Open top menu

El jueves 5 de Julio de 2018 se convertirá, sin dudas, en una fecha histórica de lxs trabajadorxs de prensa. Una inmensa movilización abrazó a lxs despedidxs de Télam, desde el Obelisco al Centro Cultural Kirchner. Una marcha federal encarada por una agencia nacional de noticias. Lxs trabajadorxs de las corresponsalías se hicieron presentes y llevaron las banderas de Misiones, Río Negro, Tucumán.


Foto de Carlos Brigo (uno de lxs despedidxs de la Agencia TÉLAM) 

Un enorme operativo policial fue, nuevamente, la respuesta. Por momentos parecían menos que la concentración de la semana anterior, pero no, sucedía que la cantidad de participantes era mayor.
De la movilización, convocada por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) y Sindicato de Trabajadores de Prensa  (SITRAPREN) participaron lxs trabajadorxs de la TV Pública, los despedidxs de Radio del Plata, lxs despedidxs del INTI, lxs trabajadorxs de Pagina 12, Perfil, medios autogestivos, organizaciones populares, compañerxs organizadxs del transporte como lxs metrodelegadxs, hasta agrupaciones sindicales como  CTA autónoma, CTEP, ATE, entre otros además de numerosas organizaciones políticas.

La calle Corrientes se colmó. Una columna de unas cuantas cuadras bajaba hasta Alem, por Corrientes, desde el Obelisco. En el escenario se observaba la enormidad de la convocatoria a la marcha nacional de prensa. Las voces fueron muchas y diversas, pero hiladas por un sentimiento común: solidaridad de clase y la convicción de que todxs somos Télam.
Raúl Arévalo, corresponsal de Télam por Misiones, encabezaba la marcha “la corresponsalía se acaba de cerrar, han despedido a los 4 corresponsables”,  explicó. Por último, exigió que las autoridades den explicaciones, ya que “Misiones es la provincia más rica del norte y limita con Paraguay y Brasil, hoy Télam no tiene voz allí”.

Horacio Prada, secretario de la Asociación de Trabajadores de Radio Nacional (Atrana), afirmó: "estamos luchando porque somos empleados estatales y sabemos que lo que les pasó a los compañeros de Télam nos puede pasar a nosotros". En la misma sintonía, Miguel González, secretario de derechos humanos de los metrodelegadxs, afirmó que: "el  papel de esta lucha de los compañeros es importantísimo, porque son 357 despedidos”. Según su perspectiva,  son muchos quienes se informan a través de la agencia TÉLAM. En relación al accionar de Hernán Lombardi expresó: "todavía Lombardi no ha sabido dar una respuesta que no sea evasiva, lo que responde son boludeces”.

Por su  lado, Mariano Sánchez Toranzo, director de cultura y bienes comunes de la CTA Autónoma, afirmó que los despidos representan una persecución ideológica y gremial asociada con un recorte de los medios públicos a favor de los privados y, así, acallar las voces disidentes.

Diego, trabajador de la TV Pública, afirmó "vinimos acá a bancar por (…) solidaridad con los trabajadores de Télam, porque les toca a ellos pero nos toca a todos". Y agregó "la situación en Canal 7 es que hay un gran vaciamiento de producción que está en vigencia" Agustín Lecchi, también trabajador de la TV Púbica y delegado de SIPREBA  contó que desde Enero Hernán Lombardi no recibe al gremio de prensa.
A la vez, Camilo Moreira, delegado de la comisión de trabajadores del INCAA, reforzó la idea de solidaridad: "Nos parece que donde hay un compañero despedido tenemos que estar todos, y en el caso de Télam es muy emblemático, es la agencia de noticias nacional que siempre ha estado reflejando las luchas que ha llevado nuestro pueblo, enfrentando los distintos ajustes; hoy el ajuste el ajuste lo tienen los y las compañeras de Télam, por eso hay que estar acá adelante apoyando la lucha hasta que logremos la reincorporación de los compañeros despedidos, que es el único final que puede tener esta lucha (…)el de la victoria”.

Roberto Caballero, periodista de Radio del Plata, expuso la situación de su medio: “despidos masivos, ajuste y trabajadorxs que se han  enterado de su despido por un listado en la puerta”.

Respecto a Radio Nacional, el secretario de Atrana informó una cifra de 20 despidos, los cuales no pudieron restituirse en su totalidad por la situación precaria en la contratación de los trabajadorxs.

Rubén Schofrin, delegado de Perfil y secretario adjunto de SIPREBA, fue contundente al expresarse sobre el accionar de Hernán Lombardi “el de Lombardi es un síntoma de debilidad, abandonaron el barco, no aparecen más por Télam” También se refirió a la violencia con la que el ministro habló de lxs trabajadorxs despedidxs, “la acusación de mote ideológico es una provocación  que atenta contra la libertad de expresión. Además hay compañeros que han sido echados con 28 años de servicio y han criticado a este gobierno, al anterior, al anterior y al anterior, todos cómplices del achicamiento de la agencia nacional de noticias” Y cerró advirtiendo el panorama general de los medios públicos “detrás de Télam viene Radio Nacional y la guadaña contra la TV Pública, se esperan más de 1000 compañeros que puedan ser despedidos en esos medios, por lo tanto la lucha de Télam es una trinchera para que no pase la ofensiva contra el ajuste que ha lanzado un gobierno en su acuerdo con el FMI”.

Télam como trinchera, y una clara decisión clara de lxs trabajadorxs de prensa: esta batalla se gana en unidad y Télam no se vende, Télam se defiende. 
Claves