Open top menu

El martes pasado se realizó el lanzamiento del Frente Patria Grande en la Comuna 4 de la Ciudad de Buenos Aires con un panel integrado por Natalia Molina, Susana Ordóñez, Lucila González, Cherno Aisenberg, Mafalda Sánchez y Rafael Klejzer.

Estuvimos presentes registrando este encuentro de ideas y propuestas para derrotar al neoliberalismo desde la unidad, en las calles, las urnas y por un gobierno donde mande el pueblo.

Desde la izquierda: Mafalda Sánchez, Cheno Aisenberg, Lucila González, Natalia Molina, Rafael Klejzer y Susana Ordóñez. 

El lanzamiento se celebró el martes 18 en el Club Cultural Social y Deportivo Uspallata del barrio de Parque de los Patricios con la participación del dúo Vendaval Folklore. Les convidamos los audios (al pié de esta publicación) y desgrabaciones de esta reunión de referentes, trabajadores y trabajadoras de la economía popular, militantes, educadores y educadoras de la educación popular, vecinas y vecinos, todos y todas por una vida digna. 


Naty Molina

"Ayer tuvimos un día bastante duro en el barrio. Nos inundamos mucho, se cortó la luz en varios sectores y estuvimos todo el día sacando agua con los vecinos.

Cada espacio político debe interceder para que nosotros y nosotras vivamos un poco mejor. Ayer estuve muy angustiada, porque esto no es de ahora, son muchos años de ausencia sistemática. Decidimos presentarnos a elecciones este año por esas razones. Para seguir dando batalla, para encontrar otro frente de lucha, como este espacio político que se está construyendo.


Nos tenemos que sumar a todos los espacios políticos que surjan para dar pelea por una vida digna. Esto significa montones de cosas. Yo quisiera creer, porque estoy muy descreída de mucho, que se puede realmente buscar un lugar, o apoyar un espacio político. Yo creo en mi fuerza y en la lucha de los compañeros y compañeras y en la organización, por eso soy parte de este espacio.

Descreo de muchos políticos que compran voluntades y después desaparecen. El otro día discutíamos con delegados que no somos el FIT. Somos una nueva fuerza que viene desde abajo. Somos los que pasamos y sufrimos la ausencia sistemática de seis décadas cansados y que las voluntades se aportan.


Somos la cuarta generación dentro de la Villa 21-24. Mis padres, y muchos padres de nuestros vecinos ya no tienen la voluntad para seguir peleandola, construyendo, creyendo. Por eso es tan importante organizarnos y pensar en un frente político que apoye todas estas necesidades que nosotros tenemos.

Este gobierno hizo un ajuste terrible en las clases populares, en la economía popular de nuestras casas. Nosotros no tenemos por que conformarnos con un sueldo mínimo, con un sueldo miserable, porque ni siquiera es un sueldo que nos dignifica. No llegamos a fin de mes, y creo que todo repercute en la clase popular, la clase de la cual soy parte.

Somos los que más padecemos este ajuste. Somos también las mujeres las que más nos organizamos para bancar las ollas, no solamente en los barrios, sino en las casas y cada vez tenemos que estirar más porque no alcanza. Toda la lucha que venimos trayendo con lo que se consiguió durante todos estos años, un movimiento organizado de compañeros y compañeras que siempre ponen el cuerpo y el corazón para conseguir más, pero tenemos que sacar a este gobierno porque los que más lo padecemos somos nosotros.


Podría decir muchas cosas, en principio, poder crear un nuevo espacio político que realmente nos represente, no solamente a las clases populares, a las mujeres, que somos las que más organizamos por el aborto seguro, legal y gratuito dentro de las villas. Es una pelea más que damos en el territorio, porque tenemos no solamente a la iglesia católica sino también a los pentecostales que nos dicen cómo debemos actuar en una sociedad como mujeres.

Hay mucho que laburar. Creo que es el principio de una gran etapa, junto con mis compañeras y mis compañeros organizados. Estoy orgullosa por hacer parte de esta organización. Vamos a seguir dando pelea."



Susana Ordóñez

"Diariamente y cotidianamente sentimos vulnerados nuestros derechos a la vivienda, la educación y a la salud. Estamos continuamente en esta etapa que cada vez a profundiza la crisis que nos toca a todos los que estamos en este duro vivir on un montón de necesidades insatisfechas.

Desde la vivienda, que es lo que a mi me toca desde hace muchos años de padecer desalojo en desalojo, de vivir de casa en casa, porque me vinieron a decir que me fuera cuando estaba sola -y no estaba en la organización- con los niños muy chiquitos y me iba. Comencé a integrar una organización, para ser más y no estar solas o solos.

Hoy por hoy hay muchos compañeros, vecinos, que no quieren acercarse para que seamos más. Prefieren mirar desde afuera, y eso molesta porque si estuviéramos todos más juntos, más unidos, sería mucho mejor para militar la lucha que nos toca cada día.

Desde la vivienda, en estos últimos años durante el 2015, logramos en un desalojo de un hotel con 20 familias en el barrio de Constitución, del cual hicimos una vigilia, y pudimos a través de organizarnos en cooperativa rápidamente, comprar el lugar, y hacer posible que les den el lugar a 20 familias para una solución definitiva.

Sabemos que todos estamos en una situación extrema de no poder llegar a una vivienda digna. Es posible que alguna vez vamos a tener una vivienda. También se formó una cooperativa de trabajo a través de la economía popular, que es la que resuelve todos estos temas en los que estamos incluidos. Es lo más concreto de todas las evoluciones que se presentan cada día de trabajo.

Acá con respecto a la Comuna 4, próximamente habrá un desalojo de cien familias, en la calle Santa Cruz 140, y lo que tienen todas estas familias es que son migrantes y el gobierno no les va a dar una solución más que darles un subsidio y que se vayan, o que se vuelvan a su país seguramente, que es lo que en estos días pretende este gobierno.

Hay otros desalojos próximamente en este año, que con este avance de la represión y todo lo que significa este gobierno que manda a reprimirnos y a no respetar nuestros derechos, seguramente no va a ser fácil de que no queden en las calles.

Por último quería decir que desde Vamos en este Frente Patria Grande, apostamos a que cada día y cada vez más podamos sacar a este gobierno neoliberal que nos está destruyendo, y nada mejor que se siga desarrollando el frente de nosotros, los de abajo, del poder popular, y de todo lo que sufrimos cada día en el embate de estas políticas que nos destruyen, que nos dejan al margen de todo, pero acá estamos todos juntos y unidos, y todos los que nos convocamos dentro del Frente Patria Grande tenemos la absoluta convicción de saber que vamos a salir adelante y vamos a poder, por lo menos, ganarle a este gobierno neoliberal y que sea otra la política para todos."


El bufet del Club Cultural Social y Deportivo Uspallata es una cooperativa de trabajo que ofrece alimentos a precios populares. 



Mafalda Sanchez

"Primero que nada quiero felicitar a los y las compas de la Comuna 4 que pusieron mucho esfuerzo para hacer este acto, pero también para construir todas las herramientas que vienen construyendo todos los días. Ayer me llenaba orgullo y de alegría que a esta altura de diciembre la onda con la que salimos a hacer pintadas y a agitar el acto.

A mi siempre me parece importante poder recordar y pensar de dónde venimos y quiénes somos para poder tener bien claras las tareas de este momento histórico para que no se pierda nuestro rol en este momento. Mañana y pasado, 19 y 20 de diciembre se hacen 17 años de esa rebelión popular que le puso freno a un sistema político, económico y social que no daba más, y me parecía sumamente importante poder arrancar desde ahí porque nosotros y nosotras somos producto de esa lucha y somos producto de ese sistema neoliberal al que nacimos dándole pelea.

A ese sistema, Susana y Naty con sus relatos lo explicaban bien, ya lo conocemos muy bien a esa propuesta, ese modelo de vida que nos vienen a proponer. Ya lo vivimos, lo sufrimos, lo sentimos. Es el proyecto de hambre, de miseria. Es el proyecto que dejó sin laburo a las mayorías. Ya lo tenemos bien calado. Me parece que en estos 17 años, hoy estamos otra vez acá poniéndole el cuerpo y dándole pelea, otra vez cara a cara con ese sistema.

Pensar que hoy en esta nueva batalla que damos contra el neoliberalismo, hoy se vuelve a poner en juego el "ellos o nosotres", digamos. Es muy claro; es el saqueo, o es nosotros y nosotras, el pueblo. Esa es nuestra principal tarea, que nosotros y nosotras tenemos que poder organizarnos, tenemos que poder llevar nuestras organizaciones a todos los barrios que podamos, y que una de la principales cosas que tenemos que hacer es construir esperanza.

Pero me parece que es importante construir esperanza pero no cualquier esperanza ni en cualquiera. Como decía Naty, yo no confío ya. Con Cherno veníamos pensando recetas, etc. Es fundamental que nosotros podamos construir esperanza, y creo que esa esperanza tiene que estar basada en las redes comunitarias que venimos construyendo, entre todas las que nombraba Lu, a todas las que construyen las compañeras en nuestros barrios.

Ahí las mujeres, nosotras, compañeras, tenemos mucho para aportar, porque creo que somos sobrevivientes de este sistema, pero también de otro sistema de dominación, y me parece que hay una característica fundamental en ese ser sobreviviente en todas nosotras que tienen que ver que nosotras nunca nos salvamos solas. Siempre todas nuestras salidas son comunitarias, son colectivas. Porque para parar el hambre, construimos ollas populares, pero también para la violencia machista construimos que no estamos solas. Nunca más estamos solas.

Nosotros y nosotras también tenemos nuestro propio sindicato. Hoy ya no importa qué laburo nos inventamos, de qué laburamos, de qué país venimos, en qué barrio vivimos, etcétera. Tenemos nuestro propio sindicato, lo tenemos para defendernos, para seguir dando pelea, para seguir peleando por nuestros derechos, y es ahí donde tenemos que poner todas nuestras energías en esa esperanza, y tenemos que poder convidar. La tarea hoy es convidar. Nosotros tenemos que salir a convidar todo lo que aprendimos a lo largo de estos años de la organización y de la lucha. Esa es nuestra tarea como Movimiento Popular La Dignidad.

Tenemos una responsabilidad de poder darnos el tiempo para la lucha, y este año fue un claro ejemplo de cómo el gobierno nos tiene así, pero hay que poder darnos los tiempos para poder construir el mundo en el que nosotros y nosotras queremos vivir. Tenemos que poder construirlo desde cada sector, pero también en la generalidad. Tenemos que poder tejer la unidad de todos los sectores que le están dando lucha a este gobierno.

Nuestro rol fundamental en esto, lanzando a Cristina como candidata y poniéndola en ese lugar para darle pelea al gobierno de Macri, pero nosotras también sabemos que con eso no alcanza. El otro día Juan decía "vos le crees el precio que va a tener el pan porque ya lo hizo". Si, seguro que ya lo hizo y lo creemos, pero también lo que nos plantea Cristina es un piso. Nosotros también sabemos que con ese sueldo podíamos comprar el pan y la leche, que no es poca cosa, pero también seguimos viviendo sin cloacas. Cómo contaba Naty, cuatro generaciones viviendo en la Villa sin cloacas y sin obras.

Si nosotros y nosotras no estamos ahí empujando todos esos puntos que construyamos para poner nuestra voz de cómo queremos vivir, no vamos a llegar nunca porque no podemos seguir dependiendo de otros y otras. Nuestro rol hoy como movimiento político, como Frente Patria Grande, como sector en lucha, como sector del campo popular, es construir la mayor unidad, la mayor potencia, para que cualquier gobierno sea el que sea que venga, entienda que sin nosotros y nosotras, no hay posibilidad de un futuro con emancipación. Eso es lo fundamental y tenemos que poder salir a plantear que nunca más un gobierno sin nuestras voces, sin nuestros sueños, ni sin el conjunto del campo popular."



Lucila González

"Estoy orgullosa que hayamos podido generar este encuentro, y mirando hay muchos compañeros y compañeras de diferentes organizaciones, espacios, que nos venimos juntando hace muchísimos años construyendo esta unidad que entendemos que es lo único hoy en día para poder enfrentar al macrismo, es lo que tenemos que poder construir.

Unidad, que no nos viene encontrando sólo actos, sino unidad que nos viene encontrando en la calle, en diferentes actividades, resistiendo los desalojos en La Boca, resistiendo el cierre repentino del Joaquín V. González en Barracas, porque Soledad Acuña va a sacar las escuelas nocturnas. Ahí estuvimos ayer con los profesores y las profesoras.

También venimos acompañando a un montón de espacios culturales que han sido clausurados en el último tiempo, que para poder ser abiertos les piden muchísimas cosas, que por supuesto, un espacio cultural no puede solventar. No hay plata para las medicaciones, para comprar un juego, para poner las puertas, para esto, para lo otro. Ahí estamos acompañando a estos compañeros y estas compañeras, y en vez de hacerlo adentro, que no se puede porque esta clausurado, lo hacemos afuera.

Acompañamos cuando los clubes piden "por favor, acérquense, dennos una mano porque vinieron $30.000 de luz y no los podemos pagar. No podemos pagar lo que viene de agua. No podemos pagar lo que viene de gas." Y son espacios de los barrios, donde la comunidad se junta a hacer un deporte, donde nuestros jubilados se juntan a jugar a las cartas o al ajedrez, o hacer yoga o lo que tengan ganas de hacer. Son espacios que estoy convencida que tenemos que sostener cueste lo que cueste.

Hoy estamos acá, en este club de barrio, y es un club de barrio que todos los que entraron dijeron "qué lindo que está". Este club es uno de los que tenemos que defender, porque son los espacios que nos encuentran, en los que nos unen unos con otros para cambiar la sociedad en la que estamos.

Lo mismo, es que venimos trabajando acá en la Comuna 4 hace un tiempo ya, con los compañeros y las compañeras del CeSac 16, del CeSac 9, del CeSac 41, donde en estos espacios reciben a nuestros pibes y nuestras pibas cuando les pedimos por favor que los atiendan porque necesitan ver un pediatra. Cuando acompañan a nuestras compañeras si nuestras compañeras quieren abortar, son espacios que están siempre a disposición de todas las organizaciones políticas y sociales que nos acercamos para pedir ayuda, para intercambiar cosas, para que vengan a nuestros espacios, jardines, bachis, centros de salud, hablar y compartir experiencias.

La Comuna 4 es una comuna muy grande, donde habitan mas de 230.000 habitantes. Es la segunda comuna más grande de la Capital Federal. También es una comuna que hace muchísimos años viene siendo abandonada por los gobiernos de turno. No escuchan los reclamos de las vecinas y los vecinos, que año a año piden la creación de escuelas, de jardín de infantes para los pibes y las pibas. No queremos más espacios CPI, donde meten a los niños y niñas en cantidades, y no importan cuando estan las condiciones de esos niños y niñas que están ahí.

Es una comuna que tiene su plazas con rejas, no todas pero la mayoría. Una comuna que con esa plaza con rejas no deja pasar a los vecinos y a las vecinas adentro de la plaza una noche de verano. Y no casualmente, la mayoría de las plazas fueron arregladas en verano, cuando es el lugar que los pibes y las pibas tienen para estar, porque las escuelas cerraron y están de vacaciones, y porque ir a la plaza es gratis, porque es un espacio de juego, porque encuentra con el otro compartiendo un mate o una charla.

Para mi no es casual que todos los espacios de encuentro que los y las vecinas tenemos sean enrejados, clausurados, cerrados, o tengan un horario de cierre temprano. Hay una intención política en eso, y la intención política es que no nos encontremos. Eso, nosotros y nosotras venimos intentando hace mucho tiempo cambiarlo.

Nos juntamos en las plazas, organizamos asambleas en las plazas, pintamos en frente de la escuela en Barracas, pintamos los bancos de otra plaza en La Boca, y así organizamos mateadas con nuestras compañeras mujeres en la Plaza Irala, o la Plaza Matéu, donde sea. Porque creemos que nos tenemos que seguir encontrando, y que para eso, nosotros y nosotras tenemos que propiciar los espacios.

Hace un tiempo ya que la reunión con comunal de algunos vecinos y vecinas se organiza en la comisaría. Se hace cada 15 días, abre la puerta de la comisaría a los vecinos y vecinas para hablar de la seguridad. Nunca fui. El otro día hablábamos con unos compañeros que decían "tenemos que ir porque..." yo no vuelvo a ir. Me da cosita. Porque la comisaría que tengo cerca para ir, no se cuantas veces en el año hubo compañeras y compañeros detenidos, por lo cual no soy muy bien recibida, además de las contravenciones que tengo, por haber cortado la calle para abrir una biblioteca, o abrir un jardín de infantes, entonces la verdad que me cuesta ir.

Yo creo que ese no es el espacio. Creo que para hablar de seguridad tenemos que salir a la vereda. Yo creo y estoy convencida que si los vecinos y las vecinas saliéramos a la vereda como se salía hace años atras, mi mamá siempre me dice "yo me sentaba en la vereda con mi sillita y jugaba con la vecina de a lado." Si eso volviera a suceder, yo estoy convencida de que esa es la mayor seguridad que podemos tener entre nosotros y nosotras. Estoy convencida que si sabemos quién vive al lado, quién vive en frente, o arriba, y con quién juegan nuestros pibes y nuestras pibas. Esa es nuestra seguridad.

La seguridad que nosotros y nosotras debemos construir es saber con quién vivimos, con quién convivimos, con quién compartimos, y con quién nos cruzamos cuando vamos a cualquier otro espacio. Es por eso que los compañeros y las compañeras de diferentes organizaciones nos venimos juntando y pensando como podemos generar estos espacios.

Ahí en La Boca, pensamos para este verano un "Verano Piquetero", vamos a cambiar el nombre igual, pero fue lo primero que nos salió. En la plaza de La Boca nuestras bibliotecas ambulantes van a estar ahí dos veces por semana con mate cocido, leche, galletitas, y más actividades. Eso es lo que sabemos hacer, es lo que hacemos, y es lo que tenemos que seguir haciendo con más compañeros y compañeras.

Por eso es que invitamos a todos y a todas acá en la Comuna 4, y para terminar, quería agregar que yo creo en este camino que estamos construyendo juntos y juntas, no hay reinas ni princesas. Yo creo que somos todas compañeras que día a día transitamos los territorios, compartimos los espacios, militamos junto con nuestros compañeros, para poder cambiarlo todo."



Cherno Aisenberg
"Podríamos hablar de los casos de gatillo fácil que en la comuna se apilan. Acá está Roxy (la madre de Nehuén Rodríguez) sentada y a mi se me pone la piel de gallina porque los pibes y las pibas salen a la calle y no saben si vuelven en La Boca, y eso es inseguridad para nosotros.

Nosotros y nosotras estamos tratando de dar una mano con lo que podemos, porque no tenemos los recursos del estado. Ahí es donde nos damos cuenta que hay que dar una discusión por los recursos del estado, y me parece que esto es lo más interesante que venimos a tratar de mostrar. Para dar la discusión por los recursos del estado, hay que dar todos los debates que haga falta, siempre dar nuestra opinión y decir lo que pensamos, nunca callarnos, pero al mismo tiempo poder sentarnos en la mesa con gente que no piensa lo mismo, con gente que transita las mismas calles que nosotros, los mismos barrios que nosotros, y que están buscando los mismos objetivos.

En eso, me parece que es la búsqueda del Frente Patria Grande, cuando desde Vamos intentamos dar esta apuesta. Sabemos que tenemos que sacar este gobierno de ricos y para ricos. Que además, no es que este gobierno está ausente en la comuna. Está intentando expulsarnos de la comuna. Yo vivo acá también, y nos quieren echar a gente como nosotros, a Roxy, a Susana, que está peleando por la vivienda. Y nos está intentando echar porque tienen un proyecto, un plan, un modelo de ciudad, y un modelo de país en el que no entramos todos y todas.

Ahí es donde nosotros tenemos que darnos cuenta que es mucho más grande nuestra pelea, y que nosotros tenemos que sacar cara de la comuna más combativa, plantar la bandera, y tratar de demostrar, no sólo lo que venimos haciendo bien, sino lo que falta. Lo que falta, es la comuna.

Esta comuna es donde, por ejemplo, iban a cerrar los hospitales y juntar todo en el Hospital Muñiz. La realidad es que se la están llevando puesta la salud, la educación, la vivienda. Desde ese lugar es donde tenemos que tratar de levantar cabeza, y lo más honesto que puedo decir en este momento es que evidentemente, no hay receta, y que tenemos que hacernos cargo de que cada uno y cada una tiene que hacer su parte y estar dispuestos a pelear, porque nadie nos regaló nada para llegar hasta acá, y que construyamos para adelante, ser lo más unidos que siempre, y que hay que seguir peleando.
Nosotros estamos acá para caernos, para levantarnos, hasta que se acabe la vida."


Vendaval Folklore





Rafael Klezjer

"No tenemos una tradición de apoyo a Cristina ni a Néstor en términos orgánicos. Si, por supuesto, apoyamos las medidas que entendimos que fueron progresistas para el pueblo. La primer medida, entre otras, que pusimos el cuerpo, fue la del 125. Fue un conflicto sobre el campo. Cuando vimos que los oligarcas abrieron el grifo y la leche la tiraron a la ruta-- ¿se acuerdan de esa imagen de la leche en la ruta?


Ahí nos decidimos completamente, y entendimos que muchas veces en la historia, es blanco o negro. Es uno o el otro. No hay intermedio. ¿Cómo podemos estar del lado de Cristina y la leche cuando tantos pibitos en el país no tienen leche para tomar?


Con ese ejemplo, y otros, es que sentamos cabeza ahora en el sentido de la necesidad política de construir poder popular, que ese poder popular necesariamente debemos contar con una cuota del estado, porque podemos hacer las asambleas que queremos en el barrio, pero si no aparece la guita, no hacemos bien las cloacas porque, de hecho no es que los compañeros las hicieron mal. Hemos puesto cloacas pero no es suficiente.  


La auto-organización y el poder popular generó agua potable, cloacas, veredas. Hicimos un montón. Las compañeras dicen, tienen hasta camión atmosférico en el barrio. Tiene una almacén. Tiene consejería. Tiene cuadrilla. Imagináte todo eso, pero con aporte del estado - un estado descolonizado, un estado entendido como al servicio de la gente, del pueblo, de la organización. Cambia la correlación de fuerzas.


Por eso entendemos que cuando hay una guerra total y frontal contra los pobres, los trabajadores, los migrantes, las mujeres, los niños y los jóvenes, que les meten esa mierda del paco. Los empujan a consumir, y después te frustras porque no podes consumir. En esta sociedad que te dice que sos lo que tenes, pero no podes consumir porque no tenes los recursos para esa zapatilla, para ese cuerpo, para ese celular. No lo tenés, y es un camino de la frustración. Y esa frustración es un mal camino.


Esa guerra frontal contra nosotros, el pueblo, debemos revertirla. Y debemos entender que en esa porción del pueblo que enfrenta al macrismo desde una perspectiva antineoliberal, no para sacarlo, e ir yo y seguir robando y hacer los negocios con los chinos y los norteamericanos, etcétera. Sino para sacar el modelo de dependencia al Fondo Monetario Internacional, a los Fondos Buitres, a esos compromisos que impiden el desarrollo, que generan el alimento caro, que generan la energía cara. ¿Cómo se puede pensar en un desarrollo industrial en la argentina con energía y alimentos caros? Es imposible.


Esa concepción de desmantelar ese escenario, la respuesta es Cristina. Que no tenga condiciones internacionales favorables a los países productores de agro alimentos, de monocultivo, sí, que es cierto. Mejor aún. Tenemos la posibilidad de enfrentarnos radicalmente a esos factores de poder. Significa que realmente vayamos y nos ocupemos de las cosas importantes, y no hagamos negocios con ese campo hostil, oligarca, que te puede dar dos años de respiro pero después te la aplica.


La jefa de ese sector es Cristina. Ahora, ¿alcanza con eso? Claramente no alcanza. En el acto lanzamiento de los compañeros de Nueva Mayoría escuché, "la unidad necesaria, no es una unidad de organizaciones, o de partidos políticos, o de movimientos. Construir mayoría implica que la defensa de los intereses mayoritarios son los que tienen que prevalecer independientemente de las organizaciones." Es decir que los intereses de las mayorías es el programa político que debemos llevar adelante.


Las grandes mayorías son los trabajadores, son el pueblo, y por supuesto, sectores que estaban invisibilizados para gobiernos anteriores. Recién hablaban de la economía popular. Nadie entiende todavía lo que es la economía popular salvo nosotros y nosotras que estamos todo el día. Hoy venían los compañeros que son del propio Instituto de Formación del Frente Patria Grande, y ponen unos puntos, que implican que todavía no entendieron lo que somos.


La transformación en el mundo implicó que de aquella otrora idea para ver de qué mejor manera reciclamos, o discutimos algunos pesos al estado, hoy la economía popular es la economía con la capacidad de plantarse y ser la alternativa pos-capitalista en el compañero. Muchas veces decimos que hay un problema con el trabajo en el sentido que nunca más vamos a entender el trabajo como lo entendían nuestros viejos. Antes, uno dejaba de laburar en un laburo y se iba a otro, hace 30-40 años. Esta sociedad tenía pleno empleo.


Por supuesto, el proyecto oligarca del '76 vino a romper con la industrialización. Vino a instalar un modelo financiero de dependencia muy endeudado, generando (como siempre en la historia de los países dependientes) nosotros vendiéndole materias primas al mundo y comprándole a ese mismo mundo los productos industrializados. En el medio no hay laburo, no hay desarrollo, la agro economía, no hay independencia. Vinieron por eso.


Ahora, cuando hablamos del futuro del trabajo, nosotros tenemos que plantear claramente que la necesidad de laburo no implica necesariamente aceptar las reglas capitalistas del mercado. Por otro lado, ese estado de bienestar, esa institución del salario con mediación entre los patrones y los trabajadores, al estilo muy europeo pero con fuerte arraigo en la Argentina, eso no existe más. El que planteaba la paz social, la equidad, la forma de la distribución, era el salario. Era esa paritaria. Ese invento después de la segunda guerra mundial que implicaba sentarse todos en una mesa a negociar que se viene el comunismo del lado este.


Acá en Argentina tuvo una muy fuerte aceptación porque veníamos del 5% de la participación del laburante en la generación de la riqueza en la Argentina, y pasamos a ser el 50%. Eso ya no existe más.


Pero, ¿cuál es la receta que plantean los compañeros? Como no hay nuevas alternativas y no inventamos nada, yo retrotraigo a lo que fue el primer peronismo. La necesidad de crear ciudades, grandes empresas nacionales, no necesariamente entender a esa obra sanitaria argentina como se construyó hace 70 años, sino empresas modernas, eficaces, con control de usuarios, con la gestión de los trabajadores, y por supuesto asociada, no a una burguesía nacional e industrial hiper asociada a la dependencia internacional, sino pequeñas cooperativas, de muy mercado interno.


¿Saben cuál es la diferencia entre las cooperativas y las empresas de sociedades anónimas? Que las sociedades anónimas pueden fugar capitales. No pagan impuestos. Las cooperativas son todo lo contrario, no hay un lucro personal, no financiamos la fuga, no vamos al mercado a quitar esos dolares que faltan, y que les dan aún más de reserva para mandar afuera, porque somos capital nacional, porque tenemos formación, porque por ley mucha de la guita  generamos va a la formación.


La alianza de esa economía popular, esa economía pos-capitalista, debe ser necesariamente aliada en bloque con las empresas nacionales estratégicas, de defensa, de surgir en nuestro territorio, de llevar trabajadores a ese campo vacío que tienen los oligarcones. De planificar la economía para 10, 20 o 30 años, para tener trabajo. Trabajo legítimo, real, que sirva, que produzca.


Nosotros no queremos que vuelvan esa política de que nos dan un pico y una pala, y todos con pico y pala a limpiar la ruta. Eso no genera riqueza. La riqueza no se genera repartiendo pobreza. Solamente los trabajadores podemos hablar de riqueza, y de la distribución de esa riqueza.


Por eso hay un nuevo bloque histórico que debemos cumplir, que son los laburantes, que es el estado planificador, centralizando, concentrando y generando estas empresas nacionales, y por supuesto, la economía popular, las cooperativas. Ese es un nuevo bloque histórico para plantear en la Argentina, y sacar lo que no sirvió de la historia argentina. Plantear un federalismo.


Cuando hablamos de soberanía alimentaria, pensamos solamente en la producción con servicios propios. Si a eso no le agregamos la comercialización, van a ser cuatro vivos que van a seguir fijando los precios de lo que comemos. El 80% de lo que se come en El Chaco, se produce en otro lado. El 75% de Catamarca, el 85% de La Rioja. ¿En dónde está la soberanía alimentaria de esos pueblos?


La comercialización para estimular la economía regional a los productores y la pequeña industrialización de las economías regionales, la comercialización tiene que ser de los productos de esas provincias. Eso se llama política de fomento.


Así me convenció Grabois para que hagamos esta locura de armar el Frente Patria Grande, con la dirigente del sector neoliberal, pero que necesita de muchos y muchas de nosotros y nosotras que no participamos de la administración anterior, pero construimos y sabemos de la lógica asamblearia, la pelea, no venderse, de estar al lado de los pobres, construir con los más humildes de la patria, laburando, levantando salitas, sacandole el agua a las piedras, compañeros.


Porque como dijo la compañera, somos sobrevivientes, pero no por ser sobrevivientes vamos a vendernos al mejor postor. Ahora estamos, gracias a nuestro sindicato, poniendo las condiciones para sembrar, para construir, para realizar. Ponemos nuestras propias condiciones. La herramienta de la asamblea, de la cooperativa. Estamos construyendo una economía pos-capitalista. Necesitamos fomento. Necesitamos a ese estado descolonizado, y esas mentes descolonizadas que están en el estado y ponerlas al servicio del pueblo para la liberación.


Este espacio que es Frente Patria Grande, que todavía es chiquito, pero tiene una voluntad de fierro, y cuando se plantea la unidad, no necesariamente tiene que ser a partir de la moderación, y el ejemplo fue que dos días después, ocupamos Clarín. El monopolio de la información, el que decide qué se se dice y qué no se dice. El que pone o saca a dedo los jueces en la Argentina. El que fija precios. El que condiciona la política. Ahí fuimos, nos fuimos a la cueva de Ali Baba. Nos metimos con el grandote de la cuadra, así de chiquititos.


¿Por qué? No se. Nos hierve la sangre porque queremos cambiarlo. Queremos que las elecciones sean mañana, no dentro de un año. Queremos que sean mañana, y queremos a Cristina, y queremos que vengan todos, que haya PASO, ganar, y plantear un nuevo gobierno popular en la Argentina."


Susana Ordóñez


Lucila González


Cherno Aisenberg






Mafalda Sánchez


Natalia Molina



Rafael Klejzer