Open top menu


Así actúa el brazo armado del Gobierno Nacional en los barrios populares. La Prefectura Naval Argentina con un lenguaje y actitudes que la caracterizan históricamente cumplen órdenes de reprimir, amedrentar, amenazar, golpear, manosear, romper casas, torturar, detener ilegalmente y convertir los barrios en coto de caza.




Dialogamos con Marcela del Barrio 21-24 de Barracas sobre la represión y tortura, bajo responsabilidad de la ministra de seguridad de la nación Patricia Bullrich, sufrida este fin de semana y que tuvo varios detenidos. Entre ellas Marcela, a quien le cambiamos el nombre porque es tal el grado de inseguridad que se vive en el barrio que tiene miedo por su familia y sus vecinos.





"Callate, cerrá el orto hija de puta"

_Se me vienen encima y me agarran a palazos entre seis de prefectura. Me agarran de los pelos hasta el patrullero y me llevan hasta una garita. Atrás de la garita llevaron a mi cuñado y mi hermano y los cagaron a palos. Cuando llegaron los compañeros reclamando por nosotros me llevaron a otra garita.

"Vamos a llevarla a otro lado porque por esta están haciendo mucho quilombo"

_Y me llevan a otra garita. Me tuvieron un rato, no se cuánto. El prefecto recibe una llamada, una orden, que me lleven a otra garita. No le dio importancia a la llamada y le dijo a su compañero que ponga el agua para tomar mate y entre ellos se preguntaban "¿Con qué excusa vamos a llevar a esta piba al a comisaría?".

"Chupá a cualquiera."



_Al rato me llevan a otra garita. La tercera. Viene un policía de la ciudad, me lee los derechos y me dice si quería firmar. Le dije que no y justo había un par de compañeros. Les golpeo el vidrio. Entre todo esto les habían dicho que ya me habían llevado a la comisaría. Les pido a mis compañeros que me alcancen un par de zapatillas porque estaba descalza. La Prefectura me pasa al patrullero de la policía de la ciudad. Me llevan a la comisaría 32. Me toman las huellas digitales cinco veces, me leen los derechos otra vez y al rato me dan la libertad.

¿Cómo arranca toda esta represión?

_Mi sobrino venía con los amigos de jugar a la pelota en el colectivo de la línea 70. Cuando quisieron bajar uno de Prefectura se les ponía en el medio. Mi sobrino le pide que lo deje bajar y le responde "A negritos como vos los hacemos desaparecer, los cagamos a palo, los matamos" le dijo. Mi sobrino logra zafar y cuando baja el Prefectura baja atrás de él y le pega un palazo que lo desmaya.



La represión del Estado, una costumbre cotidiana.

_Todos los días lo mismo. Te paran para pedirte el documento y te terminan maltratando. A los pibes les arman causas. Había más de 200 prefectos acá y decían "chupá a cualquiera". No estoy segura en el barrio. Vinieron para matarnos. Le podía pasar a cualquiera del barrio.

El miedo instalado.

_Los vecinos no quieren denunciarlos por miedo porque tienen una familia, porque salen a laburar a las 5 de la mañana. Ayer y antes de ayer se cansaron de parar la camioneta en frente de la casa de mi vieja sacando fotos. En estos días con lo que pasó parece mentira pero hay más prefectura. 






Claves