Open top menu


Constanza y  Juan Ignacio son otros dos de los/as trabajadores/as que hoy se enteraron están despedidos. Ambos trabajan en la Secretaría de Agricultura Familiar en el Ministerio de Agroindustria. "Están contribuyendo al hambre del pueblo no sólo dejando a trabajadores sin el sustento para su familia sino también sacándole las migajas que le llegaban al sector más pobre del campo, que son los pequeños productores y los agricultores familiares".


Soy Constanza Bruno, técnica de la secretaria de agricultura familiar desde el año 2008. Hoy nos enteramos que estamos despedidos y despedidas, una medida muy autoritaria porque no sabemos bien por qué. Laburantes de hace muchos años, todos como trabajadores de la secretaría hemos cumplido un rol muy importante para trabajar con los pequeños productores a lo largo y ancho de todo el país, nosotros especialmente  en la provincia de Buenos Aires. Hoy estamos con este panorama,  que no solamente implica que nosotros nos quedamos sin nuestro ingreso para parar la olla de la familia, sino que también muchos productores se quedan  sin asistencia técnica y sin el trabajo de nosotros en el territorio, que los acompaña en el día a día. Son pequeños productores en condiciones de mucha vulnerabilidad y que necesitan el apoyo técnico y en este caso se lo daba el Estado.

Mi nombre es Juan Ignacio, trabajo desde el 2009, entre por un concurso a trabajar. Hoy me enteré que integro la lista de despedidos, soy delegado gremial. No han tenido empacho en despedir con antigüedad, sin antigüedad, con formación, sin formación, hay diversas situaciones, sí todos son compañeros laburantes. Están dejando al sector de la producción más vulnerable, más pobre, sin la única asistencia que tenían que es la del Estado. A diferencia del campo, o los grandes productores, que tienen la posibilidad de contratar de forma privada su asistencia técnica, están contribuyendo al hambre del pueblo no sólo dejando a trabajadores sin el sustento para su familia sino también sacándole las migajas que le llegaban al sector más pobre del campo, que son los pequeños productores y los agricultores familiares.

-En estos dos años casi 1000 despidos, ¿cuál es la situación que vienen viviendo como laburantes con estas condiciones que venían comentando de poner de su bolsillo para trabajar?

De a poco nos fueron echando trabajadores de a tandas y a la par fueron desfinanciando toda la política. Fueron convirtiendo en una fábrica de ñoquis porque no nos daban combustible para las camionetas, sacaban los programas para los productores, el financiamiento lo tenía que conseguir el técnico de otras instituciones del Estado o de otros organismos, nos fueron llevando a la situación de decir que son todos ñoquis. Lo que venimos haciendo en estos dos o tres años de lucha es denunciar el vaciamiento que  se venía haciendo y la fábrica de ñoquis que ellos mismos fueron generando. En algunas oficinas donde se cortaba la luz por falta de pago, se hacían vaquitas para pagar la luz, el gas. Se fue sosteniendo como se pudo los lugares de trabajo, en condiciones completamente pésimas, vulnerando derechos sociales, todo tipo de normativa de protección para el trabajador.

En cantidades puntualmente la secretaria de agricultura familiar de 1300 compañeros que éramos en Diciembre de 2015, hubo una reducción en contrato de 100 en el primer mes, que se suponía que eran de plata política, pero había también trabajadores. Y luego fueron por goteo sacando, en 2016 sacaron 200, en el 2017 pararon un poco para no tener problemas con las elecciones y este año arrancaron con todo con 200 despidos en Enero, 300 despidos en abril y la tanda de ahora que hemos contado 560, pero no sabemos si terminó, si va a haber más. Para agricultura familiar es un golpe casi letal, creemos que a fin de año no va a existir más.

-¿Tuvieron alguna respuesta por parte de las autoridades del Ministerio?

Las autoridades hace dos meses que no nos atienden, nos venía atendiendo un secretario, después se declaró incompetente, solicitamos reunirnos con Etcheverre que no nos atendió en estos dos meses. Entre ayer y hoy nos estuvieron haciendo un circo con el director de recursos humanos, que ayer terminó pidiendo tiempo y hoy a la mañana, el día después del peor día del gobierno,  a las 10 nos convoca a una reunión para decirnos no sólo no reincorporamos a los de ayer a la tarde sino que el ministro confirma el despido de 560. Ese fue nuestro despertar. Estamos acá, ofrecieron volver a hablar con esta persona, y le dijimos que hasta que no aparezca el ministro de acá no se va nadie.

El ex titular de la sociedad rural…da cuenta un poco de la política

Política de vaciamiento para todo lo que tenga que ver con pequeños productores y medianos. Ya no existen programas, esto no es casualidad. Hoy nos quedamos en la calle un montón y se quedaron sin asistencia un montón de productores. Nosotros trabajamos directamente con  la gente, en cuestiones vinculadas a la producción, en cuestiones relacionadas a sus organizaciones. Un montón de tareas diarias que el pequeño productor vulnerable económicamente, y vulnerable socialmente no podría tener esa asistencia pagándola en forma privada. El Estado cumplía un rol que tenía que ver con eso. Con un Estado presente en los lugares donde la gente está trabajando en la cuestión agraria, apoyándolos, asistiéndolos técnicamente porque son pequeños productores que de otra manera no tendrían la posibilidad de llegar a esa asistencia. Los grandes productores, los pooles de siembra, y eso que el ministro sí entiende que es el campo, sí tienen posibilidad de recurrir a una asistencia técnica privada; los chiquitos, que nos dan de comer, y que producen una buena cantidad de alimentos, no tienen la posibilidad de acceder a una asistencia privada. El problema es más grave que el despido nuestro. Nosotros nos quedamos sin trabajo, nuestras familias se quedan sin ingreso, pero también se quedan sin acompañamiento un montón de productores que dependían de esta asistencia para producir, para organizarse, para varias cosas.