Open top menu

A 13 años del "No al ALCA", se lanzó en Mar del Plata el Frente Patria Grande, con referentes de la economía popular y el feminismo a la cabeza del armado.
Rafael Klejzer, Secretario General de la CTEP Capital y militante del Movimiento Popular La Dignidad, dialogó con Cuba Libre sobre los desafíos del Frente, el panorama internacional y las tareas del movimiento popular en nuestro país.



¿Cómo definís el Frente y por qué como movimiento apuestan sobre él?

Intenta ser la expresión política de aquellos que venimos peleando en la calle, sobre todo en la economía popular, desde el feminismo popular, el sindical, los barrios y los estudiantes. Me parece que intenta ser un puente entre una generación que peleó en la década de los 90 - que no fuimos kirchneristas en términos de participación del Estado y hemos sido muy críticos de las prácticas políticas- y la nueva resistencia a las nuevas políticas neoliberales de Macri. El Frente es muy joven y con mucha expectativa, donde vemos que muchos grupos en todo el país frente a la falta de conducción política cotidiana se van acercando y me parece que va a exceder el principio de frente electoral. Me parece que va a terminar siendo un lugar donde vamos a interpelar muy fuertemente sobre las prácticas políticas, porque no nos bancamos que la política siga tal y como está ni que la fragmentación le gane a la unidad.


¿El marco de unidad, encabezado por Grabois, ya está cerrado o se aspira a un marco más amplio?

El frente está conformado por Patria grande y el MP La Dignidad, en principio, pero hace una semana que largamos y ya hay como 20 a 30 organizaciones más en todo el país. La idea es que sea una apertura, invitación e interpelación. El mismo día del lanzamiento ya habían compañerxs movilizando dos actos,  de la economía popular, con agrupaciones juveniles, agrupaciones de derechos humanos como en Mendoza y Tucumán. Colectivos del buen vivir y la soberanía alimentaria en Chaco y Formosa. Cooperativas y colectivos. Me parece que es importante lo que se está dando.
No solamente por la defensa de nuestros derechos si no que como el gobierno no va a cambiar tenemos que cambiar al gobierno. Sin embargo no estamos dispuestos a que en el frente nos encontremos con personajes como Massa, Urtubey ni Solá. Nosotrxs vamos por una perspectiva de transformación. Ahora tampoco somos ingenuxs y creemos que CFK de alguna forma, abiertamente, va a salir a modificar todo. Entendemos los límites de los gobiernos populares y es por eso que apostamos a la movilización y participación popular, a construir nuevos espacios políticos, es decir, construir poder popular. Es la única garantía que tenemos para enfrentar al neoliberalismo.


¿Es posible frenar el avance del FMI con un cambio de gobierno? Por otro lado, ¿Cómo ves el panorama internacional y la construcción de un Bolsonaro en Argentina?

Nosotros creemos que va a haber un gobierno popular y vamos a echar al FMI a la mierda. En torno al Bolsonaro en Argentina... ya lo tenemos, el candidato de derecha es Macri. Él no avanzó en su fascismo social porque hay una resistencia muy importante. Cuando a Lula lo quieren llevar preso, se juntaron 6 mil personas en San Pablo. El sector sindical acá moviliza 500 mil personas en la 9 de julio. Hay una historia de lucha y de movimiento obrero diferente al que hay allá. Lo cierto es que lo único que nos queda es la unidad y el enfrentamiento. Yo creo que la derecha no se va a ir contenta. Me parece que van a hacer de todo para quedarse, van a buscar una variante, hay que prestarle mucha atención que no sea dentro de las filas del PJ y los Massa para que plantee una prolijidad después de haber hecho un desastre de ajuste y saqueo que hoy están haciendo con el FMI y este gobierno. Macri está haciendo el trabajo sucio, viene a garantizar la reproducción del capital y esa acumulación fabulosa con el saqueo y la deuda, pero podría venir prolijamente un gobierno del PJ.