Open top menu

El sábado se realizó en Plaza Once un festival en defensa de lxs trabajadorxs ambulantes que son permanentemente perseguidos y reprimidos por la Policía de la Ciudad. Convocados por la Confederación de Trabajadorxs de la Economía Popular (CTEP) Capital, gran cantidad de feriantes y trabajadorxs de la vía pública se agolparon en la plaza para hacer lo que hacen todos los días: trabajar en la calle para poder subsistir, en la primer "feria de lucha y resistencia" que se repetirá de forma itinerante por las distintas plazas de la ciudad.




La palabra subsistencia aparece como una constante en cada uno de los relatos de lxs laburantes. No hay trabajo, se inventan uno, no los dejan. Los reprimen y roban la mercadería. La impunidad y violencia policial se profundiza contra los senegaleses y los migrantes en general.
Luzmery Villanueva, referenta de de Vendedores Independientes de Once 

Luzmery Villanueva, referenta de Vendedores Independientes de Once expresó: "Nos organizamos para defender nuestro trabajo que lo hacemos en la vía pública porque con este gobierno que no nos da trabajo, esta es la única manera de buscar el sustento diario de nuestra familia. Nosotros tenemos la ley de mera subsistencia, salimos con mercadería en mano a trabajar por las calles de Once. Hoy estamos acá para demostrarle al gobierno que somos capaces de armar esto que estamos armando hoy. Lo único que le pedimos es que nuestro trabajo sea respetado. Vamos a seguir peleando por eso, por nuestro derecho al trabajo. No le robamos nada a nadie, lo único que queremos es trabajar". Entre lágrimas de tanta impotencia acumulada y de la alegría de la organización, Luzmery cuenta la lucha que vienen llevando adelante desde la agrupación hace un año y medio: "Con la organización y unidos vamos a lograr golpear a este gobierno que nos odia”.




Al término de Luzmery, habló Rafael Klejzer, secretario general de la CTEP Capital: "Laburantes de la vía pública, de cooperativas de cartoneros, de cooperativas textiles y tantas otras ramas organizadas en CTEP, un sindicato que no viene a organizar la pobreza sino a conquistar derechos, a organizarnos porque los trabajadores de la economía popular nos inventamos nuestro propio laburo para poder subsistir, sobrevivientes de las políticas de ajuste de este gobierno. Somos el resultado de las políticas de los malos gobiernos, pero la diferencia es que estamos organizados y entendemos que la salida es colectiva y no individual. En un momento donde se está discutiendo la profundización de la persecución, de ponerle días de cárcel y montos de multa a lxs trabajadorxs, acá montamos lucha y resistencia, esta feria va a ser itinerante e iremos a otras plazas de la Ciudad de Buenos Aires para defender el trabajo".




"Es más difícil vender un alfajor en la calle que una bolsa de falopa"

Nicolás, referente de CTEP se refirió a la política del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que ampara a las mafias de la ciudad mientras persigue a lxs trabajadorxs: "Miles de compañeros cotidianamente salen a hacer esto, a laburar, sin joderle la vida a nadie, lo único que hacen es ganarse el pan, Espacio Público definió que eso es un delito, nos puso en el lugar de los delincuentes, y acá no hay ni un sólo delincuente, cualquiera que conoce la realidad de los barrios sabe que es mucho más difícil vender un alfajor o un corpiño en la vía pública que una bolsa de falopa, el que vende una bolsa de falopa está mucho más seguro que el que sale a vender cualquier cosa en la calle. Esa es la política de esta ciudad. Nunca estuvieron mejor las mafias en esta ciudad, porque la garantizan ellos con la complicidad policial mientras persiguen al laburante. Y ahora no sólo eso sino que mandaron una ley a la legislatura para modificar el código contravencional, te pueden detener 5 días por estar tratando de ganarte la vida en una realidad que le niega el trabajo a millones en todo el país y en la ciudad. Están construyendo una ciudad sólo para ellos, no lo tenemos que permitir. Además de xenofobia y racismo es persecución política. En la dictadura, al que pensaba diferente desaparecía, en esta democracia medio pelo que ellos construyen, al que sale a laburar que se opone de hecho a la política oficial lo persiguen. Tenemos que ponerle fin, tenemos que organizarnos entre trabajadores, y buscar que los vecinos entiendan que están jugando con el hambre, no sólo el que tiene el puestito sino con el hambre de familias enteras, son cientos de miles que viven de la economía popular".