Open top menu

Tras conocer la victoria de Jair Bolsonaro frente a Haddad en Brasil, conversamos con Joaquin Pinheiro, miembro de la Dirección Nacional del Movimiento Sin Tierra (MST) y compartió sus reflexiones acerca del panorama que se viene para las organizaciones sociales, lxs trabajadorxs rurales y la lucha por la reforma agraria: "Estamos un poco tristes por esta derrota institucional sin embargo tenemos que estar con la cabeza frente a la avanzada porque la lucha no para. Sepan que seguimos en la lucha porque solo el pueblo es capaz de librar al pueblo de este gobierno fascista".

  
¿Cómo se paran los movimientos sociales de cara a este personaje que ya ha manifestado que uno de los principales puntos de ataque para él son justamente los movimientos sociales y sobretodo ustedes que reivindican el derecho a la tierra?

J: La historia de lxs sin tierra, no es una historia de muchas flores. Nacemos en el periodo de la dictadura militar y por ahí enfrentamos muchas represiones, también pasamos por los gobiernos no liberales como el de Fernando Collor y Fernando Henrique Cardoso, donde tenían como principal blanco a la aniquilación del Movimiento Sin Tierra, sin embargo sobrevivimos y ampliamos nuestra fuerza porque tenemos un problema no resuelto en nuestro país: el tema de la gestión de la tierra, la agraria. Entonces el problema es que esa situación no se pudo resolver, y va a surgir cada vez más lucha por la reforma agraria en todas partes del país. No es solamente la situación del MST, el problema es por qué el MST ha existido. El MST surgió porque hay un problema social muy grave en nuestro país que es el problema de la tierra y es que nunca se ha hecho la reforma agraria. Vamos  a seguir luchando, peleando por esta bandera histórica de nuestra gente y si no fuera el MST seguramente haya muchos otros movimientos que también están organizados en esta pelea. La situación es muy compleja para imaginar que un presidente pueda llegar a acabar con un movimiento. El proceso de represión será muy grande y tenemos que estar preparados para esta lucha de resistencia. Nos estamos organizando desde el periodo del golpe para este momento.


Aquí, el MoCaSe (Movimiento Campesino de  Santiago del Estero) vive una situación similar. Hoy uno de sus militantes se prendió fuego luego de que una caravana dirigida por un empresario encabezara un desalojo y comenzara a disparar a mansalva. ¿Cómo crees que se va a estructurar esta represión teniendo en cuenta que uno de los principales aliados de Jair Bolsonaro es el ejército?

 Creo que nuestra principal arma para la resistencia es la organización popular, esto es lo que tenemos que buscar siempre. Porque a partir de la organización popular, la organización del pueblo, nosotrxs nos tornamos más fuerte para resistir a ese proceso de represión. Tenemos que buscar esta alianza con los sectores populares, incluso de las fuerzas armadas ya que muchos de ellos no están de acuerdo con la política sugerida por el presidente electo Bolsonaro. Es un periodo que vamos a observar cómo se mueve esta pieza en el palacio del Planalto, que es el del gobierno y también vamos a ver cómo se comporta el propio parlamento. Ellos han conseguido avanzar sus fuerzas también por ahí. Sin embargo el PT (Partido de Trabajadores) es la banca más grande del Congreso Nacional. Van a tener mucha resistencia y una oposición muy fuerte por parte de los parlamentarios y de los movimientos populares. En los próximos días vamos a buscar construir una gran alianza antifascista, democrática y popular.


¿Cómo piensan tejer alianzas con otros partidos y movimientos sociales de cara a este nuevo mandato? Y hablando de la oposición fuerte que mencionas, acá en Argentina Mauricio Macri no contaba con un apoyo real en el congreso que sin embargo terminó siendo tal, porque el peronismo terminó acompañando las medidas realizadas.

 Hasta ahora se ha conformado un frente importante que identificó un enemigo común, que es Bolsonaro y todo lo que representa su propuesta fascista para la población. A partir de ahí es un elemento importante para construir una unidad y una oposición nacional que pueda reunir los partidos y los movimientos populares y constituir un gran frente antifascista para seguir de cerca todos los movimientos de este gobierno. Una alianza de apoyo de incluso otros países y sus movimientos. Tenemos de hermanos del MST el Mocase, como varios de otros movimientos campesinos populares en varias partes del mundo. Una conformación de la Vía campesina. Hemos constituido una semilla de organizaciones populares que nos pueden ayudar en este proceso de constituir una oposición fuerte, amplia contra este gobierno fascista que se está conformando acá en Brasil.


La institucionalidad parecería que le comienza a dar la espalda a los movimientos sociales ¿cómo piensan lograr ingresar a las instituciones?

La lucha política principal de los movimientos populares es la lucha social. Sin embargo nosotros no podemos dejar de poner una importancia sobre la lucha institucional. Es un pie en la lucha social y otro en la institucional. Sufrimos una derrota hoy en la lucha institucional, sin embargo logramos construir un trabajo muy fuerte con las favelas y con los movimientos que estamos organizados, de jóvenes y trabajadores, del campo y la ciudad. Este es el resultado del proceso. Los movimientos populares no podemos dejar de seguir peleando en la lucha social. La situación política y social de este país es muy grave y el gobierno no presenta una solución viable para salir de esta crisis, seguramente aumentemos la presión contra el gobierno por la situación social. No hay empleo, no hay un proceso de desindustrialización en el país, hay problemas sociales de viviendas y de reforma agraria. Son cuestiones importantes y si el gobierno no finaliza con salidas urgentes e inmediatas seguramente creará un problema en el seno del propio gobierno, y es el momento de nosotros como movimientos populares, como fuerza social organizada, para emprender un proceso de oposición muy fuerte.
Las calles y las organizaciones de base son nuestra naturaleza, no podemos tampoco dejar la lucha institucional. Mañana tenemos que continuar los trabajos de base para la toma de tierra. Eso no se paraliza. Logramos acumular más fuerza en este proceso de reorganización. Estamos un poco tristes por esta derrota institucional sin embargo tenemos que estar con la cabeza frente a la avanzada porque la lucha no para. Sepan que seguimos en la lucha porque solo el pueblo es capaz de librar al pueblo de este gobierno fascista. Tenemos que apostar a la unidad popular siempre.