Open top menu



Hace dos años aproximadamente nacía la Red de Docentes, Familias y Organizaciones del Bajo Flores a partir de casos de desapariciones y acosos vía facebook a pibas de entre 13 y 16 años. En la última emisión de Enredando las Mañanas nos visitaron Andrea y Augusto (maestrxs) integrantes de la Red.

Los orígenes de la red, el papel y la ausencia del Estado, la realidad de las pibas, las adolescencias, la precarización de la vida, la escapatoria, y la posibilidad de construir otros mundos posibles, diferentes para esas pibas que no deben estar ni encerradas, ni desaparecidas, sino todas las pibas con vida.


-¿Por qué, cuándo y cómo surge la Red de Docentes, Familias y Organizaciones del Bajo Flores?

Augusto: la red surge hace dos años en el Bajo Flores, principalmente por la ausencia del Estado, y por el abandono que tienen las familias que viven en barrios marginales de la ciudad. Personalmente lo que pasó fue que se acercó una mamá a la escuela, yo trabajo en escuelas primarias, en ese momento trabajaba en 7° grado, en una escuela lindante a la villa 1.11.14, y acá vemos el primer abandono del Estado, no hay escuelas en las villas, como no son barrios que fueron pensados y no hubo planificación no hay escuelas dentro, entonces todas las escuelas que hay alrededor, a diez cuadras, son para los pibes/as de la villa. Lo que pasó en esa escuela fue que vino una mamá de una nena que yo había tenido el año anterior, que ya estaba en el secundario, a plantear que no sabía qué hacer porque a la nena la venían amenazando por facebook, y le habían hacer hecho cosas horribles, como ir a la casa de personas desconocidas a filmar vídeos, o a hacer cosas realmente asquerosas que ya hemos denunciado mucho, y la madre no tenía a donde ir porque, en ese momento, me cuenta que intenta hacer la denuncia en la comisaría y ahí no se la quieren tomar. Ante esto, otro de los abandonos del Estado es que los docentes no tenemos ni idea cómo actuar en casos así, nadie nos capacita, y tampoco parece ser una preocupación del Ministerio de Educación, ni de nadie que se encargue en las escuelas del pensar en cómo actuar. De hecho, desde la escuela lo primero que te dicen siempre es ´llama a la guardia de abogados´ que es como una especie de… nadie los conoce, pero son una especie de súper-héroes, cada problema que se les escapa te dicen llama a la guardia de abogados, porque, seguramente piensan, todo se resuelve aplicando alguna ley. Obviamente, la guardia de abogados lo que contestó fue que si no había sido en la escuela para qué nos preocupábamos y que la madre vaya a hacer la denuncia a la policía. Ante esto, como milito en ADEMYS, mando este problema a mis compañeros para ver qué me decían y ahí me comentan que en una escuela del distrito Nº 8, que es cercano al 11 donde estaba yo, habían aparecido casos parecidos. Nos pusimos en contacto varios docentes, y encontramos que teníamos casos muy similares, de pibas amenazadas de la misma forma, que vivían en la misma manzana del barrio o en manzanas cercanas, y que la policía tampoco les tomaba la denuncia en la comisaría. Ahí empezamos a ver la necesidad de juntarnos las familias, los maestros y maestras de las escuelas, y las organizaciones políticas que hacen trabajo barrial. La idea de juntarnos era invisibilizar las individualidades dentro de la red porque no sabíamos con qué nos estábamos enfrentando, teníamos miedo, no sabíamos qué clase de mafia estaba en frente, y nos parecía que mientras más pudiéramos abrir el espacio, cuantas más instituciones y organizaciones participaran en el espacio, más podíamos hacer presión para visibilizar los casos, hacer que alguien lo tome, y que el Estado se haga cargo de hacer algo con esas familias.


-¿Y de buscar a las pibas no?


Augusto: hay algo que muy a menudo tenemos que aclarar y es que las pibas no desaparecen porque pasa una Traffic Blanca, no suele darse de esa manera, no tuvimos ningún caso en el que la desaparición haya sido forzada de una manera… todas las desapariciones son violentas y forzadas, pero no en el sentido de la película, que viene un tipo encapuchado y la agarran entre dos o tres y la meten dentro de la camioneta. Eso no ha sucedido en todos los casos que hemos seguido, es mucho más perverso el tema, porque lo que hacen es ir seduciéndolas para que las pibas se vayan de la casa, que también es desaparecerlas y también es secuestrarlas de alguna manera. El tema es que las convencen de que quieran irse de la casa, valiéndose, y esto es lo perverso del sistema y las formas de actuar de estas mafias, de la vulnerabilidad que tienen las chicas, y del abandono que tienen.


-¿Cuáles son las realidades de las pibas que desaparecen de estas formas?


Andrea: a mí me gustaría recalcar dos cuestiones. Escuchaba a Augusto relatar, y una cosa que siempre contamos en las entrevistas es que estos problemas, desapariciones, abusos, acosos, amenazas, no salen en cualquier lado, aparecen en la escuela, porque justamente somos docentes, maestros y maestras que estamos ahí, todos los días, con nuestros pibes y pibas armando un vínculo completamente comprometido, de afecto, de enseñanza-aprendizaje, con las pibas y con sus familias. Augusto recién contaba, una familia que había sido ya egresada de la escuela, vuelve a él a preguntarle qué hacer. No pasa en cualquier lado, no es una parroquia. Pasa en la escuela. Me parece importante destacar la importancia de nuestro rol, que somos tan apaleados por los medios, por los gobiernos y demás. Lo otro que me gustaría remarcar es que los primeros casos no fueron de desapariciones, fueron de acoso, amenazas por medio de facebook, en algún caso particular hubo un acercamiento físico atrás de la cancha de San Lorenzo, pero luego vinieron las desapariciones, y ahí es donde la red toma más visibilización. Todos nos empiezan a ver más por esto. Ante la nada misma de la ausencia del Estado, de la comisaría que no toma la denuncia, de la fiscalía que no lleva adelante la causa, nosotros salimos a gritar el nombre de la piba a la calle, a visibilizar que falta una piba. Se encargará la justicia después de investigar, si nosotros presionamos, pero no estamos atrás de las pibas de redes de trata, de prostíbulos, lo que tenemos como norte es que hay una piba que está ausente en la casa y en la escuela y el Estado no la está buscando. Y no es cualquier caso, no es cualquier piba, son las pibas de los barrios pobres porque a una piba de Caballito no le sucede eso, va el padre, hace la denuncia, y la poli a las dos horas la está buscando. Acá no sucede. Entonces, ahí está la necesidad de la red entre los docentes, las organizaciones barriales y las familias, para el acompañamiento sobre todo a la familia que está buscando a su piba y para visibilizar la situación.

-Todo el tiempo remarcan la ausencia del Estado y a la vez las escuelas son una dimensión del Estado, ¿cómo manejan lo contradictorio por un lado ustedes estar al interior de una instancia pública, estatal, que se supone que tiene que garantizar derechos? ¿qué nivel de compromiso hay en términos institucionales con la red? o ¿es a pesar muchas veces de las propias autoridades de las escuelas, y en un plano más general el ministerio de educación, que ustedes están dinamizando este proyectos?

Augusto: en las escuelas, ya te digo lo de la guardia de abogados, que te responde si es afuera de la escuela para qué te preocupas. Es algo que los maestros y maestras venimos trabajando con las familias desde que las conoces. Para las familias los maestros somos parte del Estado y es ese Estado el que nunca les garantizó nada. Cuando uno dice el Estado es el que garantiza derechos… que me digan qué derecho le garantizó el Estado a una familia que vive en una habitación alquilada, que le sacan lo poco que gana porque lo tiene que pagar en el alquiler de una habitación sin ventanas en la 1.11.14, porque así se vive en la 1.11.14, el alquiler de una habitación con ventanas sale más cara, y tenes los sucuchos donde viven familias hacinadas. Nosotros somos parte de ese Estado como escuela, entonces uno construye una relación y un vínculo con los chicos que van a clase y con las familias para que no lo vean como parte de ese Estado opresor, sino parte de una institución que trata de que se sientan parte, de contener, y al mismo tiempo de educar a las chicas y a los chicos para que puedan ser conscientes de su realidad y denunciar que se merecen, no que se merecen, que les corresponde algo distinto.

Andrea: y sumando a tu pregunta, las instituciones las sostienen las personas, y hay personas comprometidas y personas que no se comprometen, ahí estaba tratando de remarcar que somos los docentes los que estamos ahí con las pibas. A partir de esto hubo mucho laburo de la parte pedagógica, armar secuencias didácticas del sindicato para poder laburar el grooming, que es el acoso cibernético, el acompañamiento a las familias. Estuvimos tratando de buscar, no sólo a nivel institucional sino en la paridad, con los compañeros de las escuelas, de llevar esta problemática a las aulas y ponerla en debate permanente.

-Vos recién remarcabas que cuando desaparece una piba el norte es denunciar la desaparición, y que las redes que se tejen en los territorios para efectivizar esos acosos o desapariciones se debe encargar la justicia. Sin embargo la red también estuvo llevando acciones por ejemplo el 8 de marzo en el barrio, una acción muy interesante de movilización dentro del barrio en un día como el 8 de marzo, en el marco del paro internacional de mujeres, y hay todo un debate en torno a qué hacen esas pibas si vuelven al barrio, no vuelven al barrio. Más allá de que en el momento de la desaparición la denuncia concreta es esa, hay una realidad que se entreteje en estos territorios y a la cual vos hacías referencia al principio cuando contabas la propuesta de hacer una red amplia.

Andrea: tratamos de entender las adolescencias que están viviendo las pibas hoy, que no es la misma que vivimos nosotros, ni la misma que vivimos nosotros en otros barrios de la ciudad de Buenos Aires. Eso en primer lugar, y a partir de eso, pensar primero que aparezca y acompañar a la familia, luego que aparece seguir acompañando a la familia, y acompañar a la piba, que tiene que volver a la escuela, tiene que volver al barrio. Y pensar qué otros mecanismos, qué otras situaciones se les puede facilitar a las pibas para que vivan su adolescencia de una manera más sana.

Augusto: muchas veces nos preguntan si somos una red contra la trata, nosotros no somos una red contra la trata porque lo que estamos tratando de denunciar no es sólo una cuestión de trata, sino algo mucho más amplio. Lo que denunciamos es que hay un abandono sobre estas pibas, que es social y estatal, que hace que las pibas sean vulnerables a ser seducidas para irse de la casa. A veces es por una cuestión de que hay alguien que las persigue con un fin de explotación sexual y muchas veces no, pero es también gravísimo, porque una piba que se va de la casa no se va porque le pintó el capricho, son nenas, de entre 13 y 16 años, que se van de la casa porque la vida que tienen es una vida de la que se quieren escapar. Lo que nosotros tratamos de trabajar desde la red es, qué está pasando en estos barrios para que las pibas se quieran ir de sus casas y cómo podemos tratar de ofrecerles alguna alternativa para que puedan llevar su adolescencia de una manera más amena. Obviamente contra lo que luchamos es algo mucho más grande que una mafia, porque estamos luchando contra un sistema que hace que esas pibas tengan que estar viviendo su adolescencia encerradas en las casas. Imagínense si ustedes le dicen a esas familias que afuera hay redes que las quieren captar, o que afuera todo lo que puede pasar es malo, la respuesta es el encierro. Por eso nosotros siempre decimos ni encerradas, ni desaparecidas, todas las pibas con vida. Este es un tema, porque cuando más encerras a una nena adolescente… es como nosotros, me acuerdo de mi vieja diciéndome no podés ir a recitales de rock y yo me quería escapar, y me escapaba. Por qué una piba hoy en día de un barrio de estos, no puede tener una adolescencia en la que pueda disfrutar de lo que quiere hacer, obviamente acompañada.

Andrea: por eso es importante también el laburo con las organizaciones barriales. Nosotros armamos un recursero donde tratamos que las familias puedan acceder dentro del barrio a distintos dispositivos, que laburan con talleres, con cuestiones recreativas, para que tengan otros espacios también. Porque es complicado vivir en la villa. Además tenemos otro espacio que se formó hace unos cuantos meses atrás, fuera de la villa, donde las pibas acceden, con dos compañeras nuestras, a hacer otra dinámica, a ser un rato adolescentes, sin la mirada del adulto, sin la mirada de mamá, sin el miedo a…

-Pensaba en el patriarcado por un lado y en el adultocentrismo por otro… ¿Cómo vivencian estas cosas con los pibes y pibas? ¿Qué dicen los pibes y que dicen las pibas que no siempre coincide?

Andrea: ahí está la importancia de enseñar educación sexual con perspectiva de género dentro de las aulas. Estamos hablando de los estereotipos que venimos reproduciendo generacionalmente, hay que empezar a romperlos. Hay que ponerlo en debate desde chiquititos en inicial, en primaria y en media. Poner en discusión permanentemente eso. Es difícil discutirle a una adolescente hoy que el estereotipo que querés ser no sea la del videito de Despacito, yo también quiero ser esa, tener un lomazo bárbaro, estar deseada por dos tipos. La discusión pone en debate permanentemente eso, otras realidades posibles, otros roles posibles que podamos cumplir, otras mujeres, qué mujer quiero ser.

-¿Cómo es aprender haciendo en la red con cada nuevo caso que aparece?

Augusto: para nosotros fue todo un aprendizaje, a prueba de error. Al principio nos pasaba que ante la desaparición, por ejemplo la de Layla que fue muy mediático, no sabíamos a dónde ir, empezamos en al comisaría, porque no le querían tomar la denuncia, fuimos 30 personas a la comisaría a pararnos, estuvimos 12 horas hasta que le tomaron la denuncia. Pero después decíamos hay que hacer una movida, y ¿a dónde vamos? ¿al consejo de la mujer? ¿al consejo de niñas, niños y adolescentes? ¿A la fiscalía? ¿A La PROTEX [Procuraduría de Trata y Explotación de Personas]? No sabíamos a dónde ir. En ese camino de empezar a consultar gente, empezar a reunirnos, tuvimos reuniones con un grupo que se llama Brigada Niñ@s, que depende del Ministerio de Justicia y nos orientaron en cómo hacer denuncias, tuvimos reunión con el fiscal Colombo, de la PROTEX, que también nos fue orientando. Surgió en la red la idea de armar un protocolo, para poder aplicar de alguna manera, ante la desaparición de una niña en la 1.11.14. Nosotros focalizamos mucho en el barrio porque nos parece que lo más rico que tiene la red es esto de poder trabajar con familias que conocemos, en un lugar que conocemos, no es que nosotros somos súper-héroes, ni capos de la lucha antitrata…

-Que es una lógica muy propia de las ONG… del profesional que brinda la respuesta que a la vez se desterritorializa…

Andrea: nosotros no transmitimos receta, transmitimos experiencia. A nosotros nos funcionó esto. Nos fuimos equivocando acá, capaz que a ustedes no les sale, pero es nuestra experiencia.

Augusto: lo primero que pensamos desde la red es que siempre sea un docente de la escuela el que sea el vínculo con la familia. Porque hay algo que pasa con las familias, es que los empieza a llamar todo el mundo, hay un montón de organizaciones, de las amigas y de las no amigas, que quieren la foto al lado de la madre en el momento que llegue la piba.

-Eso es importante… porque a veces incluso en estos casos vemos lamentablemente opera la lógica de capitalizar la búsqueda de las pibas. Me parece interesante cómo la red logra visibilizar una referencia colectiva

Augusto: cuando nos llega algún caso de una piba del barrio desaparecida lo primero que pensamos desde la red es a qué maestros/as conocemos de la escuela para llamarlos y decirles, che, necesitamos que seas el nexo con la familia. Y muchas veces nosotros ni hablamos con la madre, hablamos con la maestra o maestro de esa escuela, tratando de aconsejarlo, le decimos lo que nos parece mejor para hacer, que lo consulte con la familia… no tratamos de ser nosotros los que estemos al lado, sino que el que esté al lado sea alguien que la madre le tenga confianza, porque sino es como muy falso que te cae alguien que ni conoces, y ¿quién sos?…

Andrea: a parte pensando en la piba misma, lo importante que es que tus compañeros de escuela, tus docentes de la escuela te estén buscando, te estén esperando para que vuelvas, también es el otro espacio donde vas a volver cuando llegues a tu casa después.

Augusto: me pasó con una estudiante mía que estuvo desaparecida como 15 días, y lo puedo contar porque pasó hace mucho tiempo y esta recontra hablando con la familia. Después de hacer miles de movidas, cortes de calle en Acoyte y Rivadavia, ir a la fiscalía, denunciar a los medios, etc etc. nos llega un contacto de adentro del barrio de que sabían dónde estaba la chica, la querían entregar, pero que la nena no quería volver con la familia, entonces a la nena le ofrecen encontrarse conmigo en vez de con la familia, yo fui su maestro de 7° grado. Nos encontramos en un lugar sin que nadie sepa, justo al mismo tiempo que se estaba haciendo un corte en Acoyte y Rivadavia, y lo menciono porque cuando se hacen movidas grandes las nenas suelen aparecer. Cuando me encuentro con la nena me dice que no quiere volver a la casa porque la madre es mala y no la deja ir a bailar, porque la madre a veces se enoja y le pega, que es algo que pasa muy seguido también y que además a ella su novio la quería mucho y que por eso se había ido. Después se encuentra que el novio no era su novio, sino que era un pibe que tenía contactos con un montón de mafias del barrio, y que cuando esto se empezó a hacer mediático al pibe mismo la mafia le soltó la mano, y le dijo devolvela y hacete cargo porque sino te bajamos a vos y a tu familia, por eso la termina entregando el padre de este chico, cuando cayó la mafia en la casa a decirle solucionan este problema o los bajamos. Generalmente son distintas escalas que hay, uno de los que puede convencer a una piba que se vaya de la casa puede tener la misma edad y estar persiguiendo otra cosa, este pibe le había prometido que se iban a ir a Perú, una vida de videoclip de reggeton, una vida genial, lejos de la familia que la oprime y la aplasta e iban a poder ser felices. Cuando me encuentro con la nena, al principio me decía no quiero volver, mi mamá es mala. Entonces yo le conté todo lo que había hecho con su mamá en esos días: yo estuve con tu mama en la comisaría hasta tal hora, la tendrías que haber visto a tu mamá como le gritaba al comisario que tenía que investigar, después fuimos a la fiscalía, la tendrías que haber visto a tu mamá hablándole a las cámaras. Hasta que la nena terminó diciendo que la quería ver, la llamamos a la madre y se reencontraron, pero la verdad es que cambia la vida de las pibas saber que alguien te está buscando, que alguien te quiere. Y la necesidad nuestra es pensar que la piba va aparecer, hacemos todo lo posible para que aparezca pero además creemos que va a aparecer, es algo que parece una tontería remarcar. Nosotros no queremos que aparezca una piba muerta, nosotros queremos que vuelvan siempre las pibas. Y justamente luchamos pensando en esa vuelta, que va a tener que volver a la escuela y si todos la miran como ah esta se fue de la casa es mucho más complicado. Entonces luchamos desde el comienzo para que la búsqueda sea conjunta, sea por la gente que la conozca, y que se de todo mucho más fácil.

-Y que las pibas sientan que no da lo mismo no… Hace un tiempo en una actividad que se organizó en la Casona de Flores una compañera de la red remarcaba la importancia de hablar, de discutir, de estar en el territorio, porque muchas veces atrás de que lo que operan son poderes muy importantes e indestructibles se genera el silencio. La importancia de estar ahí poniendo el cuerpo, denunciando, gritando, haciendo actividades, con las pibas y con las familias

Augusto: una vez hicimos un mural en el barrio, y lo diseñaron nenas que fueron víctimas de amenazas de facebook y alguna que había estado desaparecida también, las chicas lo pensaron y el mural es una cara de una adolescente gritando, y en el grito decía hay que hablar, hay que hablar, hay que hablar. Y ellas lo pensaron. Hablar como expresarse.

Andrea: la comunicación, que también es nuestra tarea en las escuelas, fortalecer ese canal de comunicación entre las pibas/es y sus familias. La cotidianidad, la vida precarizada, el trabajo precarizado, la vivienda precarizada van rompiendo esos canales de comunicación, donde las pibas y pibes por más que parezcan grandes todavía nos necesitan un montón.

-¿Han podido generar, además del mural que me parece muy emblemático, algún tipo de producción donde lo terapéutico, el poder expresar, exteriorizar lo que les viene pasando, o que quizás no vivieron pero lo vivió una amiga, una compañera? ¿Han podido abordar a nivel más educativo en el aula o fuera de ella y que se genere algún tipo de material, de manifestación, que a la vez es muy terapéutico?

Andrea: lo estamos logrando, obviamente no pasa en todas las escuelas ni en todas las aulas. A medida que va pasando el tiempo, que estas experiencias se hacen más conocidas, que se instala más y mejor la educación sexual con perspectiva de género, estas cosas afloran en las aulas. Sobre todo en los espacios donde los docentes que acompañan a la red están presentes, y donde las pibas están o estuvieron, el laburo que se hace con esos compañeros y compañeras es súper importante, tratar de fortalecer esos vínculos de red , de pares dentro del aula, que también la están esperando. Desde el sindicato, ADEMYS, se ha elaborado material pedagógico que apunta a eso, a poder poner en discusión la vulnerabilidad de estas chicas, y que ellas y ellos puedan expresar sus miedos. Los talleres que aramos con las familias también, somos docentes que creemos que en la escuela la entrega de boletines no es la entrega de boletines, es la oportunidad que tenemos para compartir un espacio más con esas familias que tanto tienen para hablar, porque tampoco tienen espacio para hablar esas familias. Entonces también ahí hay que articular la comunicación con sus pibes y pibas.

-El lunes ADEMYS está llamando a un no inicio y movilización aquí en la Ciudad de Buenos Aires…


Andrea: nos ofrecen un aumento miserable del 1,45% y tres cuotas de 400 pesos en negro para noviembre, diciembre y enero de 2018…

Augusto: no nos recibieron, nosotros hicimos muchas movidas desde principio de año con el aumento miserable del 18%, luego de muchas movidas subió al 19%. Hicimos muchas medidas, marchas de antorchas a la noche, festivales, caravanas, todo lo que se pueda imaginar y no nos recibieron nunca. Después aumentan en provincia y en capital para la última semana de clase, antes de las vacaciones nos dicen que nos van a dar una oferta superadora,y nos ofrecen esto… un 1,45% y las tres cuotas de 400 hasta Diciembre de 2018.

Andrea: y no sólo nos atacan con nuestro salario, con el que vivimos, pagamos el alquiler, comemos, pagamos impuestos y capaz vamos al Gaumont que es barato, también nos atacan el estatuto. Salió una normativa días atrás donde deciden por decreto que todos/as los/as maestros/as curriculares salen de la dependencia de primaria y pasan a la GOLE (Gerencia Operativa de Lenguas en Educación).

Augusto: es decir los dejan por fuera del estatuto, los maestros de inglés y otras lenguas que se dan en las escuelas, en vez de depender de primaria pasan a depender de un organismo externo a la dirección de primaria, donde no tienen por qué estar regidos por el estatuto del docente. Contra todo esto estamos luchando, porque al Estado no le importa la educación pública y eso es claro.

Audio de la charla completa:

Claves