Open top menu



Entrevista a Flora Partenio, docente y miembro de la Red de Activistas Feministas Dawn, parte de la organización del Foro Feminista contra el G20, que se realizará el 1 y 2 de Octubre en Plaza Congreso. “El Gobierno mismo habla de equidad de género, de empoderamiento. Nosotras tenemos ahí una tarea fuerte y permanente de salir a desarmar esa campaña de apropiación de nuestros lenguajes y nuestras luchas y justamente cuestionar esas agendas, del FMI que de manera neoliberal y precaria nos quiere incluir, y ahí no queremos estar”.



Por Cuba Libre*


-¿Cómo analizas el proyecto del Presupuesto 2019 presentado por el Gobierno Nacional, de acuerdo al correlato con el acuerdo del FMI?

Digamos que la síntesis del presupuesto es un poco donde se condensan las diferentes medidas que se vienen tomando desde el gobierno. Creo que una lectura en clave feminista de esta presentación y formalización del presupuesto no debe hacernos olvidar lo que nosotras ya veníamos advirtiendo desde el año pasado, cuando advertimos que la reforma previsional ya iba a ser un punto muy sensible . Justamente porque si miramos las últimas intervenciones del ministro Dujovne, poniendo hasta en riesgo lo que habían sido las moratorias previsionales y el ataque brutal que está sufriendo el sistema de seguridad social, en particular en respecto a las jubilaciones y los montos. Esto es algo que ya lo vivimos en diciembre con la reforma previsional, ahora con este brutal recorte sobre todo en las áreas más sensibles que son Educación, Ciencia y Salud, y la reducción de los ministerios, hay un punto que no quisiera dejar de pasar por alto, que es la reducción del Ministerio de Trabajo y Producción en secretarías. Creo que es esta la antesala para avanzar con la reforma laboral, para tocar los convenios. Y en ese sentido, la presentación del presupuesto también se acompañó con la evidencia de los gastos del INDEC, que ya sabemos la mirada atenta que tenemos que tener en el origen de esos datos. Pero ya los datos están viendo que el desempleo está tocando los dos dígitos y nosotras sabemos muy bien que en las mujeres estos puntos suman muchos más que el desempleo masculino, y analizándolo con los datos de la provincia de Buenos Aires vemos datos muy alarmantes en términos de desempleo juvenil y sobre todo de mujeres jóvenes, con niñes a cargo. Esto es una radiografía de lo que estamos viviendo.

-El gobierno nacional en connivencia con los medios hegemónicos intentan instalar que el aumento del dólar pase a un segundo plano. ¿Por qué crees que ya no nos bombardean más en los diarios con el dólar y las lebacs?

Lo que se vio en el último día, es esta cuestión del descenso. Están emitiendo estos nuevos títulos para patear para adelante toda la deuda. Acá el problema fundamental es que se está tomando deuda futuro y esa plata está ingresando y se va a usar para pagar más deuda y sus intereses. Hay que también ver las condicionalidades. El gobierno viene siendo un alumno atento de generar las condicionalidades frente al FMI. Y en ese sentido creo que la antesala concreta fue avanzar con una reforma brutal del sistema previsional y próximamente del código de trabajo y la reforma laboral. Yo creo que esas condicionalidades son las cuales el gobierno va a avisando que se van mixturando con nuevas modalidades. Me parece importante pensar que se van a congelar cualquier tipo de obras públicas que puedan ser en términos de accesos a servicios básicos, construcción de hospitales, vías y accesos para conectar barrios y territorios. Ahora las obras públicas, por mandato del FMI, se van a congelar. Con las inversiones el estado está cerrando la nueva figura, que es la estrella de otros países del sur, como es lo que está pasando en África que son las nuevas asociaciones público privadas. El Estado se convierte en un gran habilitador del juego para entregar las inversiones en el formato de la asociación del Estado con los privados, con grandes empresas de construcción, con grandes intereses en ese marco. Esto le sale mucho más al Estado. Las inversiones salen el doble; a veces los mantenimientos de esos puentes, carreteras, obras, son destinadas justamente a la extracción de recursos. En el mapa que tenemos de la corrida contra el dólar, el endeudamiento, tenemos que empezar a nutrir esa lectura de todos estos nuevos actores que también son en algunos puntos diferentes a lo que fue la década del 90. No es lo mismo las PPP, que es una nueva modalidad de Participación Público Privada que están inundando los diferentes países del sur en el modo de construir infraestructura. Ellos lo llaman infraestructura para el desarrollo, y nosotras sabemos que es una infraestructura para la extracción de recursos y el desplazamiento territorial de los pueblos. Y se está pateando para adelante la expresión más crítica del tema económico que es el aumento del dólar.

-¿Dónde estamos las mujeres en este esquema que piensa el neoliberalismo y de qué forma nos quieren dentro?

Estos actores vuelven a tener un peso en nuestra economía y en el manejo de la gobernanza dentro del territorio argentino. El FMI incluye en su acuerdo de endeudamiento un capítulo sobre género. Se llama aportes para la equidad de género, y en esto las economistas feministas en los 90 ya nos habían aportado herramientas para leer esto. Esto no es nuevo, esta es una nueva ola de instrumentalización de las mujeres al servicio del desarrollo económico. Que el FMI venga a decir que hay que incluir a las mujeres en la economía y en el mercado laboral es una nueva manera y una revisión de estas dinámicas de incorporación. Pero ¿qué tipo de incorporación? No queremos que nos incluyan en la explotación laboral, figura totalmente alejada de la economía social y popular. Hay una reapropiación de los lenguajes del feminismo en palabras del FMI y también del Gobierno. El Gobierno mismo habla de equidad de género, de empoderamiento. Nosotras tenemos ahí una tarea fuerte y permanente de salir a desarmar esa campaña de apropiación de nuestros lenguajes y nuestras luchas y justamente cuestionar esas agendas, del FMI que de manera neoliberal y precaria nos quiere incluir, y ahí no queremos estar. Ahí hay una tarea diversa y en esto digo, las compañeras migrantes saben en sus condiciones y situación lo que es estar viviendo la xenofobia y la exclusión laboral. Las compañeras trans y travestis también, las campesinas… Creo que hay muchas herramientas en el feminismo popular para desarmar esos discursos.

-Al mismo tiempo del nuevo ciclo neoliberal de Macri se vio un alza muy fuerte del movimiento feminista, ¿Pueden desarrollarse simultáneamente? ¿Cuál es la salida feminista que puede darse ante el neoliberalismo?

Yo creo que los feminismos, sobre todos los populares que están extendiéndose, y de la cual nos sentimos parte y protagonistas en toda su diversidad, se van articulando con expresiones anticapitalistas del feminismo y eso es muy importante. En los barrios sale la discusión en torno al futuro del trabajo, que es uno de los ejes del G20. ¿Cómo nos vemos nosotras en ese futuro del trabajo? sabemos que el avance a estas políticas es el avance de la precarización de nuestras vidas, entonces pensamos cómo llevamos esto a los territorios. Porque un proyecto político alternativo que se vaya impregnando del feminismo y de lo que venimos viviendo en estas jornadas, como fueron las vigilias por el aborto legal, las movilizaciones del Ni Una Menos, se articulan en lucha donde podamos también poner sobre el centro de la escena las desigualdades económicas, creo que estamos a las puertas de esa construcción. Hay algunos pilares que se están construyendo que es, por ejemplo, la movida que se dio el año pasado desde el Foro Feminista contra la OMC y este año también nos encontramos una diversidad de colectivos y redes articulando contra el G20. Me parece que en este momento hay dos actores multilaterales que vuelven a tener una presencia en nuestro país: el FMI con el acuerdo y el G20 con las políticas que promueven los países que lo incluyen. Porque no hablamos del G20 como algo abstracto que no está en ningún lado. Brasil y México forman parte del G20, pero también EEUU y Sudáfrica. Nosotras vemos el avance del neoliberalismo y la liberalización de la economía en esos países. Pensemos que Brasil aplicó una brutal reforma laboral, podemos ver que estas políticas también se van a dar acá en la Argentina. Entonces las feministas nos estamos organizando frente a esto. La organización del Foro Feminista contra el G20, que va a hacer el 1 y 2 de octubre es una respuesta a todo esto.

Lxs invito a que miren el programa del W20 (Women 20) grupo afín al G20. En la mesa de inclusión laboral va a haber un representante de UBER, y en la mesa de discusión sobre la problemática de las mujeres rurales va a estar un representante de la empresa de Coca-Cola. A esto nos estamos enfrentando y con esto nosotras también decimos, los feminismos populares tienen otras alternativas y otro proyecto, entonces la idea del foro es discutir y construir esas alternativas. Pensamos un día de intervenciones artísticas y callejeras, y el día 2 de octubre un ciclo de conversatorio en la plaza congreso pensando en poder compartir diferentes experiencias de compañeras que van a viajar de América Latina, de Europa, de la Patagonia, que están dando lucha por los desplazamientos territoriales en la lucha mapuche, compañeras que están dando batalla contra el extractivismo.


*Viernes de 20:00 a 22:00 / www.fmlacaterva.com.ar – FM 97.3