Open top menu

ENTREVISTA A MILAGROS, COMPAÑERA DE MILITANCIA DE MICAELA


El sábado por la mañana nos enteramos que Micaela, la joven desaparecida que fue buscada intensamente durante una semana, apareció muerta. La noticia provocó la reacción espontánea del conjunto del movimiento de mujeres y de las organizaciones (y en particular el Evita, donde ella militaba), de salir a la calle esa misma noche bajo la tormenta en todas las plazas del país, para exigir justicia por Micaela, destitución del juez Rossi y perpetua para Warner.


Milagros, compañera de militancia de Micaela García, dialogó esta mañana con Fin de Mes, en el día de su velorio y previo a la segunda convocatoria de movilización en todo el país: “Las que más la conocíamos tenemos el deber de transmitir lo que era ella, lo que pensaba, lo que creía, qué quería hacer y qué realidad es la que quería transformar (...) dentro de tanto dolor vamos a seguir luchando por lo que ella creía y por transformar esta sociedad que avaló que la maten”.




Muchos medios que cubrieron el femicidio de Micaela García han evitado mencionar la parte militante y se centran en los detalles del caso. Creemos que lo más interesante es que nos compartas eso, la parte más militante de ella.


Los medios transmiten una versión de Micaela bastante light, ella era una militante política, levantaba bien alto sus ideales, y creía que la política era su herramienta de transformación. Eso es lo que ella militó y las que más la conocíamos tenemos el deber de transmitir lo que era ella, lo que pensaba, lo que creía, qué quería hacer y qué realidad es la que quería transformar. Nosotras ahora tenemos un lema que es construir el país que Mica soñaba, pero por ahí no se habla tanto del país que ella soñaba. Era una piba que militaba por la igualdad de género, que estaba en el barrio, que estaba con los pibes, y eso es lo que queremos transmitir de ella, su capacidad de lucha y siempre siempre decir lo que pensaba, por más de que a veces eso no cayera bien, había gente que no se la bancaba, ella siempre decía lo que pensaba y era luchar por esos pensamientos.


Me sorprende para bien la fortaleza de todas ustedes, de sus compañeras, de la familia, del padre que sacó esa carta con tanto dolor y bronca por un femicidio más que en este caso le tocó a Micaela, pero le toca a diario a muchísimas mujeres en todo el país, y por las que Micaela seguramente salió a la calle, como vos decías, era una militante que estaba en todas las luchas populares y la del movimiento de mujeres era una más.  Pensaba en la marcha del sábado, cómo se dio esa salida espontánea en todo el país. Quería preguntar específicamente sobre eso, ¿cómo ves este movimiento que va organizando la bronca de las familias y de las organizaciones, canalizando esa bronca en organización del movimiento de mujeres?


Nosotros dentro de todo el dolor y angustia que nos generó esto, vemos como algo positivo que tenga tanta repercusión y que se hable tanto del tema porque sabemos que el caso de Micaela no fue  casualidad, no fue algo que pasó al azar, sino que es parte de un sistema social que nos mata todos los días, que nos viola todos los días, que tenemos una muerta por femicidio cada 18 horas, y eso es parte de un contexto que Micaela quería cambiar. No hay que quedarnos en el dolor, quedarnos en lo que nos pasó, sino seguir transformando para adelante y con la negra como bandera. Sino va a ser en vano, su muerte va a ser en vano, van a seguir matando mujeres en el país, de acá para adelante queda una lucha por transformar un sistema social que se refleja en la política, que se refleja en la justicia principalmente y que deja libres a violadores como Wagner, y a tantos otros, que les da la pena mínima, que no nos escucha, que no nos visibiliza como una problemática real, y que avala que nos maten, que avala que la hayan matado a Micaela. Nosotros peleamos por la destitución del juez que liberó a Sebastián Wagner, pero también consideramos que hay un sistema judicial detrás de ese juez que permitió, que aceptó que este juez libere, entonces estamos hablando de todo un sistema judicial podrido que permitió que un violador esté viviendo en la sociedad y llegue a matar a Micaela. Esa es nuestra lucha, y hoy dentro de tanto dolor vamos a seguir luchando por eso que ella creía y por transformar esta sociedad que avaló que la maten.


Sabemos que la familia pidió que en vez de brindar ofrendas florales se dedique ese dinero para la Fundación que se va a armar en relación a los ideales que ella seguía.


A nosotros nos sorprendió positivamente  la decisión de los padres de crear una fundación con su nombre, de que no haya ofrendas florales porque a la negra no le gustaban las flores, de poder destinar esa plata a cumplir un sueño que ella tenía. Vamos a apoyar desde nuestra organización a los padres en su decisión en todo momento, la verdad es que nos sorprendió y nos alegró que hayan tomado esa decisión porque estamos seguros que era lo que ella quería.


Volviendo sobre el tema de lo militante, quizás en las organizaciones es donde más pegó la noticia de Micaela porque además de la conmoción por ser un femicidio, era una  militante más a la que le sucedió esto a pesar de estar organizada. Creo que ella querría que su ejemplo hiciera militar a muchas otras mujeres, varones y gente en general, para lograr las transformaciones de las que estás hablando. ¿Algo para decirle a esa gente?


La verdad es que en nuestra ciudad nos sorprendió que tanta gente se haya acercado, tanta gente nos haya hablado. Decirles que se sumen, que el cambio está en nuestras manos, nadie lo va a cambiar si nosotros, sobre todo la gente joven, no nos ponemos la camiseta y transformamos en la vida cotidiana pequeñas acciones y grandes acciones también. Decirles que por Micaela se sumen, avancen, desde el lugar que sea, yo soy militante de la JP pero considero que para transformar las cosas hay que hacerlos desde todos los espacios, así que si no se quieren sumar a un movimiento político que lo hagan desde otro espacio pero que lo hagan. Que transformen las cosas, que se animen, que no se queden, que no se queden en zona de confort, sino que avancen, que puedan transformar desde su lugar y aportar a esta gran causa.
Audio de la entrevista