Open top menu

El próximo martes 4 de septiembre, día del inmigrante, la Campaña Nacional Migrar No es Delito convoca a un paro para exigir la derogación del decreto 70/2017 que modifica sustancialmente la ley migratoria del 2003, una normativa modelo en materia de derechos humanos. Otro de los objetivos es demostrar a la sociedad el aporte económico, cultural y político de los y las migrantes al desarrollo de la Argentina.

La Campaña Migrar No es Delito en FM La Caterva

Alexando Ongulo Ordañez y Lila Baez, integrantes de la Campaña Migrar no es delito, estuvieron en los estudios de FM La Caterva y compartieron su análisis de la política migratoria y de derechos humanos del gobierno de Mauricio Macri, las semejanzas con las políticas de Donald Trump, sus historias personales y nos contaron cómo se vienen preparando para el paro del 4 y la movilización a Tribunales para exigir la derogación del decreto xenófobo y racista.


¿Por qué hacer un paro?
Alexando Ongulo Ordañez, colombiano exiliado, militante del Movimiento Popular La Dignidad e integrante de la Campaña Nacional Migrar No es Delito explicó por qué el 4 de septiembre, día de inmigrante, debe convertirse en un día de lucha: "No tenemos nada que celebrar. El migrante hoy en Argentina no tiene nada que celebrar porque tenemos un decreto de necesidad de urgencia lanzado en 2017 por el cual las políticas represivas van aumentando cada día más. En estos días el gobierno lanzó una app para detectar migrantes ilegales en las fronteras, cosa que viola el derecho constitucional de la argentina y es profundamente estigmatizador.

Lxs migrantes como el mejor chivo expiatorio
Lila Baez es paraguaya, vive en Argentina hace ya 15 años, e integra el Bloque de Trabajadoras y trabajadores migrantes dentro de la Campaña. Entiende a la perfección el mecanismo por el cual se usa a lxs migrantes como chivo expiatorio de la crisis, y lo explica: "Es fácil decir que lxs migrantxs somos lxs responables de la falta de salud y educación cuando somos menos de 2 millones en toda la población". Alexander agrega que el sentido que tiene el cierre de las fronteras es la de una política persecutoria a los movimientos políticos en Latinoamérica: "Argentina se ha caracterizado por la defensa de los derechos humanos, ha tenido mayor recepción de defensores de derechos humanos de la región, en mi caso vengo en calidad de exiliado. Hay compañerxs que tienen turno dentro de un año o dos para recibir algún tipo de documentaciòn precaria. Eso da cuenta  de que es una política represiva contra Latinoamérica desde Estados Unidos. Lo que quieren es cerrar las fronteras y cerrar el modelo educativo que tiene la Argentina de una educación pública y de calidad. Si nosotrxs cerramos las fronteras lxs migrantes no van a venir a prepararse, lxs defensores de derechos humanos no van a venir a protegerse, es una persecusión a los movimientos políticos en latinoamérica”.

SER MIGRANTE
Lila nos habló del proceso de identidad con el ser migrante y la diferencia con “lo extranjero”: "Este concepto lo fui trabajando con los años que tengo acá, esta cosa de llegar al país, entendí que no soy extranjera, yo soy migrante y eso significa que tengo que pelear por cada uno de mis derechos, que me vean de igual a igual. Ser migrante que no es lo mismo que ser extranjero. Los extranjeros son las transnacionales que vienen a nuestros países y les roban a nuestros pueblos. El problema no somos lxs migrantes. Las experiencias del ser migrante tiene que ver con el desarraigo absoluto, de sentirte parte de una cultura nueva, de traer tu cultura a un lugar nuevo sin ser criminalizada , es todo un desafío y acá estoy organizándome en defensa de lxs migrantes."

¿Cuáles son los aspectos de la Ley migratoria del 2003 viene a modificar el decreto?

“Luchamos contra el DNU pero sobre todo en defensa de esta ley de migraciones que es modelo a nivel mundial, es una ley que reconoce el derecho a migrar, que es lo que en este momento está siendo avasallado”, declara Lila, y explica que el decreto significa un avance en la persecución política que inicia con lxs migrantes pero que va por todo: “un migrante puede ser expulsado por cualquier delito menor que haya cometido, incluso para lxs que militamos, por "perturbar la paz publica" te pueden meter en un proceso sumario de 3 dias  que no condice con el tiempo que se necesita para demostrar que una persona incumplio la ley, te expulsan. Es un retroceso en materia en derechos humanos y derechos migrantes que lo hemos conseguido a base de lucha de lxs migrantes que son lxs que modificaron la Ley Videla, una ley que venía de la la dictadura hasta el 2003. El DNU rompe con la unidad familiar porque al ser la expulsión de cualquier madre o padre migrante hace que no pueda estar con su hijx, esos dos momentos que decimos que van contra de todo proceso de reconocimiento en materia de derechos humanos”.