Open top menu

En diálogo con Enredando las mañanas, hablamos con Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y abogado del referente del Movimiento Popular La Dignidad  Rafael Klejzer, que recibió una cobarde amenaza.



"Te la hacemos corta no queremos a ningun soplon censando o te quemamos a vos a tu hijo y a la flaca once esta vigilada el barcito y constitucion sus ambulancias y camioncito y todo lo demás tienen su dia por soplones", fue la amenaza que llegó a través de un mensaje de texto al celular de Rafael.

Juan Grabois expresó que el detonante de la amenaza fue la realización de algunos trabajos de relevamiento socio-comunitario que hacen diferentes organizaciones en villas y asentamientos de la ciudad y en distintos lugares del país. "El contenido del mensaje de texto con las amenazas son creibles porque contenían una cantidad de información sobre la familia de y las actividades de la organización, especificando los puntos donde podían atacar, indicando que era una represalia por la participación de la Corriente Villera donde Rafael tiene una referencia importante en estos relevamientos socio-comunitarios que ponen nerviosos a dos sectores, primero al sector de los transas y el de los punteros vinculados a la política que de alguna manera quisieran ser los dueños de los barrios y definir quien camina o no por los pasillos de las villas, cosas que desde las organizaciones no vamos a permitir."
"Mi hipótesis es que no fue una iniciativa de un puntero puntual sino que determinados funcionarios incentivaron algunos conflictos para de alguna manera demostrar que las organizaciones sociales no podían llevar adelante un relevamiento de esta magnitud, que es muy grande.en el marco de un programa del ANSES. Al querer controlar de manera feudal el territorio y ver que las organizaciones tenían la capacidad para hacerlo, porque nos está yendo muy bien y los vecinos nos abren la puerta,. sus jefes políticos yo creo que incentivaron algunas situaciones como esta para extorsionarnos para tener que discutir condiciones de trabajo con ellos."

"Más allá de nuestra posición política en relación al gobierno de la ciudad de bs as los sectores populares no tenemos otra salida de interactuar con el Estado a veces de manera conflictiva y a veces no para llevar a cabo estos procesos. Evidentemente recorrer el territorio y desmonopolizar este vínculo del Estado que no entra a los barrios y arregla con el puntero o los transas, a algunas personas y sobre todo a funcionarios les preocupa.

"Lo preocupante es que se empieza a estructurar de manera sistémica como pasa en otros países como México, Colombia... algo que antes no era tan sistémico que es esta mesa de cuatro patas entre punteros, policias, políticos y transas porque eso genera un nivel de poder y control territorial y terrorismo sobre el pueblo villero, las barriadas que hace imposible la vida y genera niveles de violencia muy alta y tiene un obstaculo que es la militancia popular y la organización. Están tratando de arrasar con estos obstáculos, Cuando nosotros avanzamos con propuestas organizativas para que el estado esté presente sin gorra hay mucha gente que se pone nerviosa."