Open top menu


José Daniel Soria Barba, el inspector principal de la Policía de la Ciudad que fue detenido ayer acusado de esconder 17 panes de marihuana en plena quema de la droga, está siendo investigado por falso testimonio por sus declaraciones en el juicio oral por el asesinato de Nehuen Rodríguez. 


Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular *

Soria Barba viajaba como acompañante en el patrullero de la entonces Metropolitana que el 15 de diciembre de 2014 embistió al adolescente en Barracas. Durante el juicio, declaró como testigo que él había encendido las luces y sirenas antes de que Nehuen fuera atropellado y que no vio nada de lo sucedido porque estaba escribiendo un acta. Sin embargo, en las audiencias quedó demostrado que el patrullero cruzó en rojo, en contramano y que circulaba sin sirena. Por eso, el juez Julio César Baez, del Tribunal Oral Criminal 4, ordenó que Soria Barba sea investigado por falso testimonio. El juicio terminó el 3 de abril con la condena a 3 años de prisión de suspenso por homicidio culposo agravado al oficial Daniel Germán Castagnasso.

“Hoy me levanté con esta noticia que demuestra qué tipo de policías están en la calle supuestamente para cuidarnos a nosotros y a nuestros hijos. Durante el juicio, Soria Barba encubrió a su compañero y amigo Germán Daniel Castagnasso. Es un cínico porque sus declaraciones fueron absurdas, dijo que sufría de amnesia, que no vio nada de nada porque iba escribiendo un acta y que ni siquiera preguntó qué pasó una vez sucedido todo”, se indignó Roxana Cainzos, mamá de Nehuen y referente en la lucha contra la violencia institucional. 

Ahora, Soria Barba quedó involucrado en otro hecho delictivo: quedó detenido y apartado de la fuerza acusado de robar y esconder 17 panes de marihuana durante un procedimiento en el que se quemaron 380 kilos de esa droga en el cementerio de la Chacarita. En el acto estuvo presente toda la cúpula de la policía porteña. Soria, que estaba a cargo del traslado de la droga, habría escondido en su auto panes con 11 kilos de marihuana que debían ser incinerados. Poco después de advertirse el faltante, la droga apareció en un contenedor de basura en Caballito.

 “Esperemos que le den muchos años de prisión. Esta policía no debe estar más en la calle, son policías corruptos. Y nuestros pibes están en peligro en sus manos.

Lamento tanta impunidad y ojalá que ahora la gente sepa quiénes son, que salga a la luz la verdadera historia de las personas que intervinieron en el asesinato de Nehuen. Y se reconozca un poco de justicia”, concluyó Roxana.




*FM La Caterva, FM Riachuelo, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino, ANCAP