Open top menu


Desde hace una semana Micaela García, joven de 21 años oriunda de la ciudad de Entre Ríos, está desaparecida. Militante feminista y de la JP Evita, en la madrugada del sábado 1 de abril salió del boliche King rumbo a su casa, a la que nunca llegó. En el Enredando las Mañanas del viernes conversamos sobre el caso con Alfredo Hoffman, periodista entrerriano de Diario Uno y Radio Comunitaria Barriletes. Los antecedentes de desapariciones, femicidios y violencia institucional que demuestran que este no es un caso aislado en la provincia. Al momento de publicar esta nota se conoció la detención de Sebastián Wagner, sospechado de ser el responsable de su desaparición.

-¿Podrías hacer un resumen de lo que sucede desde el sábado que desaparece Micaela hasta hoy?

Lo que sucede es todavía materia de investigación. Hasta el momento hay dos personas detenidas, que se considera que han participado como encubridores de la desaparición de Micaela García. Se ha investigado recogiendo testimonios y también siguiendo las imágenes de cámaras de seguridad que aportaron algunos vecinos de Gualeguay, como para establecer algún recorrido de Micaela y del auto del sospechoso, que es Sebastián Wagner, a quien lo siguen buscando y hasta el momento no ha sido detenido. Ella sale del boliche King a las 5:30 de la mañana en Gualeguay. Es oriunda de Concepción del Uruguay, otra localidad entrerriana, estudia en Gualeguay Profesorado de Educación Física en la Universidad Autónoma de Entre Ríos, es militante del Movimiento Evita, militante feminista y de derechos humanos. Sale del boliche a esa hora y las cámaras la muestran yendo en dirección a su casa, encuentran luego una sandalia de ella, en el camino del boliche a su casa, iba caminando porque son pocas cuadras. Las cámaras muestran al Renault 18 Break verde de Sebastián José Luis Wagner, que ronda por los alrededores del boliche a esa misma hora. También las cámaras muestran que ese día sábado a la mañana va hacia un descampado en las afueras de Gualeguay, en una zona cercana al río, y luego lo muestran regresando media hora después. Esos son los datos que se tienen, luego se identifica que este auto era manejado por Sebastián Wagner, y que trabajaba en un lavadero de autos en uno de los accesos a Gualeguay. Lo van a buscar ahí y encuentran el auto en ese lugar, Wagner lo había dejado allí y le dijo a su patrón que se iba a Concepción del Uruguay porque estaba deprimido, y se había a esta localidad porque allí estaba su familia. Esto fue lo que declaró el dueño del lavadero, Fabián Pavón, un muchacho de 27 años, que dijo incluso que lo vio con su cara con rasguños. Fueron a la casa de Sebastián Wagner y estaba su esposa que dijo que desde el domingo no lo veía, y también habló de los rasguños. Con el correr de los días quedó detenido el dueño del lavadero, porque hubo una contradicción entre lo que declaró este muchacho y lo que declaró un camionero, que dijo que lo trasladó a Wagner hasta Campana, a pedido del pedido del dueño del lavadero, o sea que el dueño del lavadero está por el momento sospechado de haber contribuido a la fuga del principal sospechoso consiguiéndole un camionero que lo lleve hasta la zona de Campana, donde él se baja y ahí aparentemente un familiar -que sería la pareja de su madre, Fabian Ehcosor, que es el otro detenido,- lo traslada hasta la localidad de Moreno. Ayer se allanó esta casa, ya no estaba Wagner allí y no se aportaron datos sobre cuál es su paradero actual, por lo tanto Ehcosor quedó también detenido por encubrimiento. Eso es lo que se sabe, los datos oficiales que hay hasta el momento, lo que ha informado la justicia o ha dejado trascender la policía. Pero lo cierto es que del paradero de Micaela no hay novedades, se están realizando rastrillajes por distintas zonas de Gualeguay y también están trabajando buzos tácticos en el río Gualeguay, porque el auto aparece en dirección a un descampado cercano al río en las cámaras de video. Si bien según la justicia se están investigando todas las hipótesis, por estos datos que se van recolectando y por los antecedentes del sospechoso, se piensa que puede haber sido víctima de un ataque sexual. Porque Wagner tiene una condena por dos casos de violaciones cometidos en Concepción del Uruguay, y las víctimas fueron también estudiantes jóvenes. Y además zafó de una tercer condena, ya que al tener un hermano gemelo, él pudo eludir la condena a ultimo momento diciendo que en realidad quien había participado de esa tercera violación había sido su hermano gemelo, y no se pudo descartar suficientemente mediante la pericia de ADN que haya sido alguno de los dos, por lo tanto fue absuelto por ese caso por el beneficio de la duda. A esto se suma también algo que ha causada mucha indignación acá en Entre Ríos, y es que se conoció que el sospechoso Wagner tenía informes que desaconsejaban su excarcelación, él estaba cumpliendo la condena por los dos casos de violación, pero el juez Rosi decidió de todos modos liberarlo, a pesar de estos informes que desaconsejaban su excarcelación, así que por estos momentos muchas organizaciones sociales están manejando la posibilidad de algún tipo de denuncia o pedido de destitución de este juez por haberlo dejado en libertad. Igualmente todavía Wagner es el sospechoso de este caso, no se sabe si fue exactamente alguien que intervino en la desaparición de Micaela, pero esta es la situación.

-Todavía no se puede afirmar, pero todo indica que podría haber sido el autor de la desaparición de Micaela. Ahora hay una prioridad que es buscar a Micaela. En ese sentido, ¿cuáles son los pasos que se están siguiendo? ¿se está haciendo todo lo necesario por buscarla, más allá de los rastrillajes, desde lo jurídico y todo el aparato que se puede desplegar en la búsqueda de ella? Norita Cortiñas siempre cuestiona cómo puede ser que a 41 años del golpe no haya operativos eficientes para la búsqueda de personas.

Efectivamente es un déficit importantísimo en la provincia de Entre Ríos, porque no es un caso aislado lo que sucedió con Micaela, han existido casos también de desapariciones de personas que pasados los días o semanas son encontrados sin vida, por eso hay tanta conmoción acá en Entre Ríos, porque nos hace pensar que puede tener un final trágico. Y además está el caso de Fernanda Aguirre, una adolescente de 14 años oriunda de San Benito, una localidad de al lado de Paraná, que hace más de 10 años desapareció y nunca fueron encontrados sus restos, ni ningún dato que pueda corroborar cuál fue su destino, ni cuál es su paradero actual en el caso que permanezca con vida. Incluso hubo un juicio donde se condenó a la pareja de quien era considerado el autor de este caso de desaparición, Miguel Lencina, que se suicidó luego de ser detenido, o apareció suicidado en una comisaría. Además del caso de Fernanda Aguirre, en Entre Ríos existen también casos de violencia institucional, el caso de Gomez y Basualdo que son dos pibes que desaparecieron en 1994, con intervención de la comisaría 5 de Paraná, y según testigos fueron levantados por un patrullero de la comisaria 5 y nunca aparecieron. También está el caso de Elias Gorosito, que despareció levantado por un móvil policial en Paraná en el año 2002 y nunca apareció. Hubo un juicio en el que se condenó a tres policías por este caso, pero su cuerpo no ha aparecido y hay mucha expectativa por lo que pueda suceder con unos huesos que se encontraron a fines del año pasado en una zona también descampada de las afueras de Paraná. Es decir que no es un caso aislado lo que ha sucedido con Micaela. Hace pocos días, aquí en Paraná, desapareció un joven de 28 años, Miguel Segovia, que tenía tratamiento por un problema serio de adicciones y que desapareció de un día para el otro. Según declaró un amigo de él, la ultima vez que lo vieron fue a comprar droga a un kiosko que queda en una zona humilde de Paraná, frente a una comisaría. Rastrillaron toda esa zona, lo buscaron por los alrededores y no lo encontraron. Dos semanas después lo encuentran unos chicos que estaban cazando pajaritos con una gomera, encuentran su cuerpo a unas diez cuadras de ahí, en una zona donde hay una vegetación espesa, pero todavía no se ha podido corroborar cómo fue que murió. Así es como trabaja la policía de Entre Ríos: o pasan estos sucesos que contaba de violencia institucional/policial extrema, o demoran años en encontrar a una persona, o no la encuentran y después la encuentra gente que pasa por el lugar. Por el momento se están haciendo esos rastrillajes que te decía en Gualeguay, y ademas toda la comunidad entrerriana y de todo el país está conmocionada por este caso. Hoy en Paraná también va a haber movilización. Hubo una dos días atrás en Gualeguay que fue masiva, es una localidad de 40.000/50.000 habitantes y hubo más de 10.000 en esa movilización, donde quienes la conocen, las amigas y compañeras, leyeron un documento que fue muy emotivo, reclamando a las autoridades policiales y judiciales que la encuentren, porque no puede ser que a 34 años de recobrada la democracia todavía haya gente que de un día para el otro desaparezca y que no la podamos encontrar. La verdad es que la situación que se está viviendo es de muchísima incertidumbre y angustia, porque no queremos que termine como han terminado otros casos también de chicas desaparecidas en la provincia de Entre Ríos.

-Micaela era parte de esa nueva generación que lucha contra la violencia hacia las mujeres. ¿En qué medida la coyuntura abierta con la lucha del “Ni una menos”, así como la exigencia y movilización constante de las mujeres, han posibilitado que este tipo de denuncias cale más hondo, tenga una repercusión nacional y pueda ser apropiada como exigencia más allá de Entre Ríos?

Trabajo en dos medios aquí: uno masivo que es el Diario Uno y un medio comunitario que es Radio Barriletes. Y lo que hemos visto con los compañeros de trabajo es que este caso, como algunos anteriores que hubo, rápidamente han tenido repercusión nacional, y esto tiene mucho que ver con lo que ustedes comentan del movimiento feminista y del Ni una menos. Acá en Paraná ha habido el 8M una movilización sin precedentes, muchísima gente, obviamente la inmensa mayoría de mujeres, pero también algunos varones acompañando. Pero lo más importante fue, ademas del numero de gente, la gran cantidad de organizaciones políticas y sociales que se unieron para ese acto y paro del 8M. Organizaciones políticas y sociales que no coincidían en marchas y reclamos, ahora sí se encontraron el 8 M. Y también el 24 de Marzo, en la marcha de la Multisectorial de Derechos Humanos de Entre Ríos, la denuncia de los casos de femicidios y de violencia contra las mujeres ocupó una parte importantísima en el documento, y además la marcha estuvo repleta de consignas relacionadas con el aborto legal, seguro y gratuito, contra la violencia a las mujeres y por la diversidad sexual también. Esto ha ayudado a que este caso de Micalea haya tenido gran repercusión, al punto que va a haber una movilización en Capital Federal, que no es poco para algo que sucede en una localidad pequeña del interior como es Gualeguay. Algo similar sucedió con el caso de Gisela Lopez, en otro pueblo entrerriano que es Santa Elena. Gisela también estuvo desaparecida y apareció tiempo después sin vida en un descampado, y hay cuatro personas detenidas que van a ser llevadas a juicio este año, por ataque sexual y posterior asesinato, es decir femicidio. Acá la asamblea feminista está sesionando constantemente, tiene muchísima fuerza y lleva adelante los reclamos de la aparición con vida por Micaela, así como por todos los reclamos en contra de la violencia contra las mujeres.

Audio de la entrevista

Claves