Open top menu

El jueves al mediodía se realizará una marcha federal en defensa de la salud pública. Sobran argumentos para afirmar que el sistema público de salud en nuestro país asiste a un desguace sin precedentes: la eliminación del Ministerio (como sólo ha ocurrido en dos dictaduras militares), salarios de lxs profesionales a la baja, falta de insumos y vacunas, hospitales y salitas que se caen a pedazos, la privatización encubrierta a través del CUS, y un presupuesto de ajuste para el año que viene.

En diálogo con el programa Cuba Libre, Emmanuel Álvarez, médico del Hospital Narciso López e integrante del Consejo Directivo de la CICOP y dle MP La Dignidad, afirmó que este ataque directo a la salud pública está directamente relacionado con el acuerdo con el FMI: “Hay un ataque directo a la salud pública inaudita en este país. Se está planteando un presupuesto de ajuste para el 2019, donde la reducción es de miles de millones de pesos y va a significar un vaciamiento y una destrucción del sistema de salud de gran profundidad".





-¿Qué análisis hacen de la política de salud del macrismo? ¿Por qué la necesidad de eliminar el ministerio y qué implica?

Hace unos meses venimos viendo una política brutal del Gobierno Nacional sobre el sector de la salud, pero ya hace dos años que viene esta política de subejecución del presupuesto en los programas nacionales de HIV, de enfermedades de transmisión sexual, el programa de salud sexual y reproductiva. Un ajuste brutal que se ve con la falta de medicamentos e insumos en los hospitales generales. La baja de salarios de los trabajadores de la salud en toda la argentina ha venido siendo muy grave en los últimos meses, relacionado con el acuerdo del FMI (Fondo Monetario Internacional) que endeuda al país. Ahora ya son más de 50 mil millones de dólares que genera una consecuencia directa ajustando a distintos sectores populares y el salario de la clase trabajadora. Tiene un punto muy específico en el área de salud consecuentemente con la decisión que tomó el gobierno. El Ministerio de Salud se convirtió en Secretaría, en un hecho que simbólicamente es terrible y único en la historia argentina: solo dos veces dos gobiernos militares, el de Aramburu y el de Onganía, hicieron eso generando aún más vaciamiento y una política de destrucción de la política pública de salud para todos los argentinos



¿Qué consecuencias se pueden ver en la reducción del presupuesto en el área de la salud pública?

Lo podemos ver en la política de vacunas a nivel nacional que era manejada por el Ministerio de salud. Hubo una reducción del sistema de vacunas en la argentina. Tenemos problemas profundos en la capacidad de garantizar medicamentos de HIV; para los pacientes con Tuberculosis; el programa de anticonceptivos. Hay un ataque directo a la salud pública inaudita en este país, que está directamente relacionada con el acuerdo del FMI, donde ahí se plantea un presupuesto de ajuste para el 2019 que todavía no se aprobó y esperemos que no se apruebe, donde la reducción es en miles de millones de pesos y va a significar un vaciamiento y una destrucción del sistema de salud de gran profundidad. Estamos en una situación de extremo caos.

La política de pseudo-descentralización ante la ausencia de un Ministerio pasa ser una Secretaria que va a responder al Ministerio de Desarrollo Social, lo que va a ser es trasladarlos roles y la función de la salud pública a las provincias y a los municipios aplicando una lógica de privatización y degradación de la salud, porque las provincias y municipios solos no pueden garantizar el acceso a la salud en todo su espectro. No solo estamos convencidos que todo esto lo hace el gobierno para generar las condiciones de privatización del sistema sino también porque es uno de los pocos países en América Latina (al igual que la educación) que tienen un sistema de salud que con todos sus déficits y problemas es bastante ejemplar.

Entendemos que esto es un contrataque histórico que hace la clase dominante y la oligarquía en la Argentina sobre el programa nacional de salud de Carrillo, del primer Peronismo con un sistema público de salud con un Ministerio, con una política de salud a nivel nacional y con un financiamiento propio muy importante; sobre los programas de los compañeros de los años 70; sobre el programa de Floreal Ferrara; sobre el programa del Doctor Oñativia con la producción pública de medicamentos. Es decir, hay una larga tradición en argentina de defensa y promoción de la salud pública como derecho que este gobierno lo que quiere es liquidar.



¿Cómo va a afectar la implementación de la CUS a los distintos sectores de la sociedad?

A través de la CUS (Cobertura Universal de Salud) este gobierno quiere implantar la idea de que el Estado se tiene que ocupar de solamente una canasta básica para los pobres. Por supuesto no le es fácil porla reticencia que encuentra entre lxs trabajadorxs del Estado y de la población en general que no tiene otras coberturas de otros sistemas como las obras sociales o las prepagas. La demanda en materia pública aumenta porque la gente en el modelo neoliberal se está quedando sin trabajo con lo cual no pueden sostener sus prepagas u obras sociales. Por otro lado, la carga tributaria, de gastos en términos de salud, medicamentos, insumos o tecnología por ejemplo para el sector de las obras sociales, hacen que incluso las mejor paradas frente a esta política de gobierno se vean afectadas primariamente.



¿Cómo se vive el ajuste hacia dentro de los hospitales públicos de la Provincia de Buenos Aires?

Me toca como integrante del Consejo Directivo de la CICOP ser testigo de la situación en la cual estamos los hospitales de la provincia de Buenos Aires, con salarios muy bajos para lxs trabajadorxs, problemas edilicios, ausencia de insumos fundamentales para el sostenimiento de áreas. En el Hospital Posadas, como ejemplo de un hospital general de provincia, el intento de baja del presupuesto generó condiciones deplorables. En Narciso López hasta ahora no tuvimos despidos, pero sí indirectos. Compañerxs que no pueden ir porque no pueden garantizar la subsistencia de su área en el sistema de salud público. Problemas de infraestructura, como ejemplo de compañerxs o pacientes que se han caído de los ascensores rotos. Los llamados “beneficios” de la CUS que este gobierno le vendió a toda la sociedad, en estos hospitales no solo no llegamos a verlos, si no todo lo contrario.



Se viene la Marcha Federal por la Salud el 4 de Octubre, ¿Cómo se vienen organizando?

Estamos generando esta instancia de movilización y Marcha Federal no sólo desde un amplio marco de organizaciónes sindicales, populares, sociales, políticas, feministas y ONG’s, sino también con organizaciones de pacientes y usuarios, que viven el dia a dia. Toda una comunidad organizada. Estamos impulsando esta organización para que venga esa vecina de a pie, del conurbano, que vengan los trabajadores de cada fábrica, que vengan los trabajadores de la salud, de la educación. En definitiva, que venga el pueblo a la marcha, cualquier persona que quiera venir a pelear por la defensa del sistema de salud pública y gratuita en Argentina. La salud como derecho humano, no como una mercancía. La lucha por la recuperación de nuestro Ministerio, que a esa altura deja de ser una cuestión simbólica.

El 4 nos va a permitir encontrarnos cientos de miles de compañeros del país y necesitamos poder poner en agenda la cuestión de la salud. Entender que la salud no es algo que se pierde cuando uno se enferma o cuando está en la guardia de un hospital. La salud es la capacidad que tiene nuestro pueblo de salir a la calle de luchar y de no arrodillarnos frente a los intereses que nos quiere plantear este gobierno que no son más que intereses del extranjero. Por esto es muy importante nuestra participación y convocamos a estar presentes porque la lucha por la salud pública es una lucha de todxs y al gran pueblo argentino salud, porque esto es lo que se merecen.