Open top menu

Mañana se cumplen cuatro años y medio de la muerte de Diego Pachao el 14 de Marzo de 2012. La familia junto a organizaciones se concentra en la Plaza 25 de Mayo (Catamarca) para exigir justicia, dialogamos con Claudia Veliz, madre de Diego, sobre el caso y el accionar judicial en estos cuatro años y medio.


El 11 de marzo de 2012 Diego Pachao fue detenido injustamente por policías de la Comisaría 7° en la Ciudad de Catamarca. Luego de una supuesta pelea callejera entre Leonel González (amigo de Diego) y los hermanos Darío y Diego Leiva los llevaron a ambos detenidos a la Comisaría. La mamá de Diego, Claudia Veliz, se acercó a la Comisaría para buscar a su hijo, suponiendo que a las 12 horas le darían la libertad, ya que no había imputaciones en su contra. Al acercarse a la comisaría lxs policías allí presentes le dijeron que recién a las 24 horas le darían la libertad. Claudia Veliz, en diálogo con FM La Caterva relató que esa noche le llevó la comida a Diego, y le solicito a la policía María Guadalupe Acevedo que se la diera. Ella entró al lugar donde estaba Diego, y Claudia desde afuera escuchaba que lo llamaba a Diego, con intención de despertarlo, pero no había caso, a los pocos minutos salió y le dijo que “está profundamente dormido, no lo puedo despertar”. Recién a la madrugada del 12 de marzo la policía llamó a la ambulancia.  Diego Pacaho salió hacia el hospital San Juan Bautista, vomitando, con fiebre, casi inconsciente, con sangre en su cara. Al llegar al hospital la mamá pudo ver cómo Diego vomitaba sangre. Lo internaron rápidamente, los médicos del hospital le insistieron con que los traslade a algún lugar de la Obra Social. Le hicieron una tomografía, y le informaron a la familia que tenía un derrame cerebral,  que había que esperar al neurólogo. El neurólogo, el doctor Correa que aún hoy sigue atendiendo en el hospital,  llegó varias horas  después, y al decir de Claudia  “ni siquiera tuvo la dignidad de hablarme, de decirme lo que estaba pasando, estaba como si nada” ella se acercó  y  le consultó si había chance de que sobreviviera, con un claro desprecio por la vida y el sufrimiento de una madre, el médico le contestó “su hijo ni acá ni en la China  se va a salvar”. A partir de ese momento Diego pasó a terapia, la familia fue constantemente presionada con la donación de órganos, aun cuando Diego estaba con vida. Transcurrieron dos días hasta que Diego murió el 14 de Marzo del año 2012, víctima de una feroz golpiza a manos de los policías de la Comisaría 7°.

¿Qué pasó desde el 2012 a hoy?

A fines del año pasado se elevó a juicio oral la causa por la muerte (a causa de la golpiza que sufrió en la Comisaría)  de Diego Pachao. Los fiscales, Marcelo Sago y Miguel Mauvecin, entienden que lo que causó la muerte de Diego Pachao fueron los golpes que Darío y Lucas Leiva le dieron en la pelea que supuestamente tuvo junto a Leonel González, pelea por la que fueron arrestados. Esta seguridad de la responsabilidad de la muerte de Diego, dejando por fuera la responsabilidad policial  nos habla de la complicidad entre los poderes. Los fiscales, Marcelo Sago y Miguel Mauvecin, que elevan a juicio el caso piden imputar y juzgar a los nueve policías  por “incumplimiento de deberes de funcionario público”, al tiempo que la defensa solicita que sean juzgados por tortura seguida de muerte. El accionar de la policía cuando la madre de Diego, Claudia, se acera a la Comisaría, la retención de muchas horas de Diego en la Comisaría (cuando no había cargos en su contra) y la seguridad con la que  aseguraban que “estaba profundamente dormido” nos habilita a pensar que en este caso, como en tantos otros, lo que realmente pasó fue una golpiza feroz por parte de los efectivos y su posterior muerte. Los hermanos Leiva serían los perejiles de la historia, el poder judicial, el poder político  y el sistema de salud público actúan como encubridores de esta situación. Los imputados son Darío y Lucas Leiva, los policías Gustavo Bulacio, Ramón Quevedo, Pedro Moya, Ricardo Barrera, Guadalupe Acevedo, Ricardo Varela, Jorge Montivero, José Sotomayor y Claudio Nieva, el médico de policía Duilio Gallo Canciani quien fue imputado ya que emitió un certificado médico con un diagnóstico que no se condecía con la gravedad del estado de salud de Pachao. Aún no hay fecha para el inicio del juicio oral
Cabe mencionar que Lucía Corpacci, gobernadora de la provincia de Catamarca, se acercó a la familia para “conocer los hechos de su boca y ponerse a disposición” pero cundo Claudia Veliz le solicitó ayuda le dijo que “son poderes independientes, así que lo único que podían hacer era darle el teléfono para que se comunique con Madres del Dolor”.
Siguiendo con el cinismo de parte de funcionarios estatales el juez Ramón Porfirio Acuña, que tiene a su cargo el caso, y que atendió a Claudia hace una semana, cuando ella le reclamó por el juicio, los tiempos y las imputaciones fiscales  le dijo “mire señora yo no voy a perder el tiempo con usted, encima que  tengo que atender al padre de su hijo, también tengo que atenderla a usted. Si tiene un abogado que venga y presente un pronto despacho, pero yo no voy a perder el tiempo con usted”.
Mañana se cumplen 4 años y medio de la muerte de  Diego Pachao, desde las 10:00 de la mañana en la Plaza 25 de Mayo (Catamarca) la familia  junto a distintas  organizaciones estarán exigiendo justicia. El caso de Diego, como tantos otros, no puede quedar impune y es necesario que se juzgue a los responsables por lo que realmente sucedió  y no simplemente por “incumplimiento de deberes de funcionario público” para que esa familia tenga, aunque sea, un poco de justicia y para que la maldita policía no se atreva a torturar a ningún otrx pibx.  

Audio de la entrevista con Claudia Veliz:


Claves