Open top menu

Ayer el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano y la ministra de Seguridad Patricia Bullrich presentaron el anteproyecto de ley del nuevo Régimen de Responsabilidad Penal Juvenil, que prevé bajar la edad de imputabilidad de 16 a 15 años. Puertas afuera del Ministerio se realizó una movilización convocada por organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y especialistas en la niñez para rechazar la iniciativa.
Foto: FM La Caterva

La Miguelito Pepe, CORREPI, Red Puentes (MP La Dignidad), Vientos de Libertad (MTE), y Red Argentina No Baja, son algunas de las muchas organizaciones que confluyeron en la movilización de ayer en la calle Sarmiento frente al Ministerio de Justicia, en la que lxs niñxs, adolescentes y jóvenes tuvieron un frente protagonismo “Los pibes queremos derechos y educación, no cárceles y pobreza” rezaban algunas de las pancartas.

Gabriel Lerner, abogado especialista en derechos del niño/a y miembro de la Red Argentina No Baja, habló con FM La Caterva sobre las consecuencias de ampliar la persecución penal a chicxs menores de 16 años: “Es un proyecto muy regresivo en materia de derechos del niño, de derechos humanos. No solamente baja sin ningún fundamento la edad de punibilidad de 16 a 15 años, sino que permite aplicarle penas muy altas: a los chicos de 15 años se les permite aplicar hasta 15 años de prisión, a los de 16 y 17 hasta 50 años de prisión; amplía enormemente las facultades policiales”.

El anteproyecto de ley, explica Lerner, es incluso más regresiva que la vigente que fue sancionada durante la última dictadura cívica militar “Nosotros creemos que debe ser cambiada pero por una ley que esté en sintonía con la convención sobre derechos del niño”. El abogado analiza que la intención del gobierno por instalar este debate en un contexto electoral tiene que ver con una demagogia punitiva “mientras hacen un desastre social, instalan este debate mal planteado en torno a cuestiones de seguridad, para hacerle creer a la población de que va a estar mejor a partir de mentiras, la incidencia de los chicos en el mapa del delito no supera el 4%, y los de menos de 16 años es una infima parte de eso, es decir, no tiene ninguna incidencia en el panorama en la llamada inseguridad”.

Foto: FM La Caterva


LA PREVENCIÓN ES CON INCLUSIÓN SOCIAL

El abogado especialista en derechos del niñx asegura que el problema de la prevención pasa por la inclusión social, “Este es un gobierno que viene recortando las partidas de salud, de educación, se incrementó la desocupación, la subocupación. Todo eso alimenta la cantidad de chicos que son impusados hacia los consumos problemáticos de drogas, hacia la violencia y el delito. La mejor prevención que podría hacer el gobierno es pegar un fuerte giro en la política económica y social y no discutir este tipo de proyectos absurdos”.

Gabriel Lerner expresa su preocupación ante el peligro del impacto simbólico de esta ley, que más alla de su aprobación o no, puede reflejarse en la conducta de las fuerzas de seguridad, de los jueces, un caso testigo de la promoción del gatillo facil es la Doctrina Chocobar o linchamientos como el jóven que mataron en Miramar, “La reacción social de golpearlo hasta matarlo tiene que ver con discursos de los grupos con capacidad de influencia como los medios de comunicación que después legitiman conductas sociales muy graves y que afectan sobre todo a los más débiles.”. El otro efecto que tendría la aprobación de la ley es un notable incremento del encierro de adolescentes, que una parte de la sociedad lo lee como un incremento pacificador porque en principio dejarían de circular aquellos sujetos estigmatizados que fueron identificados como el enemigo. Lerner asegura que mecanismo no sólo que vulnera los derechos de los niñxs y adolescentes sino que no soluciona el problema de la violencia social, dado que genera un espiral con sentido contrario “el encierro, la cárcel, termina provocando mayor violencia y los chicos salen aún peor. Entonces mejor apostemos a la educación, a la inclusion social, a la participación, volvamos a conectar igualdad, financiemos los clubes del barrio, mejoremos los espacios públicos para que los chicos puedan expresarse, organizarse, y salir de la locura esto de ver en cualquier chico humilde con gorra un delincuente”.

Foto: FM La Caterva

Por último, el abogado resaltó la importancia de la movilización popular para que el proyecto no llegue al congreso y seguir generando sensibilidad social para conseguir el repudio masivo de la sociedad: “por primera vez UNICEF y el Comité de Derechos del Niño de la ONU está en contra de bajar la edad de punibilidad. Nunca en la historia de la discusión de la democracia hubo el altísimo grado de unanimidad que hay hoy de todos los sectores que trabajan con la infancia, todos los que trabajan con niños saben que esto es muy nocivo. Hay un camino que es el de la movilización popular, las medidas legales actuarán en la medida que avance el proyecto, porque tiene muchos aspectos de dudosa constitucionalidad que van en contra de las Convenciones de Derechos Humanos de los niños”.