados y quieren volver a la normalidad."

La comunidad educativa de las escuelas del sur de la Ciudad realizaron ya todas las acciones legales e institucionales, recurrieron a la justicia, al Ministerio de Eduación porteño, a la Defensoría del derecho de los Niños, a la Legislatura de la ciudad para que la comisión de educación tome el reclamo, pero las trabas burocráticas y la falta de soluciones exponen una política de abandono a la educación pública, cuando la única respuesta hasta ahora fue la de la ministra Soledad Acuña con su interpretación que culpabiliza a los estudiantes.