Open top menu


Uno de los elementos centrales en la campaña que llevó a Macri a la presidencia fue la inseguridad. Sin embargo, después de un año de gobierno, según una de las últimas encuestas publicadas en la provincia de Buenos Aires, la percepción de la inseguridad como problemática principal crece, a la par que decrece la imagen de la gestión nacional y del propio Macri.
El problema para este gobierno es que su propia política económica y social agudiza el conflicto y la inestabilidad en la calle, siendo cada vez más difícil mantener la imagen que les llevo al éxito electoral. Este polémico decreto de control migratorio, pretende relacionar directamente a las poblaciones inmigrantes con la inseguridad y el crimen, evitando así responsabilizarse de los efectos de sus propias políticas que condenan a la exclusión y a la miseria a millones de personas.
El viernes pasado se produjo un acto de repulsa ante esta nueva agresión al pueblo latinoamericano que congregó a centenares de personas. Las diferentes agrupaciones convocantes de este acto plantearon una respuesta rápida y firme, que buscó tanto plantar cara a este acto racista, como construir lazos solidarios entre los diferentes pueblos hermanos.
Según los convocantes, el decreto 70/2017 es un decreto racista, por el hecho de relacionar inmigración con inseguridad. No parece necesario indagar demasiado en los datos para darse cuenta de que la nacionalidad no es un factor relevante a la hora de explicar la delincuencia y el crimen. Este decreto solo es una escusa para encubrir las verdaderas causas del deterioro social que sufre cada día el pueblo argentino.

Escucha vos mismo/a los audios del acto:

Juan Vazquez de Simbiosis cultural, agrupación textiles:


Santiago de la Miguelito Pepe:


Rafael Klejzer, referente del Movimiento Popular La Dignidad:


Rodrigo Segovia, Izquierda Latinaomericana:


Ramiro Tapia, consul del Estado plurinacional de Bolivia:



Claves