Open top menu

Acerca de la criminalización de Victoria Aguirre

El martes 16 de agosto, producto de la lucha encarada a lo largo y ancho del país, se logró que la Corte Suprema de Justicia de Tucumán ordene la libertad de Belén, injustamente presa hace dos años por haber sufrido un aborto espontáneo. En Oberá, Misiones, Victoria Aguirre está presa hace casi dos años en el Correccional de Mujeres de Miguel Lanús (UP. N°5), a la espera de un juicio oral sin fecha aún. Víctimas, ella y su hija de dos años, de secuestro, abusos, golpes, violaciones, por parte de quien fue su pareja, Rolando Emilio Lovera, asesino de su hija Selene, hoy es acusada de homicidio agravado por el vínculo, y se están pidiendo para ella 25 años de prisión. 

En Oberá hay otra mujer, víctima primero de Rolando Emilio Lovera y ahora del sistema judicial, que también espera que se nacionalice la lucha por su libertad, para torcerle el brazo a la justicia de clase y patriarcal.

Conferencia de prensa con la madre y el padre de Victoria Aguirre en el 13° Encuentro de la RNMA


Crónica de un asesinato anunciado 

A fines de 2014 Victoria Aguirre y Rolando Emilio Lovera habían formalizado su relación. Ella con 21 años estudiaba para maestra, y tenía a su hija Selene a quien le daba un cuidado especial, ya que sufría un retraso madurativo y, como consecuencia, una salud muy frágil. Todo parecía ir bien, pero el 15 de Enero del 2015 Rolando Lovera rompió el celular de Victoria y la secuestró, la incomunicó, la abusó sexualmente, la golpeó a ella y a su hija Selene, al punto de provocarle la muerte a la niña, de dos años de edad. Amenazaba de manera sistemática a Victoria con pegarle a su hija si ella no respondía a sus exigencias sexuales, la drogaba. Victoria sufría sesiones terribles de tortura y violación. 

Varias veces le pegó en la nuca a Victoria, al punto de hacerla perder la razón. A Selene también le pegó. Uno de los días, cuando Victoria y Selene eran trasladadas desde el trabajo del femicida Rolando Emilio Lovera (donde las llevaba para tenerlas secuestradas) a la casa en la que vivían, Victoria se dio cuenta de que Selene no respiraba, y le suplicó a Lovera que las lleve al hospital, como recuerda Victoria en la entrevista que Alicia Rivas le hizo en la prisión: “yo le gritaba que me lleve al hospital que Selene no respiraba. Yo quería que le vean”. Lovera accedió con la condición de que Victoria diga que Selene se cayó, y que su estado era producto del golpe de la caída. Cuando llegaron, Selene ya estaba muerta. 

A partir de ese momento fue todo muy rápido: Lovera desapareció y de repente el lugar se rodeó de policías, que detuvieron a Victoria. En el entierro de Selene, Victoria llegó a advertir el golpe que Rolando Emilio Lovera le había dado a Selene en la cabeza, que le provocó un paro cardiorespirartorio y la muerte. 
Victoria está presa hace dos años en el Correccional de Mujeres de Miguel Lanús (UP. N°5) en Misiones, a la espera del juicio oral. La causa está radicada en el Tribunal Oral Criminal N°1 de Oberá. Víctima de numerosos abusos y vejámenes, hoy es acusada de homicidio agravado por el vínculo, y se están pidiendo para ella 25 años de prisión. En cambio, Lovera está acusado de homicidio simple, y piden para él 7 años de prisión, por si queda alguna duda de lo patriarcal de la justicia. 

En el Encuentro de la Red Nacional de Medios Alternativos se realizó una Conferencia de prensa para denunciar la situación, donde la madre y el padre de Victoria exigieron justicia, que le saquen la prisión preventiva a la que la tienen sometida hace dos años, y que pongan fecha para el juicio oral. Mariana, militante de Misiones por los derechos de las mujeres y en contra de las violencias a las que son sometidas, manifestó que es importante entender y hacer entender que esto es una “aberración judicial, ya Victoria nunca debió estar presa, porque nunca debió estar acusada”. 

La responsabilidad civil e institucional: cuando el patriarcado es política de Estado 

El Hospital Público Samic de Oberá es al que Victoria llegó con Selene aquel 29 de Enero. Es el mismo al que había asistido una semana antes, según relató Mariana en la conferencia de prensa: “cuando ella llegó al hospital con Selene toda golpeada una semana antes, el asesino Lovera que la tenía secuestrada, amenazó con pegarle a la nena ahí, a terminar de matarla ahí, delante de la doctora, le levanto incluso la mano a la doctora. Por eso la doctora la dejó irse con el asesino, la entregó otra vez”. 

Del mismo modo, se contó en la conferencia de prensa que en una oportunidad Victoria se cruzó en la Arenera Simmons (el lugar de trabajo de Lovera, donde ella era secuestrada) con un familiar, y le comentó que la estaba golpeando, que la ayude. Esta persona llegó a manifestar más tarde que no la ayudó porque “¿quién no le pegó alguna vez a la mujer?”. 

El relato de Mariana concluye ampliando la denuncia: “hay otros detalles escabrosos de la causa, como que en la Arenera había cinco cámaras y la justicia sólo hizo secuestrar la cámara de afuera, y ninguna de las de adentro. Lovera estaba armado, era sereno y usaba un arma en su trabajo; el arma no aparece y la justicia nunca investigó. Victoria no fue revisada en el cuerpo, sólo la revisaron parcialmente, entonces montones de los golpes no quedaron registrados. Cuando llega al hospital con Selene muerta buscan solo alcohol, no buscan ninguna otra droga en sangre, y por los estados que ella describe cree que él la drogaba, porque ella de esas sesiones terribles de tortura y violación recuerda muy poco, y cree que él le ponía algo en el jugo. Esto tampoco le importó a la justicia, no lo investigó y sigue todo sin responderse”

A Victoria le faltaba un año para terminar el magisterio cuando Rolando Emilio Lovera las mató, a Selene y a ella en vida. Cuando salga de la prisión en la que injustamente espera un juicio oral no podrá ser maestra, porque quienes tiene antecedentes no pueden ejercer cargos públicos. Parece un detalle menor, como contaba Mariana, pero no lo es. 

Audio completo de la Conferencia de Prensa:

Claves