Open top menu


La querella y la fiscalía coincidieron en pedir prisión perpetua para el exgeneral Alfredo Arrillaga, como autor mediato de homicidio con alevosía en el caso de José Alejandro Díaz, en el marco del primer juicio por la represión contra los y las militantes del MTP, tras el intento de toma del RIM 3 de La Tablada en 1989. La querella fue mucho más allá que el fiscal, lo consideró coautor del hecho y pidió además cárcel común y una serie de “reparaciones”, entre las que resaltó el pedido para que el Estado financie la realización de un audiovisual que desande el camino cultural que llevó a la demonización de quienes en realidad sufrieron “un crimen de Estado dentro del estado de derecho”.




Tras las intervenciones de Pablo Llonto y Liliana Mazea, parte del equipo de abogados/as que actuaron en este juicio, fue el turno de Ernesto “Coco” Lombardi. La larga lista de "38 afirmaciones, hechos totalmente acreditados" que presentó Lombardi comenzó con la acción inicial: un grupo del Movimiento Todos por la Patria ingresó a La Tablada con la convicción de impedir nuevos alzamientos militares. Indicó que "entre esos militantes ingresó Jose Alejandro Díaz, de 29 años". Ante cada afirmación, el abogado querellante repasaba qué testimonios habían sido fundamentales para llegar a las conclusiones; en este caso, quienes lo habían visto en el cuartel o podían asegurar que allí estuvo: los entonces Daniel Salas, Daniel Humberto Valenti y Alejandro Gentile; el militar José Almada; los sobrevivientes Miguel Ángel Aguirre, Sergio Manuel Paz, Carlos Néstor Rodríguez, Joaquín Ramos, Roberto Felicetti, Carlos Motto y José Moreyra; y los periodistas Pablo Waisberg y Felipe Celesia, entre otros.

Luego fue el turno de un dato clave que permitiría identificar a Díaz en las fotos y filmaciones que se conservan de aquel 23 de.enero de 1989: "fue herido en la cabeza, por lo que tenía una vincha que le cubría la herida". Así se lo ve saliendo por una ventana de la guardia de prevención después del feroz ataque contra el edificio. "Se realizó un cerco que la sometió a un fuego desproporcionado", definió Lombardi. Junto con él, en la guardia, se encontraban otros 10 militantes del MTP, 3 soldados y 3 desertores. "Desde un primer momento las fuerzas de Arrillga supieron que había conscriptos y desertores allí. La orden era no dejar a ningún militante del MTP con vida", indicó la décima placa presentada por Lombardi. Previamente había explicado que el 23 de enero de 1989, aproximadamente a las 7:50, Arrillaga fue designado como Comandante de la recuperación.

El plan criminal fue expuesto en la propia acción: "las personas dentro de la guardia, impedidos a salir por las balas, se encontraban condenados a morir en su interior por el fuego". En tanto que "algunos fortuitamente lograron hacer ceder un barrote y escaparon, no corrieron la misma suerte los heridos, quienes murieron allí calcinados".

Este juicio oral y público permitió demostrar los pasos finales de la tragedia vivida por José Díaz e Iván Ruíz: "los soldados y desertores que logran escapar de la guardia se identifican con Naselli (primer uniformado con el que entran en contacto) y señalan como atacantes a Ivan y José". Allí es cuando "Naselli ordena detener a Díaz y Ruiz, y el sargento Stegman los lleva con Varando".

"Ivan y José son sometidos a interrogatorio bajo tortura en los fondos del cuartel, por Varando, entre otros", y luego "son trasladados al puesto de comando de Arrillaga, donde son torturados y sacados del cuartel dentro de un Ford Falcon blanco". Esa fue la última vez que se los vio con vida. "Díaz y Ruiz fueron asesinados y sus cuerpos posteriormente desaparecidos", afirmó Lombardi, que también consideró probadas por los testimonios las desapariciones de Samojedny y Provenzano, lo que seguramente derivará en nuevas causas que lleguen a instancia oral y pública más adelante.

Parte del silencio que cayó sobre esta causa se debió a las operaciones orquestadas para ocultar la verdad. "Arrillaga desde el mismísimo 24 de enero de 1989 generó una amplia operación de encubrimiento", explicó la querella. El exgeneral "alteró las circunstancias de la muerte de Esquivel creando una falsa coartada", que cayó durante el juicio cuando el ambulanciero César Ariel Quiroga admitió que había sido obligado a mentir 30 años atrás, en el juzgado de Morón a cargo de Gerardo Larrambebere y con el joven secretario Alberto Nisman tomando las declaraciones falsas.
El viernes pasado, en el segundo día de alegato de la querella tras un cuarto intermedio, Lombardi ocupó otras dos horas para terminar su intervención pidiendo prisión perpetua para Arrillaga.
Parte importante de esa etapa final la ocupó el pedido de cárcel común, ya que el genocida, que fue condenado en cinco causas en Mar del Plata (en tres tiene perpetua), goza del beneficio de la prisión domiciliaria. "Démosle una oportunidad para que pueda arrepentirse. Mandémoslo a un lugar con todo lo que él requiera para tratarse si en algún momento tiene un problema, pero que también tenga la oportunidad de arrepentirse. Porque a esta edad, cuando realmente tenga tiempo de pensar y darse cuenta de que la sociedad lo ha condenado y mandado tras las rejas, tiene la oportunidad de decir: 'y bueno... si total, esta medalla no es una medalla, es algo realmente muy triste, les voy a decir a las víctimas dónde escondí el cuerpo'", sugirió en su fundamentación.
En cuanto al pedido de condena sin que esté el cuerpo de la víctima, en este caso Díaz, Lombardi citó jurisprudencia en causas por crímenes de lesa humanidad ocurridas durante el genocidio, en las que se arribó a condenas habiéndose considerado que estaban probados los asesinatos, aun cuando los cuerpos estuvieran desaparecidos. Muchas de esas sentencias ya se encuentran reafirmadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.



 DESCARGAR

Lombardi recordó algunas de las situaciones que se vivieron en el juicio, que dan cuenta del muy buen estado de salud del imputado. "Arrillaga tiene autonomía, tiene autovalidez, tiene excelente respuesta al strees, y tiene atención y concentración. A veces usa un bastón, cosa razonable. En un momento determinado de su indagatoria, las personas que lo acompañaban, para seguir construyendo esa imagen de vulnerabilidad, le acercan el bastón, como que se están dando cuenta de que es una persona en sus plenas capacidades. Él tenía en una mano el micrófono y en la otra el puntero. Y les dijo: `No tengo 3 manos'. Se fue con el bastón la persona que se lo quiso dar. Permaneció casi una hora parado explicándonos. Cuando quiso se paró, cuando quiso le sentó, tiene una perfecta autonomía. Ese día, después de sus dos horas de hablar, más las cinco horas nuestras, todos estábamos agotados. Yo confieso que lo estaba. El único que no estaba agotado era Arrillaga. El único que no pidió un cuarto intermedio desde el 10 de diciembre para ir al baño como lo hemos pedido todos, es Arrillaga. Tiene una capacidad y una fortaleza impresionante y envidiable".
El cierre fue con cita a María Elena Walsh y su Oración a la justicia, al tiempo que en la pantalla se veía no solo la foto de José Díaz, sino también las de Pancho Provenzano, El Sordo Samojedny e Iván Ruiz.

“Señora de ojos vendados
que estás en los tribunales
sin ver a los abogados,
baja de tus pedestales.
Quítate la venda y mira
cuánta mentira.
Señora de ojos vendados,
con la espada y la balanza
a los justos humillados
no les robes la esperanza.
Dales la razón y llora
porque ya es hora”



Durante esta parte final del alegato de la querella, Arrillaga le clavó su mirada a Lombardi varias veces. Se debe haber mordido la lengua para no decir algo en algún pasaje. Justo él, que alguna vez supo ser un Dios eficiente, y que está a punto de cargarse una nueva condena, por ahora más social que efectiva. Queda en las manos de Matías Mancini, Esteban Rodríguez Eggers y Alejandro de Korvez, integrantes del TOFC 4 de San Martín, resolver este juicio: pueden hacer la más fácil y condenar una vez más al multicondenado; o pueden estar a la altura de un juicio histórico y aportar su parte, enviando al exdios a su casa natural: la cárcel común.

*Este diario del juicio por los desaparecidos de La Tablada es una herramienta de difusión llevada adelante por integrantes de La Retaguardia, FM La Caterva y Agencia Paco Urondo, con la finalidad de difundir esta instancia de justicia que tanto ha costado conseguir. Agradecemos todo tipo de difusión y reenvío, de modo totalmente libre, citando la fuente. Seguimos diariamente en http://desaparecidosdelatablada.blogspot.com